martes, 21 de febrero de 2012

TIERRA, TRÁGAME... (Servicio Post-Venta)

Hace poco acompañé a mis padres a un centro comercial para participar en la decisión final sobre ciertas compras.
Mi madre nos guió con paso firme a través de los pasillos hasta llegar al rincón donde aguardaba el enorme artículo que ella previamente había marcado en el catálogo con una "X", señaló la presa, nos miró... mi padre y yo asentimos con la cabeza... ¡y para casa!

Pero antes había que pasar por la sección de "Atención al Cliente" para solicitar que (debido al gran tamaño de la pieza) los empleados del lugar se ocuparan de transportarlo a casa.


Yo caminaba distraído detrás de mis padres, pensando en mis cosas en un segundo plano... eso sí, cuando llegamos al mostrador y descubrí el rostro de quien nos iba a atender, hubiera deseado estar en un (como mínimo) vigésimo séptimo plano.
Uniformada con el pantalón y polo oficiales del establecimiento estaba Silvia.

Hace unos cuantos años me dejaron sólo en casa durante las vacaciones de Semana Santa y tras una descontrolada fiesta (donde conocí a Silvia) que tuvo lugar aquel sagrado jueves en un pub irlandés del barrio, acabé convenciéndola para que me acompañara a casa.

Durante los siguientes días en que todavía dispuse a mi antojo del Castillo, las visitas de Silvia fueron tan numerosas como constantes... más allá del sexo no teníamos demasiado (por no decir nada) en común así que la relación no sobrevivió al regreso de mi familia.
Coincidiendo precisamente con la clausura de las jornadas de puertas abiertas en mi cuarto, nuestra historia (sin malos rollos) tocó a su fin.

¿O no fue así?

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

La cara de odio que puso Silvia nada más verme parecía indicar otra cosa.
Quizás su mueca esté justificada... a lo mejor corté el contacto así, por las buenas, sin dar explicaciones... puede que no diera la cara durante algún tiempo dejando pasar las semanas, escurriendo el bulto sin dar señales de vida... es posible que a pesar de los años transcurridos desde aquello ella siguiera cabreada...


Permanecí en el segundo (retrocediendo sigilosamente hacia el tercer) plano, observando como mi madre entablaba conversación con Silvia, resonando en mi cabeza el tic-tac de una bomba que en cualquier momento (si la chica del pantalón y polo a juego quisiera) podría estallar...

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Mi madre empezó a explicarle el asunto de los portes y Silvia procedió a tomar nota: sacó la ficha de rigor y mirándome (de vez en cuando) de refilón empezó a preguntar por los datos requeridos... cuando le llegó el turno de solicitar la dirección apretó los dientes y golpeó nerviosa la mesita con el bolígrafo.

La santa que me parió, para más inri, no se limitó a soltar el nombre de la calle, portal y piso... ¡no!... dedicó un par de interminables minutos a describir el lugar concreto donde se sitúa la puerta del edificio, que hay que cruzar las jardineras del patio, que la cuarta puerta no es, que es la quinta, que está muy mal señalizado... y Silvia asintiendo "ajá", "ya", "sí sí, entiendo" tras cada una de las explicaciones mientras revivía involuntariamente el montón de veces que cruzó aquel patio y tocó ese puto timbre...

"El código postal es el 2, ¿verdad? -preguntó a la vez que afirmaba- ...¿y un número de teléfono me puede dejar por si acaso surge un imprevisto?"
En lo que mi madre recitaba los números del fijo de casa me pregunté si Silvia aún los conservaría anotados en alguna vieja agenda, al fondo de un cajón...

"Dentro de dos días, a partir de las once de la mañana lo recibirán en su casa -sonrió dirigiéndose a ese matrimonio en cuya cama folló tiempo atrás- en caso de imprevisto les avisaríamos... ¡que pasen un buen día!", acabó la frase y metió la ficha en una carpeta dedicándome una última mirada rebosante de desprecio.

Mi respuesta (igualmente muda) fue la de encoger los hombros antes de girarme y enfilar la salida junto a mis padres, una especie de disculpa tardía... o el adiós que años atrás no tuve cojones de pronunciar.


25 comentarios:

La Maripili dijo...

mmmmm muy mal Riffic! Ahora Dios enviará hordas de ángeles de combate y te hará pagar por todos tus pecados.
CUándo entenderéis los hombres, que aunque nosotras nos esforcemos en que parezca que tan sólo es sexo, en realidad, nunca llega a ser tan sólo eso.

Celia dijo...

Se te queda pequeño tu tierra niño, te tropiezas con tus presas continuamente... cualquier día de estos vas a tener un disgusto. Vas a tener que ampliar fronteras. :-P

fiona dijo...

Que sí, que estuvo mal lo que hiciste, que lo mismo la chiquilla se pensaba que había amor...pero la vida es dura. Lo que no puede ser es que después de unos cuantos años siga ofendida. No hay mayor desprecio que no hacer aprecio, yo te hubiera ignorado...

1besico!

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Dios ya envió esas hordas hace tiempo, no creas... y de vez en cuando sigue bajando alguno empuñando su espada de fuego.
A veces sí que es sólo sexo, ¡puedo probarlo! (a mi también me han dejado en similares circunstancias)

CELIA: No te creas, sin que mi tierra sea especialmente grande puedo considerarme afortunado por no haberme cruzado con ella en los últimos siete años... aún así lo de las fronteras es para pensárselo ;)

FIONA: Ella empezó ignorando, lo malo fue que tuvo que hacer todas esas preguntas y recibir aquellas minuciosas respuestas... si por un casual había olvidado algo mi madre se encargó de recordárselo :P

apple dijo...

Desde luego que vaya, tenías que haberla saludado y zamparle dos besos seguro que la dejabas KO

Mr. Rific dijo...

APPLE: Pues la reacción que comentas (dada la inopia en la que a menudo vivo) habría sido muy mía... pero yendo sólo.
Estando con mis padres consideré más adecuado guardar silencio y hacerme a un lado, por si acaso...

(además, que declarar una relación como esa no supone ninguna clase de descuento ¿no?) :P

fiona dijo...

Después de haber oído los detalles de dónde estaba tu casa tendría que haber dicho:

- Andaaaaa, si yo he estado ahí...tienen un hijo que se llama Rific, verdad??
- Sí...si viene con nosotros...
- Ah, qué tonta, ni te había visto...(sonrisa maligna).

Te la hubiera devuelto a modo de interrogatorio materno, mucho más cruel que lo tuyo, jajaja

1besico!

Eliza Day dijo...

Menudo berenjenal, leer estas cosas sobre las relaciones humanas me hace siempre pensar en irme a vivir a la jungla. Claro que luego pienso en el calor y la humedad y sigo prefiriendo que sólo ocurra en ciertas circunstancis y para eso necesitas a otras personas.
Supongo que es en lo que se basa la vida elegir un tipo de mierda u otra jaja.
En fin. Por cierto. Estoy de acuerdo, dependiendo con quién estés si es sólo sexo. Aunque es una lástima que eso de la franqueza absoluta haya muerto practicamente.

Raúl dijo...

A mi me pasó algo parecido, solo que ella era camarera y nos sirvió unos mostos o lo que fuera a mis padres y a mi, mientras me miraba mal. Las cosas como son: por algo sería. Y si no es por algo, pasando... La vida es así, ayer puteamos, hoy nos putean, o vicebersa. Es imposible que las cosas se vean igual por ambas partes, el entendimiento común llega hasta determinado punto. La franqueza absoluta a la que alude Eliza Day no existe.

chatnoir dijo...

¿Has vigilado que no haya una bomba o algo parecido en el interior del artículo? todos sabemos que la venganza es un plato que se sirve frío... ;)

Besos.

Bubo dijo...

Deberías aprovechar y decirle que lo trajese ella. Uno de esos días que el "Castillo" se queda solo.
(Pierdes las mejores.)

Mr. Rific dijo...

FIONA: Eso hubiera sido lo más suave que podría haber salido de esa boquita... calla calla, que si se ponen a hablar al final se compinchan y me llueven collejas a pares :P

ELIZA DAY: Me temo que lo de la franqueza absoluta es algo "no apto para todos los públicos", aún así estoy de acuerdo en lo que comentas, incluidos los inconvenientes de la jungla :D

RAÚL: A mi no es la primera vez que me sucede algún encontronazo similar, pero nunca antes con una chica que haya catado la cama de mis padres... por suerte aquí sólo hubo puteo silencioso y telepático, ¡un alivio!

CHATNOIR: El artículo de momento aguanta y no ha dado muestras de ser nocivo... lo comprobé, no creas ;)

BUBO: ¡Qué mala leche! Pero reconozco que habría sido la respuesta perfecta en caso de que ella se hubiera ido de la lengua delatándome... :)

Arwen dijo...

ayyyyyyy Rific....raro es que no te pasen estas cosas todos los dias, con la vida tan ajetreada que tienes con las feminas

Mr. Rific dijo...

ARWEN: ¡Qué va! Las calles de mi ciudad no son ni mucho menos un campo minado, camino sin miedo y (creo) sin motivos para temer... pero nunca se sabe, cada 7 años es normal tener algún encuentro embarazoso, digo yo... es pura estadística :)

Mirna dijo...

Está claro que fastidia bastante que después de acostarte varias veces con una persona te dejen plantada, por así decirlo. Pero a ver, también hay que tener los pies en la tierra y saber que por mucho sexo que haya, tiene que haber también algo más para empezar una relación, y si lo único que tenías en común era el sexo hay que ser consciente de que tarde o temprano se va a acabar. Eso sí, el momento tierra trágame en cuanto viste su reacción al verte y mas estando con tus padres...#muerteydestrucción!

ivan dijo...

Hay que intentar no dejar cadáveres en el camino. En las relaciones humanas a veces tenemos lo que nos merecemos.

Aunque es cierto que a veces la gente se va de rositas...

:)

Un saludo.

Mr. Rific dijo...

MIRNA: No fui un modelo de hombría, desde luego... pero en su día ella tampoco fue demasiado insistente.
Y siete años después no se le vio precisamente conciliadora, ejem... ¡pero conservaba su atractivo! :D

IVAN: El milagro es que los cadáveres insepultos no nos ronden con más frecuencia... cada semana, mes, año que pasa sin cruzarte con fantasmas del pasado es algo a lo que no se da el justo valor que tiene!!!

Alma dijo...

Coincido con quien te dijo que has de ampliar horizontes...se te acaba el material ignoto (o no catado, que para el caso es lo mismo) por esos lares. Besossss
PD: reconozco que pagaria por haberte visto torear en esa plaza...jajajaja

Mr. Rific dijo...

ALMA: Siempre tengo el compás, la brújula y el astrolabio (no tengo GPS) preparados por si hay que acabar buscando las habichuelas sexuales fuera de los límites de mi término municipal... pero bueno, tampoco considero que por aquí pise constantemente sobre "tierra quemada", aún hay (por suerte) territorios inexplorados!!!
(mi salida de la plaza fue acompañada de abucheos y en la puerta del coso me esperaba la Guardia Civil dispuesta a llevarme al cuartelillo por haberme negado a apuntillar al toro)

Dama del Castillo dijo...

Podría haber sido mucho peor, como haber llevado ella el pedido o haber apuntado mal el producto y que os faltaran piezas o... qué sé yo! Se me ocurren muchas maldades.

En fin... ya conoces un lugar que tienes que marcar con un punto rojo bien grande en tu lista de sitios a los que no volver (o sí, eso ya depende de cómo te sintieras después de salir de allí).

Después de tanto tiempo, me alegra ver que el blog sigue siendo tan estupendo como siempre.

Un saludo.

Mr. Rific dijo...

DAMA DEL CASTILLO: No te creas que no lo pensé según salíamos del comercio, pero por suerte no saboteó el pedido.
Al lugar del crimen pienso volver pero sólo pillaré cosas que pueda transportar yo mismo... :P

A mí sí que me alegra que de vez en cuando te dejes caer por aquí, tendría que comprobarlo pero aseguraría que eres de las comentaristas más veteranas ;)

Olivier dijo...

Yo solia meter la pata con eso de las despedidas, hasta k un tipo me dijo: "Ya nos veremos por ahi". Y me parecio una despedida cojonuda...
;-)

Mr. Rific dijo...

OLIVIER: La de "ya nos llamamos" tb es muy descriptiva... la que tú comentas es buena para salir del paso, aún así yo no la diría: odio las despedidas :D

Princesa Negra dijo...

El karma.......... Tendrás que empezar a hacer buenas acciones, tipo scout, porque con tu curriculum, me temo que de estas situaciones en tu vida tendrás muchas........

Mr. Rific dijo...

PRINCESA NEGRA: Pues no sé si mi curriculum será para tener ese miedo que comentas, el caso es que hasta la fecha he conseguido esquivar este tipo de encuentros bastante bien... ¿Simple suerte?
¡Que le den al karma! :P