jueves, 28 de febrero de 2013

"POLIZÓN"

La última vez que nos habíamos visto fue en la estación de autobuses de Santiago de Compostela.
A pesar de haber pasado juntos (de fiesta y follando como conejos) el par de días anteriores, nuestra despedida (al menos por mi parte) no fue para nada triste... de hecho me sentí aliviado ante la perspectiva del viaje, una huída en toda regla.

El finde empezó bien pero no acabé sintiéndome del todo a gusto en su compañía tantas horas seguidas, me agobié bastante, deslizó ciertas opiniones con las que no podía estar más en desacuerdo, la convivencia se hizo un poco cuesta arriba... y además tuvo un par de detalles en sendos bares que no me gustaron nada.

Cuando arrancó mi bus pensé que jamás volvería a verla... pero (para mi sorpresa) no fue así.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Catorce meses después de aquella escena me mandó un correo electrónico anunciando su inminente visita a mi ciudad.

"Te sorprenderá tener noticias mías pero esq el finde del 28 de ste mes, si no hay cambios, quiero ir a tu tierra a descansar, a ver un par de xposiciones q tengo ojeadas de fotografía y x supuesto si stuvieras libre de compromisos y te aptece y quieres hacerme de guía, tomarme unas cañitas contigo. Ya me dices y sino pues para otro finde q ahora vive allí mi prima e iré a visitarla + a menudo. Bs"




Contesté que vale, que por supuesto daríamos una vuelta y tomaríamos algo... de paso pregunté dónde se alojaría, etc

"jajja pues como mi prima vive en un pueblo de las afueras decidí q mejor reservaba para dormir en la ciudad y así lo tengo todo + a mano y para evitar andar pendiente de los buses, además como trabaja viernes y sábado así podré distribuir el tiempo a mi manera, hacer lo q tenía pensado y quedar con ella cuando libre. Sólo spero q no llueva!!"

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

La tarde del viernes fui a buscarla a la calle del céntrico hotelito donde se alojaba, dimos un pequeño paseo, tomamos un par de cañas en un bar típico y poco después se marchó para cenar con su prima... nos despedimos quedando en vernos al mediodía siguiente para comer de tapas por el centro.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Juro que fui a buscarla sin tener nada en mente, pero cuando llegué a la calle del hotel e hice la llamada perdida para que bajara, me puse a observar desde fuera la llamativa puerta de entrada, el letrero con las estrellas, la suculenta carta del restaurante... y el lado oscuro de mi cerebro se puso en marcha.

Tomamos un vino con un rico canapé, otro vino con una croqueta, otro más con una tosta, otro con una brocheta... eran las dos y poco y me dijo que ya estaba llena, que dejáramos las tapas. Miró su reloj y comentó que alrededor de las cuatro su prima iría a buscarla para llevarla al pueblo y pasar allí el resto del día.

Fue entonces cuando me incliné hacia ella y dije muy bajito (para que no lo oyera el camarero, apoyado en la barra junto a nosotros) que "podríamos ir a otro bar y tomar un café con algún dulce... o subir a su habitación del hotel y tomar el postre en la cama".
Sonrió y me agarró del brazo diciendo: "¡vamos!"

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Entramos juntos en el hotel y alcanzamos el ascensor sin que nadie en la recepción nos viera. No sé si habría problemas al respecto pero la habitación de ella era individual con lo que las "visitas" quizás no estuvieran permitidas.

Aquel mediodía fue terriblemente caluroso así que nada más entrar en la habitación comenzamos a desnudarnos y fuimos a la ducha... ya fresquitos (y sin secar) nos tiramos en la cama y empezamos a follar.



Encendí la televisión para disimular sus gritos (tan particulares)... de hecho recuerdo estar ahí tumbado con los Simpsons de fondo (el episodio del monorail) mientras ella me hacía una furiosa mamada.

Cuando acabó el telediario nos vestimos y salimos disimuladamente del hotel. Ella marchó al encuentro de su prima y yo a mi casa.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Dieciocho meses después de aquella escaramuza, y sin apenas mantener contacto en todo ese tiempo (seis correos a lo sumo) me envió un sms diciendo que ese fin de semana volvería un día a mi ciudad para asistir al cumple de su prima, por si me apetecía tomar una caña.

Imaginé que se alojaría en la casa del pueblo de su pariente pero cuando envié el mensaje preguntando dónde y cómo quedar me contestó que en el centro, que ella andaría por la ciudad.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Eran las 12 del mediodía del sábado y nos reunimos en una céntrica plaza, hacía bastante frío, nada que ver con nuestro último encuentro primaveral. Tomamos una caña en un bar donde hacía casi más frío que en plena calle y conversamos acerca de las novedades de cada uno... pregunté por sus planes del sábado y me dijo que después de las cañas conmigo iría a un restaurante para la fiesta del cumple con la prima, su novio y algunos amigos de la parejita... así que al tener después comilona prefería que esta vez no fueramos de tapeo.

Pregunté si se quedaba donde la prima y contestó que no, que tenía habitación en el hotel de la última vez... fingí no dar importancia al comentario y propuse ir a una exposición de esas que tanto le gustaban.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Después de ver varias fotos tristonas, saliendo de la sala de exposiciones, miré el reloj y pregunté: "¿nos da tiempo?"
"¿A qué?", repreguntó ella.
"A ir a tu habitación un rato antes de que vayas al restaurante", contesté.



Nuevamente sonrió con picardía: "¡Claro que sí!"

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Misma operación: la melodía de Misión Imposible sonando en mi cabeza mientras cruzábamos el vestíbulo entre risas ahogadas, entrando en el ascensor sin ser advertidos por el conserje... ya en la habitación nada de ducha, hacía demasiado frío, directos a la cama.

Cuarenta minutos después bajábamos por el ascensor y después la acompañé hasta la calle del restaurante.

Aún no han transcurrido dieciocho meses desde aquella última cita, así que a saber si el día menos pensado recibiré otro mail o mensaje anunciando una "visita a su prima".

El caso es que últimamente tengo que pasar bastantes veces delante del hotelito y no puedo evitar sonreir al pensar que he disfrutado dos veces de sus instalaciones... ¡pero como polizón!




20 comentarios:

Golpe de timón dijo...

Qué bien te lo montas Rific!

Torpe Mán dijo...

Tengo que reconocerte que despues de leer la entrada anterior, al principio de esta pensaba que ibas a pasar de la piba con alguna excusa suculenta... pero supongo que depende del hambre que esté pasando uno jajajaja

Mr. Rific dijo...

GOLPE DE TIMÓN: Tres encuentros en tres años no es que sea para tanto, no obstante... si en los tres hay pleno y no hay agobios entre cada fecha... pues sí, ¡la verdad es que no es mal plan! :)

TORPE MÁN: Yo en general es muy raro que pase de las chicas, de hecho suelo pasar por alto muchos aspectos a la hora de follar... no es cuestión de hambre, por momentos es pura y gratuita voracidad.
Pero sí, el lado borde quizás sea la excepción que confirme la regla ;)

Bubo dijo...

Es curioso el cariño que se le puede coger a algunos hoteles cuando el resto de la gente los detesta. En mi caso es Córdoba Palace.

Mr. Rific dijo...

BUBO: Por suerte yo tengo más recuerdos buenos de los hoteles que malos... eso sí, como en alguno pases una mala noche, la maldición que arrastrará es peor que si anduviera Nicholson con un hacha recorriendo los pasillos de noche!!! :)

Coccinellidae. dijo...

Sí, es cierto esos hoteles siempre te traen recuerdos...yo tengo fijación con uno, cada vez que paso me quedo mirando aquel balconcito para ver si me veo asomada o haciendo de las mias en la habitación...pero ni rastro de mi ni de mi acompañante.

Ampersand dijo...

Yo también tengo cierta historia con un hotel. En realidad, un hostal, que siempre he sido igual de pobre.

Mr. Rific dijo...

COCCINELLIDAE.: Yo hay alguno (por desgracia bastante céntrico) que procuro evitar... precisamente para no recordarme ahí asomado ni a mi acompañante de entonces :P

AMPERSAND: Al final vamos a ser muchos los polizones en hoteles/hostales... ¿qué te sucedió a ti?
De todos modos, la mayor pirueta que hice en uno aún no la he contado por aquí, seguramente lo haga más adelante :)

Laura dijo...

¡¿Piruetas?! ¡Espero que no fueran en el balcón! Jeje.
Ahora nos tienes a todos rememorando nuestras historias hoteleras, Rific.
¡Quiero que vuelva mi particular summer of '69! Aunque fuera en el 2012.
Besicos ventoleros.

Mr. Rific dijo...

LAURA: En el balcón no, más bien uno de mis habituales vodeviles de puertas que se abren y cierran... :)
Ese verano olímpico del 2012 no fue tampoco malo para la ocupación hotelera!!!

Malagueño Morboso dijo...

Muy buen blog. Muy interesante.

Yo también escribo en un blog, aunque la mayoria de contenido erotico, yo también como tú escribo un poco sobre lo que viene siendo: lo que a mí me da la gana. jeje
Te lo dejo por si quieres echarle un vistazo y me cuentas:

www.malagasensual.blogspot.com

Saludos.

Mr. Rific dijo...

MALAGUEÑO MORBOSO: Bienvenido al blog, al fondo a la derecha está el mueble-bar, sírvete una Fanta cortesía de la casa :)
¡Suerte en la blogosfera!

Anónimo dijo...

A mi me ha pasado que al entrar a un hotel de mi ciudad con alguien, el recepcionista es conocido, cachis qué vergüenza, total mirar al techo y pasar desapercibida..jajajaj.

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Mirar al techo ya en el vestíbulo es un gesto sumamente profético... un avance de lo que luego también se hará arriba en la habitación ;)

Aquello noerayo dijo...

Desde luego hay ciertos hoteles que tienen que tener unos buenos cimientos por como se mueven sus habitaciones.

Mr. Rific dijo...

AQUELLO NOERAYO: Imagino que a la hora de diseñar colchones o somieres, habrá un tratamiento (y reforzado) especial para aquellos destinados a uso hotelero... lo de los cimientos tampoco se debería quedar atrás a la hora de prevenir derrumbamientos!!!

Anónimo dijo...

Pues búscate otro oficio que como profeta no te vas a ganar la vida...jajaja.

Amaranta.

Mr. Rific dijo...

AMARANTA: Tras estudiar los posos del café (y leer tu comentario anterior) veo veo... que eres de las que prefieren ponerse encima!!!

La Maripili dijo...

jejeje qué buenos recuerdos tendrás! oye....así por joder....la prima no cumple una vez cada 12 meses como todos? (jijiji)

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: La prima al no ser de aquí tampoco, quizás haya ido a su tierra a celebrarlo este último año, o no... ¡tanto da!
Si quiere ya se inventará alguna otra exposición de fotografía, feria medieval, convención de star wars, etc :P