jueves, 25 de abril de 2013

"Un chino drogado y semidesnudo en el sofá"

Elena está un pelín borracha. Tras pedir en la barra (del bar donde acabamos de conocernos) ella da un generoso trago a otro infecto cubata mezclado con Redbull, yo me conformo con otro botellín de cerveza.
Elena protesta, me llama maricón por no beber algo más fuerte, le digo que no se preocupe, que con la cantidad de bebida energética que lleva encima me acabará tumbando aunque me pase el resto de la noche bebiendo horchata.

Me cuenta que tiene veinticinco años, que es de fuera, que ha estudiado aquí toda la carrera y ahora anda metida en el proyecto final además de las prácticas de un máster bastante coñazo, dice que le gusta mi camiseta, yo contesto (sin fijarme en ellos siquiera) que me encantan sus pendientes...

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Sus amigas se acercan para decir que van a otro bar, Elena tiene la copa por la mitad y las despacha diciendo que se vayan sin problema, que en un rato cuando se la termine va donde ellas estén... dos minutos después de verlas desaparecer me acerco a ella, nos besamos, hablamos otro rato, pedimos otra ronda, nos sentamos en una esquina, la cosa se calienta, pregunto donde vive y me dice que no muy lejos de allí...

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

No mentía, el piso está cerca, en una zona que ahora está semiabandonada pero que cuando yo tenía quince/dieciséis años era donde todos los críos salíamos de fiesta... de hecho su portal está justo al lado de mi bar favorito de entonces.
Se me pone la carne de gallina recordando aquellos primeros pedos y los cigarrillos a escondidas escuchando Guns n'Roses, Pearl Jam, Blur, Lenny Kravitz...




Me dice que se trata de un piso compartido con otras tres personas, pero que su cuarto tiene muy buenas vistas, vive en un décimo... entramos en el ascensor, pulsa el botón número 10 y el trayecto es deliciosamente largo, para cuando se para el cacharro en su destino ella ya tiene una teta fuera y yo la bragueta bajada.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

"Shhh", dedo en boca... imito su gesto y obedezco, avanzamos en silencio... hasta que llegamos al salón, son las tres y media de la madrugada y la televisión está encendida, sin sonido.


Tirado en el sofá, vestido con tan solo un (mínimo) slip blanco hay un chaval chino, fumando algo que no sabría decir qué es, pero apesta... Elena le ignora y el chico da una larga calada al petardo, paz en el hogar.

Ya en la habitación de Elena pregunto si todos sus compañeros de piso son como aquel, ella asegura que peor, de hecho en la habitación de al lado se oye un poco de jaleo en un idioma ininteligible... "¿También chino?", pregunto... "Polaco", contesta.

Dejo la cazadora sobre una silla, me acerco a la ventana y es cierto, las vistas desde ahí arriba son cojonudas.
Pero para panorámica y jaleo... los que tengo frente a mis ojos entre estas cuatro paredes.

Elena se tambalea, canturrea, se sienta en el borde de la cama y al intentar quitarse una bota casi se cae de culo en el suelo... me acerco a ayudarla con la operación, tras las botas van fuera sus vaqueros y sus bragas.
Me cuenta que lo acaba de dejar con el novio, que le echa mucho de menos, que el siguiente finde él vendrá a visitarla y espera arreglarlo, necesita volver con él y salir de ese agujero donde actualmente vive, rodeada de "gentuza", dice... "si todo va bien nos iríamos a vivir juntos a Mallorca", insiste...




Me desnudo en apenas diez segundos y me tumbo a su lado, ella se incorpora y acerca su cabeza a mi entrepierna, medio minuto después detiene la operación y se lleva una mano a la frente... "me he levantado muy bruscamente, estoy algo mareada", dice.

Se oye la cerradura de la puerta de la calle, entra un grupo de tres o cuatro "artistas invitados" hablando (imagino) también en un potente polaco, montando follón por los pasillos... Elena entra en cólera, "estoy hasta la polla", dice levantándose, corriendo hacia la puerta... la abre y asomando solo la cabeza pega unos berridos tremendos pidiendo a los recién llegados que se callen, que así no hay quien duerma, o quien folle... no me entero bien porque consigue que retumben las paredes, bíblica.

Cierra de nuevo y vuelve a llevarse las manos a la cabeza, "¡uff, esta casa es lo peor!", exclama en lo que vuelve a la cama, se me pone encima, extiendo la mano hacia la mesita de noche sobre la cual, minutos antes, he dejado un condón... lo agarro y me lo pongo, ella me monta, el ruido de la habitación de al lado aumenta, la fiesta polaca se desmadra... Elena me folla y a la vez da golpes en la pared gritando a los inquilinos del Este que se callen... gruñe rabiosa, se lleva las manos a la cabeza, "me va a estallar la pelota", dice, yo me concentro en sus tetas y me abstraigo de la locura que me rodea... Elena se apoya en la mesita de noche, tira la lamparita al suelo, es de material fino y se hace pedazos, extiende el brazo intentando impedirlo y me suelta un directo a la mandíbula que por suerte solo pasa rozando... los polacos ponen música, la gota que colma el vaso...





Elena se "sale", pisa uno de los trozos de lámpara, grita aún más, se pone una especie de albornoz y sale de la habitación cojeando... oigo una discusión al fondo del pasillo pero no dura demasiado, parece que se relajan los ánimos... regresa con una botella de agua fría procedente de la cocina, vuelve a pisar otro trozo de lámpara... "no me encuentro bien", susurra, después pega un largo trago a la botella... mal hecho, se lleva la mano a la boca y vuelve a salir (corriendo a la pata coja) escopetada hacia el cuarto de baño. Redbull le da alas.

La cojera es traicionera, antes de llegar al servicio vomita un poco por el pasillo de camino, me pongo los vaqueros y salgo a echar un vistazo... ella asoma con cara de muerta, la bata abierta... "lo siento, será mejor que te vayas", dice.


Termino de vestirme, al salir me cruzo con ella pasando la fregona por el pasillo y el cuarto de baño...
Paso encima de las piernas extendidas del chino, que sigue frente al televisor sin sonido, abotargado, obstaculizando la entrada, sujetando otro extraño cigarro encendido... por lo menos conserva los calzoncillos puestos.



29 comentarios:

Laura dijo...

WOW!!
Esta entrada supera cualquier posible teoría y expectativa que pudiera tener. Jajaja.
¡Bienvenidos al maravilloso mundo del circo!
http://www.youtube.com/watch?v=1D5Sa2Yq-2g

Besicos vierneseros...

Coccinellidae. dijo...

Tú es que tienes unas necesidades básicas muy fuertes...yo no me habría quedado ni para echar una meada urgentísima, de esas que ya parezco preñada de 5meses.

No sé cómo de apañas para acabar siempre con algo que contar jajaja!

Besos!

Rita dijo...

Jajajaja, pobre, de verdad lo tuyo es mala suerte. ¿Y el dolor de huevos, qué tal?

Anónimo dijo...

Supongo que no te hablaría porque habría vuelto con el novio que tanto echaba de menos, o lo mismo ni siquiera sabía quién eras.

No obstante, algún día deberías pensar por qué acabas siempre con este tipo de mujer...jajajaj. Yo sé la respuesta...jajajaja.

Amaranta.

Torpe Mán dijo...

Lo mejor, la banda sonora de Prodigy, que a mí tambien me acompañó en una de mis noches más nefastas y que sin embargo me trae divertidos recuerdos.

Yo tambien sé porqué acabas siempre con ese tipo de mujeres...

Mr. Rific dijo...

LAURA: La pista central está llena de payasos funambulistas sin red, yo el primero :)

COCCINELLIDAE.: Las necesidades básicas (dependiendo del día) no son las mismas a las 11 de la mañana, a las 6 de la tarde o a las 4 de la madrugada :P
La maldición me persigue, la normalidad está prohibida.

RITA: Bueno, digamos que el alivio al estar de nuevo en la calle dejando atrás ese manicomio fue más fuerte que cualquier posible "dolor de huevos" :)

AMARANTA: Sí, cualquiera de las dos posibilidades tendría sentido.
¿Así que sabes la respuesta? Miedo me daría conocerla!!! :)

Anónimo dijo...

Yo quiero pensar que no siempre acabas con este tipo de mujeres, sino que solo nos cuentas esta clase de encuentros. Que las buenas te las guardas para ti....
a.

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: "The fat of the land" es uno de los mejores discos de los 90 y el vídeo de "smack my bitch up" una pequeña obra maestra.

Por cierto, rompo una lanza a favor de "ese tipo de mujeres" (yo no las metería a todas en el mismo saco), de todos modos, ¿tan transparente soy? :)

Mr. Rific dijo...

A.: Algo de eso hay...
Los encuentros "normales" pasarían bastante desapercibidos en un blog como este, no obstante alguno ha sido narrado con el habitual punto de locura ;)

Anónimo dijo...

Espero que no hayas entendido "este tipo de mujeres" como peyorativo, nada más lejos...

Amaranta

Loca DeLos Libros dijo...

Genial!!! Vaya con mujeres de las que te rodeas, no? Cada una mejor que la anterior.

Anónimo dijo...

Este hombre cada vez me deja más sin palabras...parece que para tí "todo vale"...anda, cuéntanos alguna experiencia bonita y duradera....que es que yo soy muy melodramática, y me gustan las comedias románticas...

xoxos

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Así me gusta, que quede claro que en el 99% de los casos el malo soy yo :)

LOCA DELOS LIBROS: Cada una mejor que la anterior... ¡y tiro porque me toca! :P

ANÓNIMO: Las experiencias bonitas y duraderas no tienen sitio en este blog, no es que pretenda ir de gamberro pero por aquí rara vez hay sitio para la lírica ;)

Torpe Mán dijo...

Yo tampoco he dicho lo de "este tipo de chicas" con ánimo peyorativo, sino generalista.

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Vaya, yo que estaba tratando de que encontraras puntos de unión con Amaranta para así fumar todos juntos la pipa de la paz... :P
Coñas aparte, es evidente que sabes que acabo con esas chicas porque la influencia de la luna es poderosa y las balas de plata (por suerte) son reliquias del pasado ;)

Torpe Mán dijo...

Claro, y de paso te llevas algún que otro mordisco...

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Llevárselos, darlos... en esas situaciones tanto da.
Dicho esto, un fumadero de opio clandestino no es precísamente el mejor ambiente para ciertos mordiscos.

P.D: A saber cómo se celebrarían en ese piso el pasado miércoles los cuatro goles que metió el polaco... :P

Anónimo dijo...

cuajaita me has dejao....
pajama party..

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Pues imagínate mi cara reflejada en el espejo del ascensor, bajando desde ese décimo piso, resoplando...

Bubo dijo...

Esas visitas de pisos compartidos suelen ser esclarecedoras. Cada vez que he visitado un piso de esos se me han quitado las ganas de follar por varias horas.

dijo...

Y luego resulta ser ella la que te mire mal cuando os volvéis a cruzar... Ay, ay, juventúh.

Aquello noerayo dijo...

Lo que es el instinto de supervivencia del genero masculino. Con el panorama que había en esa casa y tu empeñado en que haya tema.

Mr. Rific dijo...

BUBO: Pues a mi ese tipo de incursiones en pisos compartidos me parecen la mar de excitantes... "elige tu propia aventura" con cada puerta que se abre y cierra, cien por cien :)

♠: Seguramente al verme a la luz del día se arrepintió de haberme llevado a su casa... el peto fluorescente tampoco ayudaría a la hora de hacerme ver más atractivo :P
Bienvenida al blog, te ruego aceptes la tradicional Fanta de recibimiento cortesía de la casa.

AQUELLO NOERAYO: Mi determinación, alcanzado cierto punto, suele ser total... ¿Instinto de supervivencia? Quizás puro calentamiento global ;)

Anónimo dijo...

Qué miedo de piso! No se como no saliste por patas al ver al chino! Lo tuo es control mental! Mantuviste la concentracióna pesar del chino, los polacos, el novio y la tía encima y dando voces.
Eres la caña!!! Como Indurain subiendo la montaña, no hay quien te desconcentré!!!
BSS
Blanca.

Mr. Rific dijo...

BLANCA: Bueno, he visto demasiadas pelis orientales como para distinguir entre protas peligrosos y aquellos inofensivos/narcotizados :P

Me ha gustado la metáfora del gran Miguelón, también me he acordado de su famosa pájara en aquel "sexto tour", muy apropiada para un episodio como éste ;)

luchadora dijo...

jajajajaja echaba de menos leer una de tus aventuras, lo que no te pase a tí....
Por cierto, espero enterarme en tu próxima entrada, sí la chica volvió con el novio o si por el contrario, se terminó liando con el chino jajaja

Un saludo.

Mr. Rific dijo...

LUCHADORA: Pues no tengo ni idea, la primera vez que la vi fue la noche de autos... y la segunda el dia de la carrera popular.
No mantengo ningún contacto con ella así que quizás ahora esté compartiendo canuto con el chino... o bailando danzas tradicionales polacas al final del pasillo!!! :P

Adriano dijo...

Solo te faltaba un chulo piscinas en una mecedora en posición provocadora en bolas, quitándose las gafas de sol y guiñándote el ojo.. jajajaja

Mr. Rific dijo...

ADRIANO: Uff, porque esto pasó aquí en mi ciudad... que de suceder en cierto sitio veraniego fijo que esa escena que comentas cobraría vida!!! ;)