domingo, 27 de enero de 2013

DORMIR "COMO AMIGOS" (El nacimiento de Mr.Rific)

Hacía relativamente poco que Carlota y yo nos habíamos liado por última vez, tan poco... que aunque ambos habíamos decidido no seguir así y continuar nuestra relación en tono estrictamente amistoso, a la mínima oportunidad (o a la tercera/cuarta cerveza) nos asaltaban las dudas.

Así que (sabiamente) decidimos poner un poco de distancia, dejando de hablar y de quedar durante casi un par de meses.
En ese tiempo ella se independizó, comprando un pequeño apartamento en un pueblo de las afueras.

Una tarde de viernes en verano, me llamó para tomar un café y durante la conversación surgió el tema del piso. Sin que yo dijera nada se ofreció a llevarme hasta allí en su coche para enseñármelo.
La casa apenas tenía cuatro muebles y según me dijo tan solo había dormido allí una noche desde que le dieron las llaves.


Sacó del frigo un par de botellines de cerveza y nos los tomamos en la terraza, disfrutando de las vistas... de repente se hizo de noche y comenté que ya era hora de que me acercara de vuelta a la civilización, ella se estiró mostrando pereza y tras mostrarse extrañamente pensativa dijo: "oye, ¿y por qué no te quedas a dormir y te llevo mañana prontito cuando baje a la ciudad?"

Juro que no me esperaba aquella salida, Carlota jamás fue lanzada ni especialmente sexual, era la reina del magreo pero NUNCA llegaba hasta el final.
Había gato encerrado.

"Ok, acepto tu sofá, tiene bastante buena pinta", dije... pero ella sin inmutarse contestó que no, que menuda bobada, que podríamos compartir cama sin problema...

Aquel momento fue histórico, por primera vez en mi vida intimando con una chica decidí no saltar al vacío... es más, elaboré una estrategia.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

"No harás nada Rific, ¿me oyes? -me repetí a mí mismo en silencio en aquella terraza una y otra vez- Nada de nada..."

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Ella salió de su habitación con el pijama puesto, vimos un rato la tele, picamos algo y fuimos al dormitorio. Me prestó una camiseta grande de Bart Simpson, me quedé en calzoncillos y me la puse... nos metimos en la cama y siguiendo mi plan dije "buenas noches", me giré ofreciendo la espalda y cerré los ojos.

Silencio...

Apenas pegué ojo, no pude evitar excitarme. Carlota me gustaba, estaba bastante rica pero me tenía harto, siempre hacía lo mismo... te acercabas a ella y te repelía, ibas a besarla y protestaba o se resistía, la tocabas y parecía que molestabas... al final conseguías algo (migajas) pero a base de insistir y sentirte como un usurpador, como un pordiosero que obtiene una limosna a regañadientes de quien la entrega.
Atraer a los chicos para después pararles los pies, el deporte favorito de Carlota.


Aquella noche jugaríamos en su casa pero, para variar, con mis normas.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

A la mañana siguiente, cuando nos despertamos, yo tenía una erección de campeonato pero supe camuflarla. Desayunamos en la terraza y ella me miraba fijamente, sin disimular que algo se escapaba a su entendimiento...
"Sí... -pensé mientras encendía el primer cigarrillo del día- ...esto marcha"

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

La semana siguiente Carlota y yo no hablamos nada, pero al llegar el viernes propuse que tomáramos un cafelito en el mismo bar de la vez anterior.

Nuevamente, con la excusa de que echara una mano cargando con unas cajas, insistió en que la acompañara al piso del pueblo... otra vez los botellines en la terraza, las luces a lo lejos... y mi insistencia en que ya era hora de regresar, rechazada con otra propuesta de hacer noche allí con ella.
Acepté, sintiendo un escalofrío al comprobar que todo estaba saliendo según lo previsto...

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Déjà vu. Ella salió del cuarto con el mismo pijama, vimos media peli que echaban en Antena 3, picamos unas patatas fritas y fuimos al dormitorio. Me prestó la camiseta de Bart, nos metimos en la cama y siguiendo mi plan dije "buenas noches", pero no me giré ofreciendo la espalda... sin perderle la cara, le di un fugaz beso en la comisura de los labios y quedándome quieto frente a ella puse una mano sobre su cadera.

Apenas tardó diez segundos en acercarse a abrazarme. Puse mi cara a un centímetro de la suya, pero no moví un músculo... fue ella quien me besó. Mi mano seguía inmóvil sobre su cadera, fue ella quien la acercó hacia su pecho...


Dos minutos después estábamos completamente desnudos, haciendo (para mi sorpresa) un suculento sesenta y nueve.

Curioso, pero gracias a no abalanzarme en la cama sobre "la Doctora No" la semana anterior (dejándola sumamente descolocada, sin poder poner en práctica su papel de inapetente ultrajada) pude volver a ser invitado a meterme en ella un par de noches más... y siendo precisamente Carlota quien (por una cochina vez) tomara la iniciativa.

Así fue como Mr. Rific nació, cierto viernes de verano.



48 comentarios:

Bubo dijo...

Se necesitan varios cursos de psicología Ming para alcanzar ese estado de: Yo a esta tía ni la miro por muchas ganas que tenga de meterme en sus bragas. Enhorabuena ya veo que tiene sus frutos. Yo hice la matrícula pero falté a todas las clases. Y a estas alturas lo de dormir, en ese plan calenturiento, es algo que ya no contemplo.

S. dijo...

Me alegra mucho pues, que la querida Carlota sucumbiera a sus estrategias, Mr. Rific ;)
Aunque he de decir que las chicas como ella no me causan mucha confianza, quizás habría que darles a probar más de su propia medicina.

Espero impaciente su próxima historia.

S.


Mr. Rific dijo...

BUBO: Aquella fue la última vez que recuerdo haber compartido cama durmiendo en ese plan "casto" con una chica con la que quisiera hacer otra cosa.
¡Qué grande el emperador Ming! :P

S.: Salió bien la jugada, una especie de retorcido "hambre para hoy, pan para mañana".
Por suerte eso de andarse con estrategias y rodeos maquiavélicos (por mucho que algunos/as se empeñen en provocarlos) es la excepción!!! ;)

Hugo y Porcia. dijo...

Yo a este tipo de personaje le llamo "princesita", como esa del cuento que no podía dormir si había un guisante debajo de veinte colchones. Con ellas la estrategia que empleaste suele ser la adecuada. Aunque mas vale que la relación sea solo esporádica o de corta duración porque si no vuelven locos a los hombres.

Mr. Rific dijo...

HUGO Y PORCIA: Como bien dices, ese tipo de gente acaba sacando de sus casillas al más pintado. Por lo que supe de ella ninguna de sus relaciones anteriores había sido "sana"... y las últimas noticias la situaban conviviendo con un tipo chungo de narices.
Yo solo me puse la camiseta de Bart Simpson 3 veces en total, salté del barco a tiempo :)

Eliza Day dijo...

Mr. Riffic, el origen.
Le mandas ése título a Robert Rodriguez y de ahí saca una saga eh?
Y bueno,con esa chica estamos ante el clásico caso de si no me haces caso si quiero, si me haces caso... que te den xD.
Pero lo de dormir como amigos... puede ser peligroso, que yo anoche a poco más y pongo cuernos con el pedo tan tonto que llevaba.

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Por eso jamás hay que dormir con amigos del sexo opuesto, pq una noche de repente vas pedo y eso no es cuernos... ¡es una catástrofe!
Espero que en esa hipotética saga Robert Rodriguez tenga a bien armarme hasta los dientes :P

stuffen dijo...

¿Y al día siguiente empezaste tu blog?

Eliza Day dijo...

Creo que la regla en verdad se limita a evita dormir con amigos con los que has follado en el pasado, cuando vas borracho xD.

Mr. Rific dijo...

STUFFEN: ¡Qué va! Hasta que no acumulé un mínimo de 50 aventuras delirantes no me animé a dar el paso :D
Pero sí creo que aquel día fue el primero de todo lo que vendría después...

ELIZA DAY: Te sugiero que (para esos casos) compres un par de pijamas largos de felpa rugosa, calcetines a juego... y los tengas siempre a mano :D
Otra opción es morir por Dios, allá penas!!!

Marla Singer dijo...

Es la magia de ver que alguien parece no querer meterte el pene.

Mr. Rific dijo...

MARLA SINGER: ¡Magia negra! Gracias a la cual de repente ese pene que aparentemente no quieren meterte... acaba entrando hasta el fondo!!!
Eficacia probada :)

La Maripili dijo...

impresionante! me ha encantado conocer cómo nació riffic

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Un parto indoloro y sin excesivos efectos secundarios... ¡el sueño de toda madre! :P

Anónimo dijo...

Pues a esta chica le debes mucho, pero mucho...Quiero decir que no hay nada más soso y carente de provocación de deseo alguno que eso de: follas? sí..vamos...jajaja.

No tiene precio la excitación que produce ese momento cuando te acuestas al lado de ella y te quedas fíjamente mirándola y recorres medio camino y dejas que ella recorra el resto. Claro que Hicht dijo el 90%...jajaja. Y no te digo nada lo que ella debió sentir en cuanto a deseo, excitación cuando tú jugaste a seducirla.

En fin, que no valoraréis bastante a este tipo de chicas. Y las demás tampoco a la vista de los comentarios, los Rifics de este mundo no existirían si estas chicas no hubieran estado en sus vidas.

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Lo "mucho" que puedo deber a esa chica no es precisamente bueno.
Ella (por la manera que trataba a los demás) era mala persona, así que para poder ganarle la partida tuve que bajar a su nivel y actuar de manera rastrera.
Después de ella, algunas "inocentes" han pagado los platos rotos de aquella mutación, lo cual tampoco es justo.

De haberme enredado con chicas buenas y sinceras (como tantas que he conocido posteriormente) Rific no tendría necesidad de haber nacido.

P.D: ¿Y este blog quizás trataría de bricolaje, repostería o jardinería? :D

Anónimo dijo...

Bueno no sé, vamos a ver, resulta que las mujeres siempre nos decís que nos está bien empleado lo que nos pasa por fijarnos siempre en el malo de la película. Y no os dáis cuenta, angelitos mios, que vosotros también os fijáis en la mala de la película.

La diferencia entre nosotras y vosotras, es que nosotras mutamos menos en esa especie de Rific que va maltratando corazones o azotando a las féminas. Nosotras "crecemos", "maduramos", aprendemos a aceptar "las consecuencias" si es que nos va la marcha, o aprendemos a "amar" al bueno de la peli.

Sin embargo, la sociedad en vez de deciros a los hombres que os está bien empleado por estar con "mujeres malas" os mima, criticamos a la perra de turno y babeamos ante el nuevo chico malo que nos romperá el corazón.

Por eso comprederás que a mi personalmente, me cueste reirte la gracieta, aunque tu blog me encante. Pero me encantaría igual si fuera de calceta o jardinería, quiero decir que tu "ingenio" para divertirnos depende de ti, no de las tías a las que te tires.

Que vivan las mujeres por dios!!! y las que joden mucho más...jajajaj aunque os joda...jajajaj.

Amaranta.

Torpe Mán dijo...

Amaranta, tus comentarios me han recordado un ex-compañero de trabajo.
Era grosero, antipatico, muy negativo y siempre de mal rollo. Con los novatos era un déspota, mientras que con los jefes se comportaba de manera servil aunque los insultaba a sus espaldas. Chuleaba a los compañeros que lo soportaban por educación, y rehuía con autentico pavor a los que no le toleraban ni una.
Cuando le dieron la patada, me confesó que todo había sido un complot de sus compañeros, porque eran todos muy malos y le tenían manía.
Probablemente tenía razón en lo último.

Rific, tuviste mucha paciencia. Lo malo es que con frecuencia no compensa. Esa clase de personas son inútiles hasta en la cama. están demasiado pendientes de si mismas.

Anónimo dijo...

Yo te recuerdo a ese chico...ufff!!! madre mía, una cosa es que tú te enemores de putones verbeneros que te han hecho ser alguién de similar calado... esos sí las haces disfrutar en la cama, habrá que darte un premio!!! nos ha jodido!! y otra que me compares con semejante promesa...jajaja.

Pero oye que si me ves así de mala, ojalá pariera yo a diario a Rifics en vez de aguantarles su mala baba.


Pero que vivan las mujeres!!!, que conste.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Uysss perdón Rifics creí por un momento que el comentario era tuyo (retiro lo dicho), y es de esta bendición de hombre llamado Torpe Man...jajajaj, el que dice que yo insulto cuando comento...jajajaja. Mala baba tiene el chaval!!!

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

AMARANTA 01: Nuevamente generalizas sobre una cuestión sin que nadie lo haya hecho previamente: nadie ha dicho que esté bien empleado nada, o que la gente se fije en tal o cual tipo de persona preferentemente, etc.

El personaje de este blog no va por ahí maltratando corazones ni azotando a ninguna fémina.

A mi la sociedad no me ha dicho nada de eso que comentas, me da rabia que a ti te haya llegado ese horrible mensaje.

Aún no sé de qué gracieta hablas, pero gracias por dedicar tiempo a exponer lo que te sugieren las entradas.

Y sí, que vivan las mujeres... pero no todas, que (como de todo en esta vida) hay mucha petarda suelta :)

TORPE MÁN: Ese tipo de gente son vampiros emocionales que de manera sutil te van reduciendo a la mínima expresión.
Y efectivamente, no compensa... ni aún consiguiendo al final lo que pretendías.
Son regalos ciertamente envenenados.

AMARANTA 02 y 03: Bueno, creo que confusiones aparte, queda muy clara la imagen que te has hecho acerca de "los Rifics" de este mundo.
De paso me reafirmo en lo de que vivan las mujeres, con el imprescindible matiz previamente expuesto.

Torpe Mán dijo...

Amaranta, no te pongas nerviosa.

Vuelve a leer mi comentario y verás que no digo que tu me recuerdes a ese chico, sino que tus comentarios me lo han traído a la memoria.

Pero bueno, tu respuesta ha sido interesante ciertamente.

Rific, ¿así que hay más de una moza como la que describes en la entrada? Tendremos que ir con ojo...

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Mmm, aunque parezca mentira así es... las hay!!!
Y también tíos como yo que maltratan corazones o azotan féminas... no te olvides de esos.
Mucho ojo... :P

Anónimo dijo...

Hombre Mr Rific lo de azote de féminas viene por eso que tú "afirmas de ti mismo" cuando dices que otras han pagado tus platos rotos. Ningún hombre que haya pasado por mi vida ha pagado platos rotos de nadie, eso nos retrata mucho más que ningún comentario que pueda yo exponer aquí.

Querido Torpe Man he releído tu comentario y es verdad, me he puesto nerviosa. Y siento mucho que al final te despidieran por un complot de tus compañeros de trabajo, qué desagradecidos los jodíos.

Amaranta.

La Maripili dijo...

Madre mía como os ponéis!
Yo he sufrido a cabrones de los de verdad y he sufrido a Riffics y os aseguro que prefiero un Riffic a un cabrón de verdad.
De cualquier forma, las calienta p*** no son deseables nunca.
Yo una vez ofrecí mi cama a un "amigo" y no había otra opción en la casa, tan sólo suelo. Dejé claro que era para dormir y no lancé ni una sola señal que pudiera llevar a equívocos, y aún y así él se equivocó. Dejó de ser mi amigo.

También ofrecí mi cama a un "conocido" de una ciudad vecina que venía a un concierto. Yo sabía lo que ocurriría y al no estar segura de desearlo, preferí echarme atrás y quedar antes como una estrecha que como una calienta.

Se pueden adoptar muchísimos papeles frente a un futuro encuentro sexual pero a partir de los 15 está muy mal visto calentar a nadie y dejarle con un par de narices.

El Riffic de este blog (que no el escritor) es un cabroncete que se acuesta con todo lo que le da pie sin sentirse mal al terminar y yo, que soy mujer y feminista, tan sólo siento sana envidia hacia él.

Riffic, sé de sobra que no necesitas ayuda para defenderte y tampoco era mi intención pero no he podido evitarlo....
Torpe man, me molas. jeje

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Los platos rotos a los que me refería son que (por influencia de chicas como esa) actuase con otras de manera desconfiada o recelosa, limitando las posibilidades al pensar (equivocadamente) que la manera correcta de proceder (para mis intereses) era la empleada con éxito en situaciones como la descrita con Carlota.
De ahí a ser "el Vizconde de Valmont" media un trecho :)

Celebro que sobre ningún hombre de tu vida se haya proyectado jamás la sombra (positiva o negativa) de otro anterior. Es pura iluminación, minimalismo zen...

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Bueno, supongo que habrá tantos "Rifics" como lectores del blog, cada uno inevitablemente se hará una idea al respecto y (evidentemente) no todas pueden ser positivas :)

Gracias por el alegato, una pena que en él no se ofrezca una cama (como a aquellos dos) pero haces bien no sea que Amaranta tenga razón y acabes siendo otra víctima del blog :D

La Maripili dijo...

Me encantaría ser una víctima del blog.

Conejo de Mayo dijo...

Y por estas cosas es lo que te digo en el mail...

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Eso me lo dices porque estamos en luna llena, ¡como si lo viera! :)

CONEJO DE MAYO: ¡Voy!

Torpe Mán dijo...

Amaranta, ¿verdad que son desagradecidos? Yo todo el día gastándoles bromas pesadas y pinchandoles para echar unas risas, y mira como se lo toman. ¡Hay cada uno por ahí!

Maripili, gracias. Como soy hombre, ergo superficial, necesito tres fotos tuyas ligerita de ropa para poder decir lo mismo de tí. Mandamelas cuando puedas ;P

Rific, ¿que tenía de malo el vizconde de Valmont? Guapo, atractivo, inteligente, seguro de si mismo, bien situado socialmente. Reune todos los requisitos demandados... ¿no?

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Mmm, creo que me has dado una idea para disfrazarme este carnaval... buscaré una peluca blanca y ensayaré los caretos de John Malkovich.
Después de ver qué tal sale la experiencia te confirmaré si el personaje tiene o no algo de malo ;)

Torpe Mán dijo...

Ten cuidado con ese disfraz, hay una linea muy fina entre parecerse a Valmont y parecerse a Lady Gaga en concierto.

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Por no hablar de la de veces que tendría que decir que no, que sin mi guitarra no puedo cantar Purple Rain en condiciones...

Torpe Mán dijo...

¿Significa eso que gozas de un saludable bronceado?

Mr. Rific dijo...

TORPE MAN: En absoluto (más bien todo lo contrario), así que salvo que el sitio esté muy mal iluminado tendría que cambiar de tercio diciendo que no, que no insistan, que sin mi piano no puedo tocar la Sonata Nº11 en La Mayor!!!

Aquello noerayo dijo...

Se quedó tan descolocada que tenía que recuperar el control.

Aprendiste la última lección.

Mr. Rific dijo...

AQUELLO NOERAYO: Y tanto que se descolocó, jamás olvidaré su expresión la mañana siguiente de la primera noche, en plan: ¿pero de qué coño va este tío?
Pero vamos, lo que sucedió una semana después (lecciones aparte) fue un espejismo :D

Andrea dijo...

Amaranta, bravo por tu segundo comentario. A mi también me gusta leer este blog, es ameno por lo anecdótico y está bien escrito, pero la actitud de su autor ante las mujeres (y ante las relaciones, que parece temer) es, al menos en ocasiones, casi malvada. Me deja a veces un regusto amargo -a pesar de ser ameno, como digo-.

Mr. Rific dijo...

ANDREA: Ya era hora de que alguien me otorgara la condición de "villano" que dos años y medio después parecía pasar casi siempre imadvertida :D

Temor a las relaciones en general no sé, pero en particular con ciertas chicas (como por ejemplo las protagonistas de las entradas que has comentado en las últimas 24 horas), miedo no... ¡TERROR!.

Gracias por el seguimiento y disculpas por los (nunca intencionados) regustos amargos

Coccinellidae. dijo...

Jajaja, qué curioso...supongo que tú hiciste eso como castigo...pero fíjate ni fue un castigo para ella ni lo fue para ti vale tuviste que aguantarte pero...acaso no te viste compensado? Al final los dos disfrutasteis del castigo jejeje!

No sé, como dice Amaranta (con la que no estoy de acuerdo en todo porque generaliza demasiado...no todas las mujeres aprenden y maduran) "tener el polvo ganado" le quita el morbo al asunto. Saber lo que va a ocurrir al 100% a mi como que me aburre. El juego está bien, sin llegar al extremo de ser una Carlota. Me topé en su día con uno que me tuvo en vilo, eso de quedar tropecientas veces a tomar algo, saber que ambos nos atraíamos (o quizá el lo demostraba más que yo) pero que no ocurriera nada...al final acumulas una tensión que cuando se descarga es...una maravilla! Jajaja! Pero conste que eso de rechazar acercamientos...eso lo haría antes de llegar al catre o a cualquier magreo y dejaría claro que "oye contigo no, bicho!" jajaja.

Mr. Rific dijo...

COCCINELLIDAE.: Hay muchos juegos en los que el ganador, realmente no gana nada... y aquel fue uno de ellos, sin duda :)
Coincido contigo en que una tensión sexual prolongada hace que el día del remate la cosa sea tremenda, pero todo en su justa medida.
Es como jugar a las "7 y media", ojito con quedarse corto pero mucho más con pasarse!!!

Anónimo dijo...

Vaya, la primera vez que leo que te tiras a alguien sin necesidad de estar pedos los dos.

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Entonces has leido una mínima parte del blog, mis polvos etílicos han sido (casi siempre, sobre todo a partir de cierta edad) la excepción.
No obstante, me gustaría poder decir lo mismo de ellas...

El Barquero dijo...

La estrategia de Mr. Rific en el caso relatado fue básicamente correcta y esto sin entrar en disquisiones sobre el tipo de mujer que era la protagonista, ni sobre lo que pudo hacer con otros o cómo le fue la vida.

Entiendo que algunos de las y los comentaristas complican mucho las cosas. Yo lo que veo es simple: Rific concibe una estrategia para, finalmente, follar con la amiga esquiva. La estrategia consiste en imponer su propio "marco" en lugar de aceptar el de ella (hacer que los hombres vayan a ella para luego rechazarlos).

La escalada se produce, justamente, porque la chica reaccionaba (como el sujeto del experimento de Pavlov) con el rechazo ante cualquier avance sexual. Rífic impide el rechazo y elimina el factor que devaluaba a otros ante la mujer (justamente las acometidas), así puede llegar al final.

Saludos, Sr. Rífic.

Mr. Rific dijo...

EL BARQUERO: Jamás pensé que una de mis entradas pudiera explicarse en términos científicos pero me has convencido de ello... de hecho si lo llego a saber antes esta entrada habría sido titulada: LA PERRA DE PAVLOV :)

Pedro dijo...

Pues yo tuve una situación igual. Una chica me invitó a dormir con ella, pero era solo eso: dormir con ella, lo cual no significaba ni por asomo sexo. Como yo tenía mucho interés insistí, pero fui rechazado. Lo que no podría haber hecho es tu estrategia, si no lo intento y no tengo otra oportunidad no me lo perdonaría. Yo creo que una mujer en los 5 segundos siguientes a conocerte ya ha decidido si se va a acostar contigo o no, y si es que no, resulta imposible.

Mr. Rific dijo...

PEDRO: Yo ya había estado otras veces con aquella chica pero por aquel entonces lo habíamos dejado y estábamos en una fase de "falsa amistad". Nos veíamos a menudo así que mi paciente apuesta tenía una base, está claro que en tu caso no podías arriesgar, hay situaciones únicas y ante la duda (digan lo que digan) hay que actuar... ¡siempre!

Y sí, puede que decidan si se van a acostar contigo o no, pero por experiencia propia te aseguro que no pocas veces cambian de opinión ;)