viernes, 4 de enero de 2013

"El Amor en tiempos del WI-FI"

Hace años quedé dos o tres veces con una chica que tenía novio. Supuestamente estaba todo el día a la gresca con él y bastante descontenta, siempre a punto de dejarlo... pero jamás daba el paso, lo cual a mí (sinceramente) me traía sin cuidado.

Curiosamente mi paciencia con ella conoció su límite cierta noche de enero, similar a esta... y no por el hecho de que yo fuera un mero pasatiempo... o me usara para vengarse de supuestas infidelidades del novio, etc... no, me acabé hartando por culpa de ella y su puto móvil.

Aquella noche de sábado me llamó para quedar y tomar algo. Apareció en el bar con el teléfono en la oreja y tardó entre diez y quince minutos en colgar.
Venía rebotada, había discutido con el chico y nuevamente usaba el "Comodín Rific" para distraerse creyendo que así daba en los morros al otro.

De cumplirse el guión acostumbrado acabaríamos metiéndonos mano en su coche o quizás (dependiendo del grado de cabreo) follando.


Lamentablemente cada dos por tres su móvil sonaba... nuestra conversación era constantemente interrumpida por mensajes del fulano seguidas de la ("espera un momento que contesto a este capullo", me decía) IMPRESCINDIBLE respuesta.

Varias veces se repitió la pantomima... hasta que le dije que ya estaba bien, que por favor pasara del cacharro de una vez, se relajase y disfrutara de la cerveza.
Ni caso, recibió otro sms y me dijo que esperara, que ese lo tenía que contestar, que se iba a enterar... se levantó para irse a una esquina y llamarlo.

Yo hice lo propio hacia la barra, pagué las dos cañas y me largué.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Desde que existe el whatsapp he tenido suerte de tener citas con usuarias del invento bastante bien educadas. Solo recuerdo a una que cada dos por tres estaba pendiente del enorme teléfono y dejaba frases en el aire (mías y suyas) para contestar algun mensajito o retwittear cualquier chorrada.

Por la cara que ponía estaba muy pendiente de lo que le enviara alguien en particular... le pregunté con quién se escribía tanto y me dijo que sus padres, que eran muy protectores.

Sí, los Reyes Magos, no te jode...


En aquel preciso instante supe que me mentía y descarté todo intento de meter el morro. Y mira que estaba buena, pero para ciertas cosas es necesaria cierta mínima concentración...


Nuevamente, tres (o más, quien sabe) fueron multitud.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

El caso es que últimamente veo a demasiada gente enganchada con esa tecnología. Reconozco sus ventajas pero desde el momento en que el móvil se convierte en una extensión natural de tu brazo...y tu vista no aguanta más de medio minuto sin mirar (aunque sea de reojo) la pantalla... mal asunto.

Llevo tiempo observando a parejas en bares, ellas recostadas sobre sus chicos, ellos las abrazan desde atrás... ellas con el móvil en la mano moviendo los dedos... ellos mirando la pantallita por encima del hombro de la chica (o aprovechando para mirar a hurtadillas el fútbol en la TV del local)... en silencio.

También muchas parejas (o grupos de amigos) cenando en algún sitio, la una frente al otro, cada uno con su móvil en la mano, concentrados en eso, ni una maldita palabra...

El sábado noche pasado cerca de mi portal vi un chavalín borracho de (como máximo) dieciséis años, tirado en una esquina acabando de vomitar... terminó de echarlo todo y lo primero que hizo fue agarrar el pedazo móvil y pasar los dedos compulsivamente por la pantalla.
Seguí mi camino pensando "¿habrá tenido los santos cojones de sacar una foto de su obra de arte, compartiendo así tan poético instante con sus colegas adjuntándola a través del whatsapp?"

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Después en un bar, me fijé en una joven pareja que ocupaba la mesa más cercana a la mía



Él hablaba de vez en cuando pero ella no lo miraba, permanecía aferrada al móvil sin levantar la vista hacia su acompañante... de vez en cuando ella le invitaba a que mirara algo de lo que mostraba la pantalla y él se acercaba obediente, luego se reía... "será algo gracioso que te cagas... o simplemente se le olvidaron en casa los pantalones al muchacho", pensé, acordándome también de aquella otra a la que dejé tirada en el bar una noche de enero (similar a esta) por no soltar el móvil y pasar olímpicamente de mi culo... "y eso que por aquel entonces el último grito en telefonía móvil era el Alcatel, llega a tener internet o whatsapp y seguro que mientras hablase conmigo jugaría al Apalabrados con otros dos..."

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Inesperadamente, algo sucedió... ¡la nena soltó el móvil!

Lo dejó encima del mantel junto a su taza... a pesar de todo no lo ignoró, apoyó los codos en la mesa y las manos en su cara, manteniendo la mirada caída hacia la hipnótica pantalla.
De repente el chico levantó su brazo sobrevolando las copas, el servilletero y la carta de cocktails y batidos... lo extendió y... ¡agarró el móvil de la chica!

Ella lo miraba frunciendo el ceño, ¿violentada?... él sacaba la punta de la lengua con gesto pícaro mientras tecleaba algo en la pantalla de su reciente captura...

Viendo aquello tuve la sensación de haber presenciado, a estas alturas de siglo, lo que para mi generación era el equivalente a tocar una teta.



32 comentarios:

Marla Singer dijo...

Ayer mi padre se compró un móvil nuevo. Me hace gracia que la mayor parte de mi familia tengan (y vayan a tener) móviles táctiles y Wasap antes que yo, que se supone que soy las diecisieteañera de turno. Pero bueno, sigo con mi Alcatel, aunque no niego que a veces me entre el gusanillo de un teléfono nuevo. Después de todo, Wasap bien utilizado es una herramienta bastante práctica. Aunque si por mi fuera no tendría móvil. Pero visto que la tecnología ha pasado de ser algo al servicio de las personas a algo a lo que hay que adaptarse... tampoco me voy a quejar si en algún momento aparece algún cacharrillo nuevo por ahí.

En fin, cosas.

Un saludo.

Mr. Rific dijo...

MARLA SINGER: Claro, bien utilizado seguramente mole.
(yo es que tampoco lo tengo)
De su abuso generalizado no hablo porque creo que a nadie le escapa lo extendido que está y los efectos que tiene... lo que sí comento es que en medio de una cita es un absoluto ESTORBO.

Cuando me sucede eso lamentablemente me doy cuenta de que allí sobro... podrán rechazarme, hacerme la cobra, etc... pero me niego a ser actor secundario en ninguna de mis citas.

Laia dijo...

Hoy un amigo me decía esto <> refiriendo se a una amiga mia. Yo también cada vez lo veo más un grupo de amigos, o mis amigas del instituto mismas que están enganchados con el móvil y ni se miran o pasan de tu culo. Yo ahora no tengo un móvil así de chachi piruli o todo lo que tu quieras, pero lo e tenido y si es muy útil y cómodo, pero tampoco me gusta estar todo el dia conectada. Y ademas si estas con alguien y más con alguien que supuestamente te gusta, él no esta para hacer de florero. Y como dice el el comentario anterior la tecnologia ha dejado de estar para el servicio de las personas.
Por cierto es la primera vez que comento pero hace un tiempo que sigo tu blog y me encanta. :)

Mr. Rific dijo...

LAIA: Sí, la gente suele creer que gracias a eso está "más conectada" pero no pocas veces se produce el efecto contrario: pura alienación.

Yo tengo una amiga que hace años cuando estábamos la pandilla en un bar y a algunos nos daba por mirar la tele para ver el resultado de un partido o alguna jugada... nos montaba un pollo porque "no hacíamos caso a las chicas".
Ahora no suelta su teléfono y cuando aparece jamás levanta la vista de la pantalla... hace poco le recordé sus palabras recriminándole la falta de atención que nos dedicaba a los presentes y nada, ¡como quien oye llover! :P

Gracias por animarte a comentar y sé bienvenida al blog.
El mueble bar está al fondo detrás de la columna, no te cortes y pilla una Fanta cortesía de la casa :)

Anónimo dijo...

Pues parece que somos un poco rarunas las chicas que comentamos por aquí, pero yo tampoco tengo un móvil hiperguay con internet. Al igual que las anteriores, puede ser muy útil, pero tampoco me siento bien con la idea de estar todo el día enganchada a internet (suficiente lo estoy ya cuando estoy en casa) Yo es que soy muy poco de cacharritos electrónicos.

Eso sí, todos mis amigos y mi novio tienen, sin excepción, wasap. Me puede costar un par de llamadas más enterarme de qué se hace esa noche y no suele darme más problemas, pero hay dos casos que me enervan.
Una amiga mía está encoñadísima con su nuevo novio, algo normal, pero se pasan todo el santo día hablando. Yo terminaría harta de tanta conexión y de esa pantalla tan incómoda. Lo que le dices en dos horas se lo puedes decir en un ratito por teléfono o facebook después, que además te puedes tomar como ese momento de "relajación en pareja" diario para ver qué tal os ha ido a ambos.
Mi novio saca el móvil de vez en cuando, y aunque no soy una dominatrix dictatorial, le tengo "prohibido" (más bien le he dicho que me molesta bastante) que se ponga a hablar por wasap si ha quedado conmigo (sin tener en cuenta cosas urgentes como concretar dónde van a salir esa misma noche y cosas así) Y ya de que se meta en facebook o twitter en plena cena ni de coña. Y oye, lo entiende muy bien, una persona con dos dedos de frente se puede dar cuenta de que para el otro es hasta un poco ofensivo, o que al menos no deja fluir la conversación.

Eso sí, como consejo (innecesario) que te doy, la tía que realmente esté interesada dejará el wasap de lado, a no ser que sea algo importante. Mi novio, hasta que no cogió confianza, no empezó a mirar el periódico online mientras estaba conmigo :P
Así que paciencia y no dudes en pagar las cañas y pirarte cuando ella esté más al loro del apalabrados que de otra cosa. Al fin y al cabo, eso es cierta falta de educación y no puede estar muy interesada en otros temas (guiño, guiño, codazo, codazo)

Besos,
Teresa.

Aliena dijo...

Cuestión de educación, interés y respeto. A mí ni se me ocurre hacerle caso al teléfono si he quedado con un chico que me gusta o con un amigo a quien aprecio. Punto. Habrá horas en el día para eso... pfff.

Y desde luego, si alguien queda conmigo y le hace más caso al móvil que a mí, le hago la cruz a esa persona, pero bien hecha además. Pocas cosas me exasperan más.

Besitos Rific!

Aliena dijo...

Y si es una cita, será la última!

Mr. Rific dijo...

TERESA: El año pasado estuve en una boda y seis de los ocho que estábamos en la mesa durante la comida se la pasaron entera tecleando sus móviles... la verdad es que tengo buen recuerdo de aquel banquete, no tuve que verme forzado a socializar con extraños y además me puse morado repitiendo raciones propias y (disimuladamente) ajenas :)

Tienes razón en lo del interés, por eso mismo ni intenté nada con las chicas aquellas que no soltaban el móvil... de todas las señales negativas que alguien puede emitir en una cita, la del móvil es tan significativa como demoledora.

ALIENA: Yo en esas situaciones (sobre todo citas) es que ni pongo el móvil sobre la mesa, permanece en el abrigo y si me llaman rara vez me entero... pero claro, a mi no se me acumulan docenas de interesantes wasaps... ¿acaso hago trampa? :P

Aliena dijo...

Igual que yo, en el bolso todo el tiempo, en modo silencio o incluso apagado!

Mr. Rific dijo...

ALIENA: Desde luego las comentaristas de este blog son un ejemplo de civismo... para Reyes me pido que en mis citas de 2013 todas las pobres incautas que accedan a quedar conmigo sigan vuestro ejemplo telefónico :D

Le.chatnoir dijo...

Pues anda que no jode conectar el móvil y encontrarte ciento y pico "guashaps"!
Y no, nuuuuuuuunca miro la pantalla en plena cita... ;)

Besos.

Mr. Rific dijo...

LE CHATNOIR: Y cuando eso tan habitual sucede, de esos ciento y pico... ¿cuántos tienen importancia?

Otro ejemplo: He visto como mis amigos se envían (no exagero) cientos "guashaps" durante algunos partidos, tantos que a la postre, inevitablemente, dedican más tiempo a mirar la pantalla del móvil y teclear... que a ver el partido en sí!!!

P.D: ¡Bien! Quedas apuntada en mi lista :P

Eva dijo...

Hace ya años, cuando empezó a extenderse lentamente el uso de móviles, mi padre compró un One touch easy (sí, sí, el primero de todos, ese de la tapa extraíble, también conocido como "one tochísimo". Lo usábamos cuando íbamos al pueblo porque allí no había teléfono. Luego, una vez de vuelta a la civilización, se apagaba y guardaba.

Pues mientras mis amigos en el instituto lentamente iban adquiriendo uno, yo pasé. Ya en la universidad y por unas prácticas, empecé a utilizarlo (mi hermana y se había comprado el suyo propio, así que me "adueñé" del armatoste) y la verdad es que casi siempre me lo olvidaba en casa, lo llevaba pero apagado o lo olvidaba en casa apagado. Pensaba que coño, o me veían en clase mis amigos o ya en casa me podían llamar al fijo. Y qué feliz vivía.

Luego ya por fin me compré mi propio móvil con... 22 años? Y por supuesto de los normalitos, solo "pa llamar". Ese cacharrito me acompañó a Holanda, donde tiré de roaming para no comprarme un móvil holandés, total, iba a estar solo 6 meses (jajaja).

Luego en el curro me dieron móvil, normal, para hacer llamadas y enviar sms y ya. Y con ese vivo. Me lo olvido también, no oigo cuando me llaman, me olvido de responder mensajes... Y tan feliz, oye. Internet tengo en el curro y en casa, si me necesitan un email o que me llamen (si lo oigo xD). Nada de wasapp de esos, que tengo una vida que vivir...

Por las mañanas veo siempre a los niños que van al instituto sentados juntos pero sin hablarse ni mirarse, todos con sus smartphones. Muy triste!

Joder, vaya parrafada... xD

Mr. Rific dijo...

EVA: Pues oye, suscribo casi al completo la parrafada.
Yo tuve mi primer móvil con 24 años, de hecho pasé todo el instituto y la universidad sin móvil ni internet... visto ahora parece mentira lo que ha cambiado el cuento en apenas 10 años.
Sólo lo uso para llamadas y mensajes... y lo utilizo tan poco que la compañía con la que lo tengo contratado ya pasa de enviarme publicidad pq a sus ojos debo ser un cliente de lo más prescindible :D

Laura dijo...

Qué poco mainstream, Rific...

http://finofilipino.com/post/39861903203/doctor-no-levanto-cabeza-me-rio-solo-pongo

Besos.

Mr. Rific dijo...

LAURA: ¿Yo? ¡Old school total!
Eso sí, el chiste del enlace pronto será políticamente incorrecto... si lo cuentas te acusarán de ofender a una inmensa mayoría de la especie humana :)

Kaoki dijo...

Cuestión, como dice Aliena, de respeto e interés por el que comparte contigo una mesa. Y si el/la acompañante demuestra que le interesa más lo que hay en el teléfono, pues que tenga una cita con él, y yasta (modo vibrador, claro...).

Yo tengo un truco. Lo verdaderamente importante para mi en cualquier momento es un mensaje o llamada de mis hijos. Para ellos tengo un tono especial, y el resto... pasando en un momento dado. Y si no se puede pasar, ya es patológico y mejor que a una cita que acudan a un buen psicólogo, no?

Urte berri on... ah... y el preceptivo muxu bat!!

Mr. Rific dijo...

KAOKI: Bueno, siendo cierto lo del respeto, educación, interés, etc... también hay muchos casos de gente completamente enganchada al "guasáp" y similares.
Toda adicción convierte a una persona en esclava de la droga en cuestión y da igual que delante se les siente Brad Pitt anunciando Chanel nº5 o Anne Hathaway vestida de Catwoman... siempre saltarán al escuchar el ruidito del móvil y todo pasará a un segundo plano hasta que no comprueben quién o qué llama a su puerta :)

Enhorabuena por escapar de la plaga... y feliz año por ahi también!!!

Torpe Mán dijo...

Bueno, míralo por el lado bueno, es un claro indicador de si la chica es interesante o no. Así no pierdes el tiempo.

Una chica con dos dedos de frente nunca se liaría con un tipo que se pasa la mitad de su vida jugando con una consola. Pues lo mismo opino de las adictas al Whassap...

Anónimo dijo...

A mi me pasa como a Kaoki, las personas que me importan tienen un tono con las que las identifico. Pero también es verdad que cuando estoy reunida el móvil siempre lo tengo en el bolso, que es donde debe estar.

Amaranta.

Anónimo dijo...

No obstante, a mi me resulta igual de curioso la gente que está de fiesta y reunida enganchada al mólvil como los que afirman que "ellos jamás tendrán un smartphone o cualquier tecnología de última generación". Los primeros no saben socializar y los segundos creen que la frase les hace más cool!! dentro del grupo en que socializan.

Ahora vendrán todos en tropel diciendo que no, que ellos lo hacen por principios. Pues menudos principios tenéis cuando algo tan trivial lo incluís como algo importantísimo. Que no!! que no me la dáis!!!. Yo tengo una amiga que decía sobre las gafas de sol de otra de sus amigas, que eran muy feas y que ella jamás se pondría unas gafas así. Al tiempo su novio le regaló las mismas gafas, mismo modelo, misma marca. Llegué a la conclusión que las gafas no es que eran feas, sino "caras". Con la tecnología pasa igual...

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: El amor es ciego y a nosotros se nos puede llegar a caer la baba por una tía que esté buenísima a pesar de que se tire una hora entera tecleando en un bar sin darse cuenta de lo q pase a su alrededor... y a ellas les puede (he conocido casos) poner igualmente cachondas un gañán que se tire todo el día matando zombies o jugando al FIFA en la consola.

Lo que está claro, se mire como se mire, es que es una putada para la parte de la pareja que no comulgue con esas prácticas.

AMARANTA 01: Yo por las noches cuando me voy a la cama lo apago, no sé si será algo guay pero por lo que tengo entendido es algo que muy poca gente hace.

AMARANTA 02: Yo cambié de móvil hace un par de meses. Lo tenía desde 2007 y he tenido que cambiarlo pq se apagaba solo y fallaba bastante. He pillado un (espera que lo miro) "Nokia Asha 300" con botones y le he deshabilitado la opción de internet y la conectividad 3G... es decir, lo he capado para cualquier cosa que no sea llamadas y mensajes.
Soy el único de mi amplio grupo de conocidos que no tiene móvil "inteligente", wasap ni facebook... y por lo que hablo con algunos de ellos (así me lo confiesan con absoluta franqueza) no me he perdido absolutamente NADA.

Mis principios consisten en que el día tiene (por desgracia) pocas horas para hacer todo lo que me gustaría... así que procuro eliminar de mi rutina todo aquello que carezca de interés o substancia.
Vivir conectado las 24 del día probablemente sea (junto a la tele-realidad) la mayor gilipollez que nos ha traído el siglo XXI.
¿A que soy cool?

Anónimo dijo...

Pues tu exposición no me parece nada "cool" sino todo lo contrario, muy coherente con tus gustos y tus necesidades. No obstante eres una persona que utilizas internet, por lo menos para contactar, y esto a muchos como sabes les parece del todo "despreciable" (que no es mi caso, pero acepta por lo menos que los hay que creen que ligar por internete es como ver la televisión a todas horas).

Yo entiendo que haya gente que tenga preferencias, pero por dios bendito no lo elevemos a la categoría de principios, por lo menos de esos que Groucho max cambiaba por otros si era necesario.

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Pues la gente que comentas que desprecia así el uso de toda tecnología en general, e Internet en particular, me huelo que llevan barba larga, sombrero, se sujetan los pantalones con una cuerda y pertenecen al culto Amish... en cambio los que se pasan el día ligando por Internet creo que son Mormones :D

Eliza Day dijo...

Soy usuaria de un móvil con Internet, whattsap y demás... Pero si estoy con alguien aprovecho para tener conversaciones cara a cara que mola más... Reconozco que si se va al baño o a pedir una copa, aprovecho para mirar mensajes y contestarlos... pero diciendo, bueno te dejo que no puedo hablar ahora, estoy con nosequién.
Pero es que me pone negra la gente que e pasa el día pegada al teléfono.

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Mira lo que acabo de leer en twitter: "Los americanos miran 150 veces al día su móvil (TMobile) y los ingleses lo hacen 200 veces (the Guardian)"

En Holanda no sé qué media habrá, pero aquí seguramente seamos también campeones del mundo en eso!!!

Mafalda Nadal dijo...

Verdad, verdadera! Estoy enganchada al wassap, al fb y al apalabrados!! Pero en las quedadas siempre dejo el movil en el bolso y sin sonido.. Por educación, por interés y porque si quedas con alguien es para estar con él/ella no?? Que estamos muy tontos con la tecnología!!
http://www.mafaldayatienemasde30.blogspot.com.es/

Mr. Rific dijo...

MAFALDA NADAL: Anoche volví a tener al lado en una mesa a una parejita que ni se hablaban, solo tecleaban sus respectivos móviles... de hecho ella le hizo un par de "cobras" pq no quería despegar la vista de la pantalla, pero él lejos de ofenderse también volvió a su teléfono.
Bastante siniestro!!!

Me alegro que tú lo dejes en el bolso y no te entren sudores fríos ni tembleques :P

p.d: ¿Tu Fanta la prefieres de Naranja o de Limón?

La Maripili dijo...

no no no, tocar una teta no es comparable con otra cosa! jajajaja
Está claro que ahora los tiempos están dominados por los móviles de las narices pero no nos olvidemos que aunque tú pones de vuelta y media a las chicas, los chicos están igual. Es generacional, nene. Quizá deberías plantearte olvidarte de los yogurines y buscar chicas de tu edad! jeje.
Por cierto, que sepas que yo también odio el wasap de las narices, aunque en ocasiones sea útil.

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Eh eh, que yo veo apijotados con este tema por igual a chicos y chicas!!! El virus no hace distinciones... y tampoco en edad eh, que toda mi panda de amigos, sus mujeres, etc... apenas sueltan el móvil y se tiran el día entero wasapeando :P

Así que bueno, quizás tengas razón que entre los más jóvenes el porcentaje de que eso suceda roce el 100%... pero entre los de mi edad se acerca peligrósamente al 90%

Coccinellidae. dijo...

Pues chico a mi no me parece que sea comparable con tocar una teta. De hecho lo que veo con esta nueva tecnología es que se ha perdido la intimidad. Si fuera como tocar una teta...pues madre mia...he visto como mi chico magreaba a un amigo suyo! Y sí la verdad es que veo que ocurre más entre hombres eso de "a ver tu nuevo móvil?" y se pasan media hora soba que te soba.
Antes cogerle el móvil a otra persona era una falta grave, era algo íntimo, ahora es algo público. Me cuesta hacer entender a mi pareja que por mucho que sea un smartphone sigue siendo íntimo para mi, y si a él no le importa que se lo toqueteen no todos pensamos lo mismo. De hecho yo lo que hago es dejar mi movil fuera de su vista, así no se acuerda, y no lo dejo al lado del plato en las cenas (como hace el resto).
Y sí me parece una falta de respeto, eso de andar contestando a mensajitos, pero quieras que no si es algo cortito y se da una vez o dos en una hora podría soportarse, para mi la peor falta es que se pongan a jugar, es como si directamente te dijeran..."no me interesa lo que me puedas contar" por culpa de eso he tenido broncas...una vez que me lo hicieron yo saqué de mi "bolso poppins" un libraco de 1000páginas y me puse a leer...la cara de mi acompañante era un poema...Hablando de esto, no es una falta de respeto parecida eso de llegar al bar con tu cita o pareja y ponerte a leer el marca o el periódico?

Mr. Rific dijo...

COCCINELLIDAE.: Esta noche he quedado precisamente con tres de mis amigos y por desgracia sé que no sólo dedicarán sus buenos ratos a wasapear... tb harán la correspondiente labor evangélica, es decir, insistirme en que me lo instale porque es una pasada, que todos ellos están en contacto así, etc.

De acuerdo en lo de la intimidad, es curioso como la gente agarra tu móvil y empieza a entrar en el menú, buscar carpetas... que si te descuidas hasta ven las fotos (en caso de que las tengas) de desnudos variados... xDDD

Me ha hecho gracia lo del Marca, porque yo tengo un amigo que estando de bares, a la mínima ocasión, entra (a través de su móvil) en Marca.com.

Adoro los sitios sin cobertura ;)