viernes, 30 de noviembre de 2012

"La Linterna Mágica"

En la segunda mitad de los años ochenta TVE emitió un programa infantil llamado "La Linterna Mágica". En él ponían cortos de dibujos (sobre todo de esas animaciones checoslovacas con personajes de trazos simplones o plastilina), alguno divulgativo y un mediometraje o largometraje de temática infantil/juvenil.

Recuerdo que una de sus primeras emisiones (quizás fuera la primera) escandalizó a todos los niños de mi colegio.

En la peli que pusieron había una fiesta infantil en la que los niñitos protagonistas (probablemente también del este de Europa) en vez de beber Casera Cola/Limón/Naranja y zampar gusanitos se acaban desmadrando... alguien abría el mueble-bar del padre del enano anfitrión, echaba mano de una botella de licor, la mezclaba en la fuente de refresco...
Al final casi todos los críos estaban enchispados y un par de ellos comenzaron a besarse en un sofá de manera poco/nada infantil.


Al siguiente día de clase en mi colegio, durante el recreo, no se hablaba de otra cosa. Si con esa peli lo que pretendían era advertirnos y alejarnos del vicio consiguieron justo lo contrario... queríamos una fiesta como esa.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Pocas semanas después, en un cine de barrio vimos varios amiguetes un espectacular programa doble de reestreno: "Golpe en la Pequeña China" y "De pelo en pecho (Teen Wolf)".
En esa última peli también salía una fiesta salvaje en la que los estudiantes yanquis hacían toda clase de locuras... nos hizo particular gracia lo de meter a un chico y una chica dos minutos en un armario, estando durante ese tiempo TODO permitido.

Cuando cuatro días después Rosa (una niña de clase) nos invitó a unos cuantos por su cumple a la celebración que tendría lugar en su casa... la bola de nieve, cada vez más enorme, echó a rodar.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

En otros cumples estábamos sometidos a la estrecha vigilancia del adulto de turno, pero Rosa vivía sola con su madre y ésta se tuvo que ir a currar... nos dejó todo listo: los refrescos, los snacks, la tarta y la cadena musical... y nada de vigilancia.

Recuerdo que todos fuimos a aquella casa con la sensación de que algo gordo iba a pasar, sobreexcitados. Al principio la timidez infantil se impuso y nadie hizo nada fuera de lugar, pero tras el tanteo inicial saltó (nunca mejor dicho) la liebre.

Alguien propuso jugar al "Conejo de la Suerte" (juego en que los niños hacen corro, cantan una canción pasándose el turno hasta que el último en la coplilla debe besar al chico o a la chica que le guste más) y fue un relativo fracaso.. a todos nos daba palo admitir que nos gustaba alguien así que no fue fácil de poner la maquinaria en marcha.


El plan B fue un juego similar pero más retorcido: "Verdad, beso o atrevimiento". Ahí las pruebas iban impuestas desde el exterior y como "te obligaban" a besar a quien fuera nadie puso pegas.

De repente la imitación se convirtió en plagio.
El célebre largo de "La Linterna Mágica" inspiró un amago de saqueo del mueble-bar de la madre de Rosa (al final dos o tres latas de cerveza del frigo sí que "desaparecieron"), "Teen Wolf" provocó que algunos acabáramos probando las delicias del armario ropero del cuarto de invitados...

De hecho recuerdo que fue precísamente ahí, dentro del armario frotándome con la pequeña Teresa, donde me llegaron los primeros ecos del follón que se había liado en el salón.
Por lo visto Rosa comenzó a llorar al ver que la gente se dispersaba y la fiesta estaba fuera de control... se temía una bronca tremenda por el alcohol desaparecido... y además (lo más grave) ella era la única que no estaba pillando.

Protestó airadamente, reunió a los asistentes entre sollozos y puso fin a la fiesta.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

En ese cumple fue la primera vez que besé y sobé a más de una chica en el mismo día.


Muchas veces he oido a varias personas admitir que serían incapaces de liarse con más de una persona en la misma noche o con pocas horas de diferencia... yo echando la vista atrás a sucesos como éste, me doy cuenta de que (en cierta retorcida manera) he sido "educado" en esa práctica.
Y la mayoría de la gente también, simplemente... lo han olvidado.


20 comentarios:

Eliza Day dijo...

Jajajajajajajajajajajaja pero qué infancia tan pervertida has tenido no?
Yo no recuerdo nada de éso, sólo novios de parbulario oiga xD

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Echaremos la culpa pues a RTVE y al cine ochentero estudiantil de Hollywood.
¿Nunca jugaste a ninguno de esos dos juegos? No me lo creo... :P

Le.chatnoir dijo...

Uffff nosotros también jugábamos al verdad, acción o beso...Y no veas!! jajajajajaja.
p.d. sobre ese programa, algo me suena, pero no lo recuerdo!

Besos (castos)!

Tyler Durden dijo...

A botella también molaba... Demasiado mítico jajaja
La infancia es peor que la adolescencia, lo que pasa es que la sociedad no está preparada para darles rienda suelta a los críos. Lástima...

Mr. Rific dijo...

LE.CHATNOIR: ¿Alguna anécdota de aquel juego que todavía hoy te sonroje? :P
El programa creo que solo duró un año y fue bastante rompedor para lo que habitualmente se emitía en esa franja horaria. Con todos esos ingredientes inevitablemente acabó siendo una pieza de culto :)

TYLER DURDEN: A la botella era demasiado sencillo de amañar según tus intereses, era un juego viciado desde el arranque.
Los críos tienen un peligro tremendo con esas cosas, pero me temo que la sociedad debe tener aún más cuidado con los niños de treinta/cuarenta años que andan sueltos sin control... ;)

Tyler Durden dijo...

La sociedad está en celo... Y yo aquí en mi casa.
Estamos locos coño.
Algún día el mundo será una bacanal infinita y mis nietos follarán con tus nietos y todo será maravilloso.

Mr. Rific dijo...

TYLER DURDEN: ¡Bendita locura! Y esos juegos de patio de colegio, cumpleaños, etc... forman parte de una conspiración ancestral para que ya desde niños, quien no esté en ese celo que dices... espabile y se vaya metiendo en el asunto!!!

Por el bien de la humanidad no sé si será positivo que futuros Rific circulen por la Tierra... follárselas no sé, pero cuenta con que si salen al abuelo al menos lo intentarán :)

Tyler Durden dijo...

Jajajaja bueno, seguro que podrían salir peor de cualquier otro. Si salen a ti como mucho serán vividores-folladores o lo intentarán, pero cosas peores que esas hay xD

Mr. Rific dijo...

TYLER DURDEN: Lo que más me preocupa de mi posible futura descendencia es que no tiren y hagan un buen uso de toda mi inabarcable colección de discos, pelis y libros.
Por lo demás, ojos que no verán... :P

Tyler Durden dijo...

Y no hay mejor herencia que esa :)

Aliena dijo...

Estoy anonadada. Me suena ese programa pero no recuerdo nada de lo que cuentas :O.

Sin duda yo siempre he sido un inocente angelito ^_^.

Sin embargo, me harté de jugar al Conejo de la Suerte. Estuvo muy de moda en el patio de mi cole durante los recreos, pero se daba la paradoja que nunca besabas al que realmente te gustaba porque te daba vergüenza.
Al menos entre las niñas pasaba eso. Espero que entre los niños también, porque no me solían besar a mí ¬¬.

Besos Rific!

Mr. Rific dijo...

TYLER DURDEN: Solo espero que Justin Bieber no fallezca con 27 años de sobredosis y lo incluyan en el olimpo del famoso club de ilustres cadáveres exquisitos... no soportaría ver un poster de ESO en la pared de mi nieta :S

ALIENA: Por eso siempre el "Conejo" era un juego viciado, nadie quería reconocer que alguien le gustaba y se daban muchos besos absurdos a gente rara en plan de cachondeo... de ahí que yo a veces me hinchara a recibir :P

Eva dijo...

... y tinieblas, tinieblas...

Mr. Rific dijo...

EVA: Te puedes creer que la primera vez que yo jugué a "Tinieblas" fue en una casa rural, con 26 años y con gente de mi quinta... uff, soy lo puto peor.

Laura dijo...

Sólo podía pensar en esta canción (seguro que sabes cuál sin ni siquiera ponerla) mientras leía el post, jaja.

http://www.youtube.com/watch?v=AO8JgvNeVEY

Yo era pava hasta para esos juegos. A las tinieblas sí jugué, pero desde luego que al "conejo de la suerte", si lo hice, ¡debió de ser un trauma porque no queda ni un rastro de recuerdo en mi memoria!

Que pases buena semana (¡y corta! :D)

Mr. Rific dijo...

LAURA: Te juro que esa era la canción que en un principio pensé incluir para adornar la entrada... pero en otra versión más "ochentera":
https://www.youtube.com/watch?v=a_GITrFmZB4

Al Tinieblas yo no le veo la gracia, hay más posibilidades de hacerte daño en una rodilla chocándote contra una silla... que de mojar :)

Aquello noerayo dijo...

Confieso que era de los que mas vergüenza pasaba al conejo de la suerte, hasta decir que no me toque por lo que pueda pasar.

Luego espabilamos un poco...

Mr. Rific dijo...

AQUELLO NOERAYO: Pues es curioso como incluso de niños había auténticos estrategas que sabían perfectamente lo que había que hacer... besar a una para poner celosa a otra, situarse en un lugar concreto del círculo para coincidir con la que se quería en la botella... mentir interesadamente...
Ainsss, angelitos :P

La Maripili dijo...

Mierda! a mi no se me ha olvidado, realmente nunca lo he hecho! dime por favor que no me he perdido nada....MIENTEME!!!!

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: No te has perdido absolutamente nada... solo aquellos que estuvimos bajo el influjo de ese mítico episodio de "La Linterna Mágica" hemos vivido más tarde con esa penosa maldición :)