martes, 14 de febrero de 2012

"San Valentín... a mi pesar"

(Para A.C.O. A quien tal día como hoy hace cuatro años llevaron de compras, comió hamburguesas... ¡y también unos Nuggets!)

"SAN VALENTÍN... A MI PESAR"

Hace años solía salir de vez en cuando con Celia. Durante aquel tiempo nos liamos varias veces pero nuestra relación (a pesar de todo) fue básicamente de amistad y camaradería.

Aún recuerdo que ella cumplía años el once de Febrero... y no he olvidado cómo, cierta ocasión por esa misma fecha, decidí regalarle un libro: "Olvidado Rey Gudú".
Sin embargo aquel año concreto ella parecía estar bastante afectada ante la idea de cumplir (la para ella "dramática" cifra de veinticinco) años así que pensé en adornar la cuestión con un poco de humor.

Fui a un bazar chino y pillé unas cuantas baratijas, las envolví individualmente con el mismo papel de regalo que usé para el libro y todo ello fue a parar a una bolsa grande... veinticinco paquetitos en total que le iría obligando a abrir uno por uno siguiendo cierto estricto orden (de menos a más) en cuanto a su importancia y utilidad.

Por desgracia en la fecha del cumple ella estaba enferma y no pudo quedar para recibir el lote. Dos días después me llamó diciendo que ya estaba recuperada, pero esa tarde yo ya había hecho otros planes, así que finalmente quedamos en vernos al día siguiente.

- - - - - - - - - - - - - - - - -

Unas pocas horas antes de la cita con Celia me encontraba en un bar tomando café con unos compañeros de trabajo cuando empecé a notar varios murmullos y miraditas en las mesas cercanas... todo ello dirigido (con escaso disimulo) a una joven pareja que ocupaba el rincón más apartado del local.

En un momento dado el chico sacó una bolsa que contenía una caja de bombones con forma de corazón, una enorme rosa roja y una aparatosa tarjeta quizás con algún poema manuscrito en su interior... su acompañante se enterneció durante la entrega y acto seguido comenzaron a besarse como dos tortolitos.

"Míralos -comentó una de mis compañeras- pedazo de cursilada... prefiero que me trague la tierra antes de que me hagan pasar por eso... ufff, además así, en un lugar público..."
"Ya te digo -asintió otra, también soltera y extrañamente cabreada- no sabes la pena que me dan... y los bombones son de esos negros que tienen licor, ¡qué asco por Dios!"


En la mesa situada a nuestra izquierda un par de chicos no se quedaban cortos despellejando a los protagonistas de la romántica escena: lo más suave que dijeron de él fue "grandísimo capullo"... y sobre ella que esa noche, después de tantos regalitos y mariconadas varias, lo mínimo que tocaba sería bajarse las bragas hasta los tobillos...

Hasta ese preciso instante no había caído en la cuenta de que estábamos en San Valentín... y yo con una bolsa enorme esperando en casa, con veinticinco detallitos que daría a una chica poco después, en otro bar...

"¿Te pasa algo Rific?", me preguntó una de las compañeras al verme palidecer y asomar un ligero sudor frío por mi despejada frente...
"No, nada -contesté apagando mi cigarrillo en el cenicero- es que yo también tengo bastante manía a esta fecha... ¿Tenéis alguna un chicle? O un caramelo, también me vale..."

- - - - - - - - - - - - - - - - -

Moví ficha. En busca de la máxima clandestinidad posible mandé un mensaje a Celia emplazándola en el bar más extraño, oscuro y desierto de su barrio... un lugar en el que (presuntamente) a la hora de la cita los únicos presentes serían (como mucho) el camarero y algún jubilado entretenido con la tragaperras.

Pero no, mala suerte... cuando entramos en el local resultó que esa tarde/noche celebraban una competición de dardos y había bastante gente.
Propuse ir a otro sitio pero ella no quiso dar más vueltas con el frío que hacía, "aquí mismo, para tomar una caña da igual", sentenció quitándose el abrigo y sentándose en la mesa más centrada y visible del bar.

Todavía no había sacado nada de mi bolsa y los "dardistas" ya nos miraban intrigados, como sabedores de haber conseguido tickets de primera fila para un espectáculo tan incierto como prometedor...

- - - - - - - - - - - - - - - - -

A Celia le estaba haciendo bastante gracia eso de abrir minipaquetitos tontos (una piruleta, una baraja de cartas de la Familia Esquimal, una bolsita de Conguitos, unos Sudokus, etc), uno tras otro...

Por desgracia no era la única en estar entretenida con la puesta en escena: ...a los chicos del campeonato de dardos también les estaba amenizando la partida, cuchicheaban descaradamente entre ellos, señalaban sin miramientos cada uno de los obsequios, se descojonaban...

Tras el último regalo Celia me preguntó (se me debía notar demasiado) si había algo que me incomodaba... le conté que detrás de ella estaban alineados al completo un par de equipos de lanzadores de dardos, mirándonos fijamente, malinterpretando lo que estaba sucediendo en nuestra mesa...


Ella se giró y después me miró llevándose la mano a la boca: "¿tú crees que piensan que... tú y yo...?"

"Me temo que incluso han hecho una porra para ver cuánto tardabas en desenvolver un anillo de compromiso... -comenté, señalando a su espalda- el chico engominado del polo a rayas... ¡no mires! Ese, creo que es el encargado de anotar las apuestas en una servilleta de Mahou..."

Celia se rió, "¿Sabes? ¡Que les den morcilla!", dijo en lo que se acercó para plantarme un beso en los morros... a continuación se levantó y fue al servicio.

- - - - - - - - - - - - - - - - -

Durante su ausencia, uno de los Guillermo Tell del bar lanzó el dardo con tan mala fortuna que chocó en el borde del tablero, rebotó en el extintor de incendios y salió despedido hasta acabar cayendo a mis pies, bajo la mesa.

Me agaché, lo recogí del suelo... juro que pensé en devolvérselo y de paso decirles que "aquello no era lo que parecía", pero entonces vi acercarse a mi mesa al torpe lanzador, riéndose burlón mientras me miraba, girándose hacia los colegas rememorando con un guiño cualquiera de los maliciosos chascarrillos anteriores... "grandísimo capullo", les imaginé diciendo... "las bragas hasta los tobillos, ¡qué menos!", supuse...

Bajo la mesa, partí el dardo en dos... y cuando Robin Hood extendió la mano para que se lo diera me limité a dejar caer los pedazos sobre ella.
"Lo tiras demasiado fuerte -dije- se ve que te lo has cargado..."


29 comentarios:

La Maripili dijo...

oooooohhhhh riffic....para odiar el día de los enamorados, te quedó todo super moñas, osea! jajajajajaja
Bien por la chica! yo habría hecho lo mismo, la verdad.
Se siguen aceptando peticiones? otro relato pseudo-erótico te espera en 4maris.

Celia dijo...

Ole tu , por darle igualmente los regalos delante de los trogloditas y a ella por plantarte el beso.

En el fondo eres muy tierno.

Besos

Bubo dijo...

Lo mismo que Maripili. Pero es que el día se presta.

chatnoir dijo...

¿Y porqué no esperar al quince?!

Besos.

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: La verdad es que este día no me gusta demasiado, aquello fue un accidente y por suerte nadie salió herido...
(Prometo echarle un vistazo) :D

CELIA: Me temo que no es que yo sea especialmente tierno, ¡es que en este mundo hay mucho cabrón! :P
Si hubieran prestado la misma atención a la diana que a mi mesa, saldrían campeones... fijo.

BUBO: Imagino que este día se inundará la blogosfera de corazoncitos y baladas de Withney Houston... o quizás de todo lo contrario.
Para ambos casos, ciertamente se presta a ello ;)

CHATNOIR: Eso mismo pensé varias veces, no te creas, pero o se lo daba ese día o no íbamos a poder quedar en toda la semana siguiente... y algunos de los minipaquetitos (según recuerdo) eran perecederos :P

Eliza Day dijo...

Odio ese tipo de audiencia, 5 minutos y hay babas, codazos y sonidos orangutanados...
Pero bueno, se resolvió bien la situación al final veo, eso es lo que cuenta.
Los comentarios de las solteras que no quieren serlo... magnifique. Es de manual.
Por cierto, me encanta esa canción de Nosotrash :)

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Ahora que lo dices, sí que están representados casi todos los tópicos: los tortolitos, los desencantados, los hirientes, los amigos con ciertos derechos, los lanzadores de Dardos... :P
(la canción me fue "soplada" cierto día y hoy devuelvo el soplido, corregido y aumentado)

Ayla dijo...

Me alegra saber que tienes amigas a las q les pagas fantas. Lo del cine cuando tú quieras, yo soy de kas, por cierto ;)

Bsos

Trivalkiria dijo...

Este día hace ilusión cuando estás en el cole y te regalan los claveles(si eras afortunada y te ragalaban muchos,podías mirar por encima del hombro!jajaja).
Es un día más,peor me sentaría que mi pareja no me hiciera caso(relativamente)durante todos los días y hoy me viniera con algún regalo(lo aceptaría,of course!jaja)
Me encanta el detalle de los 25 regalitos,una pasada!aunque fueran cosas simples siempre hace ilusión cualquier tipo de dedicación más allá de ir al Corte Inglés y que te lo den todo hecho!:)

Mr. Rific dijo...

AYLA: Aquella amistad duró lo que duró... al final resultó no ser tan sana esa camaradería.
Queda inaugurada pues, especialmente para ti, la sección "Blogakas"... lo del cine me parece genial, pero no me lo propongas en una fecha como esta que luego me hago ilusiones!!! :)

TRIVALKIRIA: A mi en el instituto, los cuatro años que estuve, no me regalaron ni uno!!!
Gracias por recordarme ese traumático episodio de mi adolescencia :P
Lo de los 25 detalles suena bien, poético incluso... no digo que no, pero me temo que en el fondo seguramente detrás de toda aquella puesta en escena mis intenciones "finales" fueran bastante prosaicas...

Trivalkiria dijo...

Ay!si lo sé,no remuevo el pasado...un día te regalo uno! :)
Mientras el final fuera feliz...a mi que me lo regalen!si es infeliz o una pérdida de tiempo,mejor me lo regalo yo!De todas formas yo soy más de prosa que de poesía... :P

Martina dijo...

Me encanta todo de Nosoträsh. Aquellos dos primeros discos que se quedó mi ex... Argh.
Besos, me encanta toda la música que pones.

Anónimo dijo...

Tiene gracia. No le conozco de nada, llegué a su blog por casualidad y resulta que nuestras vidas son bastante paralelas. A los dos nos invitaron a ver el Rey León y a mí también me obsequiaron con 24 regalos el día en que cumplí tan bonito número de años.

Sin embargo, nunca he roto un dardo... ¿Lo recomienda?

Mr. Rific dijo...

TRIVALKIRIA: Pues seguro que si me regalas uno repararías los daños morales que me has provocado recordando esa carencia adolescente, pq de adulto jamás recibí ninguno :P
¡Viva la prosa!

MARTINA: ¿Nunca pensaste en reclamárselos? No sé si él apreciará semejante botín de guerra, pero a veces el "enemigo" hace algunos prisioneros que ni sabe la importancia que tienen... grrr

ANÓNIMO: De momento son dos datos a tener en cuenta, aún así habrá que estar atentos por si los paralelismos alcanzan mayor precisión en otras facetas más íntimas ;)
Lo de romper un dardo (según el momento) puede ser tan satisfactorio como explotar bolitas en papel de plástico de embalar... o tan estéril como arrancar la etiqueta de un botellín de cerveza.
Eso sí, en ambos casos entretiene :)

ivan dijo...

Un buen calentón con ella delante de sus putas caras les habría hecho cambiar el chip seguro...

Me llama la atención el vínculo que a veces creas con ellas, yo soy bastante más troglodita.

Por cierto... lo de día de los enamorados es un eufemismo, el día de los enamorados es el día del corte inglés.

Un abrazo.

Mr. Rific dijo...

IVAN: Tampoco era plan de provocarlos demasiado, no fueran a confundirme con la Diana...
Los vínculos que comentas a veces son inevitables, y cuando conoces a alguien que lo merece es inevitable bajar un poco la guardia :)

Y sí, siempre en estas fechas se dice eso del Corte Inglés, pero estoy seguro de que se llevan la mala fama mientras otras empresas se ponen (muchísimo más) las botas con el dichoso día...

En fin, siempre nos quedará Paul cantando eso de: Can't buy me looooooooove!!!

Anónimo dijo...

A mi me felicitaron San Valentín en mitad de un vuelo,aunque lo ví después y en medio de una migraña provocada por el jet lag, pero he de decir que me sacó una sonrisa que hacía tiempo que no tenía.

En cuanto al post, pues en el fondo te saldrá la vena tierna, supongo que no se puede ser siempre un hombre piedra.

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: A veces el efecto retardante del Jet Lag es una suerte... y detalles como ese se pueden saborear más allá del momento en cuestión :)

¿Vena tierna? Quizá... sobre todo si pienso que la alternativa para ilustrar esta entrada dedicada era:
http://www.youtube.com/watch?v=NuMU8KU1osU

el Sr. Skywalker dijo...

Lo mejor fue lo de partir el dardo. Te salió tu lado oscuro. Ya casi eres de los nuestros.

Mamba Negra dijo...

Perdona que te diga pero lo que hiciste fue todo un detallazo y la gente que se mete con estas cosas es sencillamente porque tienen envidia... que sepas que a las mujeres nos encanta que seáis detallistas si os sale del corazón y no es solo por cumplir...
besotes

Mr. Rific dijo...

EL Sr.SKYWALKER: El lado oscuro es poderoso en mí, pero para ser uno de los vuestros aún me falta aprender a romperlos a distancia, con la mente... :P
¡Algún día aprenderé a usar La Fuerza como dios manda!

MAMBA NEGRA: Insisto en que (buenas intenciones aparte) quizás detrás de esos detalles hubiera un propósito menos noble de lo que a priori pueda parecer... el subconsciente es muy traicionero y tiende a reducirlo casi todo a cuestiones sexuales.
Y bueno, quizás exista envidia entre aquellos que observan esas escenas... ¡pero hay que ver lo que cambia todo según estés a un lado u otro de la barrera!
-Ya no nos quedan Fantas con envase en forma de corazón, espero que te sirva una de las normales- :)

Annie Haal dijo...

Desde luego tu historia refleja todas las actitudes posibles ante tan amoroso y señalado día... me han hecho gracia especialmente los comentarios de tus amigas, que si bien pudieran no decirlo a malas, la mala baba con la que hablan hace pensar que están bien jodidas por su soltería...
Quizá el que le dieras de repente importancia a que fuera el día de San Valentín significaba algo, no crees?
Me encanta tu blog, cada vez que veo que has actualizado doy palmas con las orejas, se que viene un buen rato de lectura :)
Beso gordo!!

Mr. Rific dijo...

ANNIE HAAL: La importancia que le di fue que de repente me vi reflejado en aquel chaval del bar... y siendo objeto de toda clase de comentarios hirientes a pesar de que entre mis 25 objetos no hubiera nada rosa, con corazoncitos, ni unicornios... :)
¡La malinterpretación estaba servida!
Me alegra que te guste el blog, espero que no te defraude demasiado en futuras actualizaciones... agradezco tus palabras pero ten clara una cosa: ¡exageras!

Olivier dijo...

Oye, mola lo de los 25 regalitos... Te lo voy a copiar. Y eso k la parte sexual ya la tengo ganada...
;-)

Mr. Rific dijo...

OLIVIER: Cierto amigo mío (casado y bastante acomodado) diría que si ya tienes la parte sexual garantizada... ¿para qué molestarte? :)
Pero bueno, si finalmente decides usas el "método blogafantas" en breve (y en un lugar público) ya me dirás qué tal resulta... no te denunciaré por plagio, esta idea tomalá, tuya es, mía no... ;)

marieta dijo...

Curioso, Olvidado Rey Gudú era un rey sin corazón. ¿Se lo mandaste también en vísperas de San Valentín? Como mensaje subliminal es demoledor :) Aunque enmendaste la plana con la baraja de las parejas y sí, yo también era fan de los esquimales

Mr. Rific dijo...

MARIETA: Recuerdo que cuando leí ese libro (hace 15 años aproximadamente) me gustó mucho.
A ella le iban los cuentos de hadas y la novela histórica así que (con esos gustos) me pareció un libro de lo más adecuado.
No pensé en el hecho de que su cumple fuera previo a San Valentín como para pensar en las características de la trama... :P
(a mi tb me gustan los besos esquimales)

Princesa Negra dijo...

Pues encuentro muy tierno lo de la parejita, y eso que no me gustan nada las celebraciones, sean del tipo que sean.
Joven..... no le hacia yo a Vd. tan vengativo, pobre dadista!!!!! ...... Ains.

Mr. Rific dijo...

PRINCESA NEGRA: Quizás el citado episodio coincidió con aquella época mía en la que leía demasiadas novelas del oeste... :P
Lamentablemente casi todo lo que rodea a esa fecha no me parece "tierno", de puro forzado que resulta