jueves, 12 de agosto de 2010

El Chico de la Curva

Hace poco me apunté a un gimnasio para bajar barriguita. Es un sitio muy tranquilo y agradable pero está bastante lejos de mi casa, así que voy y vengo en autobús.
Ayer, después de una agotadora sesión consistente en bici, pesas ligeras, mirar fijamente el culo redondito (y maravilloso) de una chica en la máquina de step, ducha fría, etc... fui a la desértica parada donde espero al bus cada día, sin poder evitar (como de costumbre) pensar en Cary Grant y su famosa escena en "Con la muerte en los talones", mirando más al cielo que a la carretera, en busca de una avioneta asesina.



Calor de agosto, sol de justicia, llevo pantalón corto y camiseta, en el suelo tengo apoyada la bolsa de deporte, los cascos puestos escuchando el último de Calamaro... y de repente un coche que pasa frena lentamente y se detiene en el apeadero donde espero al urbano, se sitúa delante de mí y baja a ventanilla.
-Voy a la zona del estadio, si quieres te llevo...- me dice el conductor, un fulano más o menos de mi edad.
-Mmm, no gracias, yo voy en otra dirección, además... mi autobús está a punto de llegar- contesté, rechazando la invitación de un desconocido, para mayor orgullo y tranquilidad de mis queridos padres...
-¿Seguro que no? –insiste.
-No, tranquilo, gracias por el ofrecimiento eh, pero es mucho rodeo para mi y el bus me lleva directo –trato de sonreir, al menos lo intento.
-Ah, pensé que eras de los que estaban aquí para ir al estadio... -dice con gesto contrariado.

¡Fue entonces cuando lo vi todo claro! ¿Pero cómo no me había dado cuenta antes?
1- La "zona del estadio" es el mayor picadero de mi ciudad, al que acuden multitud de coches las veinticuatro horas del día en busca de la tranquilidad y refugio necesarios para toda clase de prácticas sexuales...
2- Mi parada de bus es el comienzo de cierta carretera que pocos metros más al fondo ofrece una "asistencia en ruta" de lo más peculiar, paseándose por sus arcenes numerosas prostitutas de aspecto poco saludable...

-Pues no, simplemente soy de los que se achicharran por aquí en pleno agosto esperando al autobús- dejo de sonreir- así que nuevamente gracias, pero sigue tu camino...
Sin mediar más palabra arrancó y se fue.

El rato siguiente lo pasé dando vueltas al incidente: ¿debía sentirme indignado o halagado? ¿Por cuánto se cotizan esa clase de favores sexuales?
Quizás si le hubiera dejado mamármela podría haber sacado suficiente para irme de excursión el fin de semana...

12 comentarios:

Vir dijo...

Holaa dónde se ha visto ir al gimnasio en autobús!
Te dejarías hacer una mamada por un tío a cambio de pasta? No creooo, tendrías pesadillas el resto de tu vida un besote!

Xana dijo...

Que cosas riene la vida!
a mi una vez me paso casi lo contrario, pare el coche con la intencion de ofrecerle a una prostituta llevarla, pues me parecia que lo necesitaba,...
en fin un beset

Mr. Rific dijo...

VIR: Es que mi gimnasio está casi en otro término municipal...si ya dedicase 50 minutos en ir y otros tantos a volver (con la caló que hace) pues no me haría falta entrar para estar en forma.
Y puede que tengas razón en lo de las pesadillas, aunque ya tengo suficientes sin necesidad de haberme prostituido... quien sabe, a lo mejor esto sería un simple pecadillo dentro de la larga lista de fantasmas habituales.

XANA: ...estoy pensando en ponerme ropa provocativa para mi próximo viajecito al gim y ganarme un sobresueldo. Si hubieras parado tú con el coche, buena samaritana, a saber... me lo habría planteado de otra manera. :P

¡Besos por duplicado!

charradetas dijo...

Piensa en que lo mas probable es que la tengas que chupar tu, a ver si asi se te va de la cabeza ;)

Mr. Rific dijo...

Jeje, Charradetas, en mi fantasía de hacerme "millonario" gracias a la prostitución de carretera secundaria no entran esas cochinadas :P
El cliente no siempre tiene la razón
¡Un saludo!

panterablanca dijo...

Hay que ver qué cosas te pasan, jajajajajajaja!!! Debes de estar de mejor ver de lo que nos quieres dejar creer...
Besos felinos.

Mr. Rific dijo...

Qué va... tan sólo estuve en el lugar y momento "apropiado". La crisis y el verano (que atolondra a más de uno) hicieron el resto.
Yo ni de coña soy de los que detienen el tráfico :P
Besos lluviosos

neko dijo...

Parece que no solamente les gustas a las mozas!! Chico, yo me sentiría alagada en tu caso, pero estoy con charradetas, a mi que te hubiera tocado chuparla a ti, si no el trato no está mal, cierras los ojos, disfrutas un rato y encima te pagan!!

Mr. Rific dijo...

Uf Neko, lo peor sería que todo eso pasase donde aquel fulano me quería llevar... durante la liga yo voy bastante al campo y según me acercase los domingos iba a acabar haciendo una asociación de ideas un pelín desagradable.
Creo que siento demasiado los colores como para prostituirme a la vera del estadio :P

De momento renuncio al pluriempleo...

Anónimo dijo...

jhjh

Princesa Negra dijo...

rebajaste la barriguita? Qué cosas te pasan…….. y luego dices que no estás como un queso!!!!

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: :D

PRINCESA NEGRA: Durante un tiempo lo conseguí (más o menos) pero hace meses que no piso una sala de ejercicio... y el abandono se paga
(De queso nada, como mucho de los agujereados)