jueves, 7 de noviembre de 2013

"SINFONÍA INACABADA"

Hace años mi padre hizo cierta amistad con un músico de la orquesta sinfónica de mi comunidad autónoma, aquel violinista de vez en cuando nos obsequiaba con un par de invitaciones para los conciertos.
Mis padres no podían ir así que durante un tiempo me las vi y deseé para encontrar alguien que me acompañase... no resultaba fácil en plena adolescencia que algún colega se apuntara a un concierto de música clásica, y la única chica a la que medio se lo comenté me miró como si fuera un bicho raro pasando olímpicamente del plan, casi traumatizándome.


Tan gélida fue (en general) la acogida que obtuvieron mis ofrecimientos que acabé yendo solo toda aquella primera temporada, desperdiciándose siempre el ticket extra.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -

En el grupo de amigos con los que solía salir no era frecuente que hubiera chicas, tan solo de vez en cuando alguna se nos juntaba, de manera tan extraña como ("Apariciones Marianas", las llamaba yo) milagrosa... una de las habituales guest stars era Isabel.

Cierta tarde que jugábamos a las cartas en un bar comenté que la siguiente semana arrancaba la segunda temporada en que tendría entradas para algún concierto de la orquesta y nuevamente me tocaría ir solo. Isabel me dijo que ella iba a clases de piano y le gustaba ese tipo de música, creo que fue entonces cuando debí decirle que igual podría estar bien que me acompañase y ella asintió con la cabeza, o algo parecido... la verdad es que yo no recuerdo aquel incidente, pero días más tarde mis amigos allí presentes asegurarían que sucedió tal cual acabo de contarlo.

El caso es que el día del concierto llegó, recuerdo que caía en sábado, por eso no me extrañó la llamada de mi amigo José Luis aquel mediodía, era lo habitual para quedar a la noche... tan solo que esta vez el motivo de la llamada resultó ser más "delicado".

No se anduvo con rodeos: "Hoy tienes concierto, ¿no? Pero qué coño te pasa, ¿no ibas a llevar a Isabel?"
Contesté que no tenía la menor idea de lo que me decía, pero para él no colaba...
"Déjate de historias, el otro día durante la partida se lo dijiste delante de todos, la chica me ha llamado dos veces esta semana (la última apenas hace un rato) por si yo sabía algo o por si habías cambiado de planes... ¿quieres que te de su número de teléfono y la llamas?"


Apunté el número en la esquina de una hoja de periódico, despaché a José Luis como buenamente pude y comencé a dar vueltas al asunto.
Por aquel entonces yo era un cero a la izquierda relacionándome con las chicas y el miedo me pudo, llegado el momento de la verdad no me atreví a dar el paso de invitar "formalmente" a Isabel.

Por un lado me extrañó mucho aquel repentino interés suyo, se suponía que ella iba (descaradamente) detrás de uno de mis amigos, me autoconvencí de que ella tramaba alguna (nunca mejor dicho) maniobra orquestal en la oscuridad para dar celos a mi colega, que tan solo quería utilizarme, etc...
Por otro lado me acojoné vivo.

Eso sí, saqué el suficiente valor para llamar a Isabel por teléfono a su casa, sudar lidiando con el saludo previo a su padre (él lo descolgó) y disculparme por finalmente no poder llevarla al concierto... me inventé una excusa, creo que dije que me iba a acompañar mi madre, algo parecido... Isabel era una chica de pocas palabras y por teléfono aún más, me aseguró que no pasaba nada, tan solo que ella había entendido que habíamos quedado, etc... LA VERSIÓN OFICIAL.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Asistí solo al concierto, recuerdo que interpretaron la maravillosa "Sinfonía Inacabada" de Schubert y mientras la escuchaba no pude quitarme de la cabeza a Isabel, imaginé lo que podría haber dado de sí la velada en su compañía... aquello sí que fue pura "Fantasía" y no la de Disney.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Hace poco he ido a otro concierto clásico donde también representaban la célebre pieza de Schubert... de repente en medio del segundo movimiento, en un flashback perfecto, surgió del fondo de mi memoria aquella anécdota con Isabel.

No pude evitar sonreir al recordar que a partir de mi plantón (o espantada, según se mire) Isabel comenzó a interesarse por mi de manera continuada... y que un par de meses después nos enrollamos en aquel portal a la salida del bar rockero donde solíamos ponernos hasta el culo los findes...

"Entonces no lo supe -pensé el otro día, repantingado en el patio de butacas- pero qué bien hice llamándola para decirle que no..."


21 comentarios:

Miss Marple dijo...

Ains... eras un heartbreaker ya desde crío y eso sin proponértelo.
Y nosotras, ¿qué masocas, no?

I'm going to enjoy the silence, now, que ya va tocando.

Feliz pre-finde.

xxx

Mr. Rific dijo...

MISS MARPLE: De heartbreaker nada, aquel paso atrás que di llegado el momento fue absolutamente cobarde... pero ya ves, el efecto que tuvo en ella fue curioso.
Supongo que en aquella época ni ella ni yo sabíamos realmente de qué iba esto pero nuestros trenes acabaron chocando, ¿por casualidad? :)

Pio dijo...

Oh! vaya que sorpresa, no te hacía de música clásica...
Pues al final no te salió el tiro por la culata, ya dicen eso de que no hay mal que por bien no venga o que a la muchacha le gustabas desde el principio y le daba igual a donde le llevases con tal de echarte el guante.

Besets

Mr. Rific dijo...

PIO: O quizás le llamara la atención descubrir que alguien de la panda tuviera inquietudes musicales más allá de Extremoduro... :P
¿A ti también te gusta Radio Clásica?

Desde el principio te aseguro que no le gusté, se fijó en mi pasado un buen tiempo y no sin haber descartado antes varias prioridades.

Akatowari dijo...

Es que algun@s así funcionan, si les ignoras se interesan, no se bien porque! Que tierno leer sobre tus inicios. Pero no cuentas, al final sí llegaste a ir a algún concierto de la sinfónica con Isabel????

Mr. Rific dijo...

AKATOWARI: No es por nada pero quizás lo nuestro estaba escrito en alguna parte, el tuyo es el comentario 4500 del blog así que el destino quiere que sigas acumulando Fantas :)

Al final Isabel no llegó a acompañarme a ningún concierto clásico, eso sí, a punto estuvimos de ir a ver a The Cure a mediados de los 90... pero aquel proyecto al igual que nuestra frívola relación no acabó saliendo adelante.

ivan dijo...

Riffic:

Que bien funciona la lógica inversa con ellas :-)

Lo tienen tan fácil que se pueden permitir interesarse por lo difícil.

Te pasa a ti lo mismo? :-)

Mr. Rific dijo...

IVAN: No te falta razón. Yo no es que lo tenga particularmente fácil con las chicas pero no cabe duda que los retos o situaciones cuesta arriba tienen su puntito extra.
La lógica inversa es un disparate tan agotador como (a veces) maravilloso, muy útil para ligar y también para regatear de compras en el mercadillo... :P

Pio dijo...

Oye Extremoduro siempre ha tenido su aquel! más si ese gusto iba ligado a un malote jajaja.j No soy una groupie de Radio Clásica, pero a veces me gusta ponerme música, aunque la ópera me tira más, no soy muy experta, solo aficionada de nivel 1.
Qué te estuvo revisando el pasado?? qué esperaba un chico de camisa y comida los domingo con los padres??

MOANA dijo...

Yo jamás entendí esa filosofía de cuanto mas difícil me lo pongan, mas me empeño en conseguirlo.

A mi no me gusta perder el tiempo nunca, y aun menos en estos temas.
Si alguien despierta en mi un verdadero interés, me acerco y tanteo, pero si ese interés no es mutuo, pienso que es una lástima, pero paso página rápidamente sin vacilar.

Me hacen mucha gracia los típicos guaperas que cuando les dices que no te interesan, se vuelven locos para intentar conseguirte a toda costa. No están acostumbrados a que una chica les diga que no, y para ellos el hecho de conquistarla se convierte en un reto que probablemente pierda toda su gracia en el momento en que lo consiguen. Ojo!! Igualmente con las chicas, que también he visto cantidad.

Por suerte, hay mucha gente interesante en este mundo a la que tu también puedes gustar y no necesitas para nada pasar de ellos para despertar su interés.

Mr. Rific dijo...

PIO: Las canciones de Extremoduro para gran parte de mi generación han sido algo así como los santos evangelios... que quede entre nosotros pero yo jamás he sido especialmente seguidor de ellos, lo cual me convierte (en cierta manera) en un sacrílego blasfemo. Mi rollo rockero siempre fue más anglosajón :)
Lo del "pasado" creo que me expliqué mal, jeje, no me fisgó... lo que quise decir es que se fijó en mi tras un tiempo de habernos conocido, no le gusté de entrada.
Me ha hecho gracia el concepto de "groupie de radio clásica", en RNE estarían encantados con esa idea y abrirían suscripciones :P

MOANA: Estoy de acuerdo contigo, de hecho mi vida (y salud) sentimental mejoraron exponencialmente desde el momento en que aprendí a no empeñarme en vano con causas perdidas o con gente tan sobrada que no mereciera semejante esfuerzo...
Como bien dices por suerte hay gente interesante con la que te puedes andar sin rodeos y la verdad es que para bien o para mal... el resultado siempre es digno :)

Akatowari Chan dijo...

Oh que pena que no pudieron ir a algún concierto, finalmente hubieras tenido con quien ir ;)

Wow! Ayer fui mi día de suerte y ni en cuenta, cuantas fantas ya llevo?

Mr. Rific dijo...

AKATOWARI CHAN: Pues no hubiera estado mal haber tenido compañía en alguno pero bueno, a lo largo de mi vida a ese tipo de cosas casi siempre he ido solo. ¿Te vienes para el próximo? En el auditorio hay un bar para tomar algo en la previa e intermedio...

Pues creo que llevas cuatro, toma buena nota porque nunca se sabe!!! :P

Adriano dijo...

Aquellos maravillosos años en los que ligabas por pasar de ellas, todo por gracias/culpa a la timidez... jajajaja

No me gustaría volver a nacer y ser igual de pardillo, ¡horror!

Adriano dijo...

Aquellos maravillosos años en los que ligabas por pasar de ellas, todo por gracias/culpa a la timidez... jajajaja

No me gustaría volver a nacer y ser igual de pardillo, ¡horror!

Mr. Rific dijo...

ADRIANO: Viendo tu acertado (y repetido) comentario no puedo evitar decirte que estoy doblemente de acuerdo con él.
Ligábamos a veces sí, a pesar de todo!!! :P

Anónimo dijo...

Si, lógica inversa.
Bueno, a partir de los 30 ya no funciona! Menos mal!!!
Qué bendición el día que dice "a la mierda" se lo digo yo y cuanto antes para pasar a otra cosa si no compensa!!!
Es como lo de espera 2 meses antes de acostarte con él! Si claro, y luego ya le has cogido cariño y te da pena dejarle porque no te gusta en la cama.
Pobres "niñas bien"! Qué timo!
Blanch

Mr. Rific dijo...

BLANCH: Bueno, a partir de los 30 quizás siga funcionando más o menos, al ser humano le cuesta cambiar ciertos hábitos...
Lo de esperar dos meses para el sexo es un simple ejemplo ¿o se trata de una norma establecida en algún manual? :P

Coccinellidae. dijo...

Bueno es posible que te equivoques un poco, o no.
Yo recuerdo la época en la que iba a clases de música, y todo aquel interesado por la música clasica solía resultarme atractivo. Mis compañeros de música no, bueno vale un profe sí jaja, pero en general una persona que no tuviera que ver con el mundillo que fuera a ver conciertos...fijo que me pasaría como a tu amiga, me dejaría algo flipadilla. Cuando eres de esas personas que consideraran raras por ponerse a leer en cualquier parte, o escuchar determinada música cuando encuentras a otro raro surge una chispa. Claro que eso ocurre de joven, luego ya pasan los años vas conociendo a gente rara y ya no se te hace tan raro ni maravilloso jaja.

Mr. Rific dijo...

COCCINELLIDAE.: Pues la base del éxito en mis relaciones ha sido lo raro (en el buen sentido de la palabra) que puedo llegar a resultar a las chicas en un momento dado... si con el paso de los años os volvéis inmunes a la rareza tendré que dedicarme a otra cosa :)

Kike dijo...

Vaya, menuda manera de pasar de ser un cero a la izquierda relacionándose con chicas a enrollarse en aquel portal a la salida del bar rockero en un par de meses.