martes, 23 de octubre de 2012

"IMPRESENTABLE" (Won't get fooled again)

Ella era gallega pero vivía en una preciosa ciudad universitaria castellana, elaborando una densa tesis sobre una escritora española de la primera mitad del siglo XX.
Una amistad común consideró que "como ambos éramos ratones de biblioteca, nos llevaríamos bien", así que nos puso en contacto.

Tras una semana charlando bastante a través del messenger me invitó a ir a verla a su ciudad.
Me dijo que vivía en un piso de esos minúsculos con una única sala en la que cocinas, comes, ves la tele, tiendes la ropa, etc... y en la pared dos puertas que conducen al dormitorio y al WC, respectivamente.


Le dije que me las apañaría en el sofá de la salita sin problema, pero ella me contestó que no habría inconveniente en que compartieramos la cama, que ya éramos mayorcitos y sabríamos comportarnos...

Yo desde luego tenía claro cómo acabaría comportándome, supuse que ella también así que acepté su invitación.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Dijo que me iría a buscar a la estación. Mi autobús llegó aquel viernes por la noche con puntualidad británica, bajé al andén y allí no había nadie... entré en la estación y tampoco la encontré... esperé unos minutos a que apareciera y nada, ni rastro de mi lingüista gallega...

Antes de ir al mostrador de la compañía de transportes para preguntar si había algún bus de vuelta a mi ciudad a pesar de lo tarde que era, la llamé por teléfono y me dijo que estaba allí, llevaba todo ese rato esperando... pero en la puerta de la calle.
Empezábamos bien.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Subimos a su coche y me condujo al piso para dejar la pequeña mochila que llevé. En un principio me pareció bastante tímida, en el messenger escribía párrafos enormes con una incontinencia salvaje... pero en persona apenas hablaba.

En su casa me ofreció un chupito de crema de orujo gallego que estaba delicioso, pero ella no me acompañó en el brindis, se limitó a sentarse en la silla de enfrente a ver como me lo tomaba, en silencio...


A mis preguntas ella contestaba con monosílabos, de vez en cuando se reía y soltaba coletillas típicamente gallegas, pero guardaba las distancias y me observaba estudiándome de arriba a abajo con el mismo gesto neutro que adoptan las vacas en el prado cuando ven pasar al tren.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Por más que yo me esforzaba, la conversación no era nada fluida... ella propuso salir a la zona de bares y acepté al instante, cualquier cosa con tal de virar el rumbo soporífero que estaba tomando la noche, tan prometedora apenas unas pocas horas antes.

Pillamos el autobús urbano y ella se sentó a mi lado en silencio, mirando al frente... durante el trayecto me sentí como John Lennon acompañado por la inquietante y silenciosa presencia de Yoko Ono.

De repente subieron al bus un grupo de estudiantes erasmus de diversas nacionalidades, montando jaleo y pasándose la garrafa de calimocho... uno de ellos (holandés) me saludó con gracia (quizás vio mi aspecto y pensó que yo era uno de ellos) y me pasó el recipiente para echar un trago.


Aparte de beber estuve hablando con ellos en inglés un rato preguntandoles qué tal se presentaba la noche y qué sitios eran los mejores para ir a tomar algo luego.

Cuando se bajaron en una parada anterior a la nuestra, juro solemnemente que consideré la posibilidad de irme con ellos y dejar a mi silenciosa amiga allí plantada... pero en el fondo confié en que el vuelo podría remontarse (y mis pertenencias estaban en su piso) así que me quedé.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Yo había salido un par de veces antes por aquella ciudad, así que ante su falta de decisión e iniciativa la llevé a un bar que me gustaba bastante y no sé, poco a poco se iba soltando... me habló de su exnovio, que lo habían dejado porque vivían en distintas ciudades y el desgaste había sido insoportable... que ella llevaba una vida muy solitaria y que a veces cuando regresaba a Vigo sus amigos la reñían porque se tiraba meses sin llamar a nadie ni dar señales de vida... "es que yo para eso soy muy impresentable, ¿no sabes?", dijo, con marcado acento gallego.

Después ella me llevó a una oscura cafetería donde supuestamente acudieron muchos escritores e intelectuales durante la postguerra, un lugar sin música iluminado por velas sobre las mesas.

En medio de una charla intrascendente miré el reloj y comprobé que llevaba ya casi cuatro horas en esa ciudad y la cosa no avanzaba en absoluto... sin venir a cuento me acerqué y la besé en la boca.
Ella no se apartó así que repetí y para mi sorpresa abrió la boca siguiéndome el juego... damas y caballeros, ¡han cantado bingo!

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

En aquel bar uno se quedaba dormido así que decidimos volver al piso. Fuimos paseando y de vez en cuando yo detenía la marcha para arrinconarla en algún callejón, volver a la carga...

Cuando llegamos al piso me senté en el sofá y la agarré para que se me pusiera encima, tras besarnos levanté su jersey, desabroché el sujetador y hundí mi cabeza entre sus tetas antes de saborearlas... fuimos a la cama y para mi sorpresa antes de entrar ella se puso un áspero esquijama y los calcetines más gordos que he visto en mi vida.


Una vez dentro del catre retomé el magreo pero cuando mi mano llegó a su entrepierna ella me detuvo, "no quiero follar, es que no sé, no me apetece... ¿no sabes?", dijo.
Señoras y señores, ¡el bingo no es correcto!

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

No dormí nada bien aquella noche, el cuarto era minúsculo (claustrofóbico) y frente al camastro había un armario con espejo que en vez de reflejar escenas sexuales se cachondeaba de mí proyectando la incuestionable crudeza de mi fracasada expedición.

La mañana siguiente decidí quemar mis naves y volver a intentarlo antes de levantarnos, pero nada... seguía "sin apetecerle".

Me di una ducha (sólo), almorzamos en un centro comercial cercano a la estación, compré por 4'95€ el "Who are you" de The Who en una tienda de cierta célebre cadena... y para mi sorpresa, cuando luego nos despedíamos en la estación de autobuses ella me abrazó con fuerza y me besó apasionadamente.


El bus arrancó, metí el CD en el discman, pulsé el "play", cerré los ojos recreándome en las preciosas tetas gallegas que dejaba atrás... y en el rizado vello de la entrepierna que apenas pude palpar por encima y se quedó sin catar.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Durante la semana siguiente seguimos hablando por el messenger, me dijo que yo le había gustado, que podríamos volver a quedar en el inminente puente de diciembre... pero antes de la fecha en cuestión, de repente (de un día para otro), desapareció de internet, dejó de atender al teléfono y nunca más se supo.

No pude evitar recordar la frase que me dijo aquella noche por la calle, cuando se definió como "muy impresentable" en el trato de sus relaciones.
Ya podría haberlo dicho la víspera de mi viaje, justo antes de ponerme la cabeza como un bombo con la oferta de una minúscula (y a la postre gélida) cama.


36 comentarios:

Aliena dijo...

Y digo yo, ¿que a la chica no le apeteciera follar en esa primera cita, es tan terrible?

A veces, vuestras expectativas y las nuestras son tan distintas...(¿no te había dicho ella claramente que compartiríais la cama porque érais adultos y sabríais comportaros? estaba claro que desde el principio tenía claro que no iba a haber sexo, ¿por qué tú mantenías esa expectativa? en serio, en ocasiones, os gusta haceros los "sordos" :P)

Lo raro y feo es que desapareciera sin más. Muy mala educación, eso sí.

Besos Riffic! (con todo el cariño)

Princesa Negra dijo...

Jajajaja!!!!!!! A veces si, a veces no....... Tópico gallego!!!!! la pena es que fuera tan calladita, ya que en el caso de llegar a más, los tiempos de descanso hubierán sido muy aburridos.....Pero fiel a tu espirítu....... del revolcón no se libro!!!!!

Mr. Rific dijo...

ALIENA: Claro que no es terrible, pero en la semana previa a la cita ella dio a entender claramente que acabaríamos liándonos... de hecho así sucedió.
Deslicé indirectas sexuales y ella las recibió de buen grado... sin embargo luego en su casa no se llevaron a cabo.
Por supuesto que respeto que una chica cambie de opinión en el último momento (está en su perfecto derecho, faltaría más), pero joder... cuando te invitan a compartir la cama y acabas de comerle las tetas pues lo lógico es que luego pase justo lo que no pasó... ¿tan mal crees que capté las señales? :P

PRINCESA NEGRA: Ni este blog ni su autor son infalibles, pero oye, lo importante siempre será participar ;)

Eliza Day dijo...

Perdón, todo tu relato ha sido eclipsado con lo del discman xD
Va no, yo qué sé... ésto me recuerda a algo que le hicieron a un amigo mío... el relato no tuvo precio y llego a lo mismo que tú nada más. Vamos, porque la muchacha no es gallega,porque pensaría que son familia y va en los genes, porque hasta lo del pelo rizado coincide, oiga xD
Qué putada, I feel your pain, bro.
Tan holandés pareces? xDDD

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Es que cuando esto sucedió yo aún no tenía el MP4 y viajaba acompañado de mi discman Phillips :P
Bueno, yo me lo tomo todo con sentido del humor así que tampoco supuso ningún drama, a pesar de todo me lo pasé mejor con esa experiencia que si me hubiera quedado en mi ciudad... salir, beber, el rollo de siempre :)

(No es que parezca 100% holandés pero desde luego físicamente podría haberme mezclado en aquel grupo de guiris sin ser fácilmente desenmascarado)

CBC dijo...

Una pena que siga pululando por la calle el cliché ese de "si follas en la misma noche, eres una zorra".

A ver si se dejan de tonterias, que a veces las que parecen que tienen como tabú el sexo son ellas.


La historia, como siempre, divertida. Un +1 a la canción de The Who.

Aquello noerayo dijo...

Que tire la primera piedra el que no haya pagado ese esperanzador billete de autobus y se vuelva como el perro del hortelano.

Una fanta y unas palmaditas.

Mr. Rific dijo...

CBC: La pena es que alguien no lo haga no porque prefiera hacerlo así (que sería respetable) sino por hacer caso al cliché que mencionas.
La canción de The Who es genial, pero esta actuación en concreto es sublime... Townsend no puede estar más salvaje y Entwistle hipnotiza con su bajo :)

AQUELLO NOERAYO: Bueno, yo tuve regresos peores en otros viajes... aquí la decepción existió (no lo niego) pero la excursión no fue del todo en balde.

Tyler Durden dijo...

Nunca te fíes de las gallegas...

Mr. Rific dijo...

TYLER DURDEN: Que yo recuerde he tenido relaciones con más de una gallega pero sólo la prota de esta entrada se adapta al clásico (e injusto) estereotipo de habitante de esa región que no se sabe si está subiendo o bajando en la escalera :)

Dicho esto confieso mi debilidad por las chicas de esa zona y por supuesto que tomo buena nota de tu consejo.

Aliena dijo...

Rific, tal vez fuera lo "lógico" pero no siempre ha de ser así. Como tú dices, pudo cambiar de opinión... no me resulta tan extraño, la verdad.

Mr. Rific dijo...

ALIENA: Insisto en que eso de que no sea tan extraño...

A mi hace poco un amigo me dijo que un colega suyo tenía entrada para ver un conciertazo al que yo quería ir (llevaban agotadas meses) y que según le había contado me la vendía por el mismo precio que le costó, pq al final no iría, etc...
Una semana después me llamó mi amigo disculpándose pq su colega había decidido dar marcha atrás e ir al concierto, así que me quedé sin entrada.
¿Su cambio de opinión es respetable? Por supuesto.
¿Que jode? Pues también :)

Marla Singer dijo...

Secundo lo de no fiarse de las gallegas. Lo secundo mucho.

Mr. Rific dijo...

MARLA SINGER: Y en el supuesto caso de que acabara fiándome... ¿qué sería lo peor que pudiera pasarme?

Ampersand dijo...

Yo entiendo la decepción de Rific. Y no es (sólo) solidaridad masculina. La decepción no es porque no pasara nada, sino porque pasó, pero muy poco, que no es lo mismo ¿Me equivoco?

Mr. Rific dijo...

AMPERSAND: No vas desencaminado, una vez que pruebas sangre siempre quieres más... y que de repente aparezca una señal de STOP en la autopista cuando vas a doscientos, pues provoca accidentes :)

A. Sandler dijo...

Tongo! Tongo! Qué injusta es la vida pero chapeau por tu valentía!!

Mr. Rific dijo...

A. SANDLER: Como dicen los yanquis: "No guts no glory!"

Bienvenido al blog, espero que aceptes la tradicional Fanta de recibimiento ;)

Celia dijo...

Dejando aun lado que tenía el derecho a cambiar de opinion , no me extraña que te dejara sorprendido su cambio de actitud.
No debería juzgarla sin conocerla, pero por lo que cuentas me parece una chica curiosa como poco.
Porque por un lado es tímida como para no hablar pero no para invitar a un casi desconocido a dormir en su cama o dejarse comer los pechos tan ricamente. Osea que por timidez o por que no le gustaras no parece que fuera, pero esta claro que por lo que sea cambio de opinión y no se dejo llevar por las promesas en el chat ni porque te hiciera ir hasta allí. Me parece bien ,aunque a ti te puteara porque es señal de mucha personalidad, eso si era un poco impresentable con lo desaparecer sin motivo.

Besos

Mr. Rific dijo...

CELIA: Esa chica era la típica persona con la que entras en un bar y cuando el camarero pregunta "qué queréis tomar" se queda callada y varios segundos después te mira diciendo: "no sé..."
Con sus tetas en mi boca tenía la misma expresión.
No hay que darle tantas vueltas, dijo que "no" del mismo modo que pudo haber dicho "sí" :)

S. dijo...

Vaya... Sí, será respetable, pero no me jodas, no calientes la comida si no te la vas a comer, ¿entiendes?
Por messenger te desinhibes con mucha facilidad, pero a la hora de la verdad, ya es otro cantar. Esa mujer es de las que hablan mucho y luego te dejan a dos velas. Ay... ¡Paciencia!

Un beso grande, me encanta leer(te) ;)

Mr. Rific dijo...

S.: Será eso, un clásico caso de conflicto de personalidades "msn Vs vida real"... y yo me quedé con la peor parte.

Gracias por tu amable comentario, el bar está al fondo a la derecha... allí puedes pillar una Fanta cortesía de la casa :)

CBC dijo...

Por una cosa u otra, he acabado conociendo a dos chicas con 27 añazos que nunca nunca... porque "esperaban a su principe azul". Está mal enfocada esa realidad porque los cuentos de disney no existen y por ese tipo de mentalidad se pierden experiencias únicas (como la que has relatado)

PD1: yo también estuve tonteando con una chica gallega que acabó pasando de mi (y cuando yo pasaba de ella, entonces venia... historia larga), quizas sea eso cierto que dicen en los comentarios de no fiarse de las gallegas.

PD2: no tengo tanto conocimiento de los componentes de The Who, pero me gustan sus canciones.

PD3: me habia "suscrito" a los siguientes comentarios a los mios y hoy me he visto con un porron de emails. A partir de ahora esperaré un poco para suscribirme (es que es mucha tela)

panterablanca dijo...

La donna e movile, jajajajaja!!! Veo que sigues con tus divertidas historias (por lo menos para quien las lee :-))
He vueltooooo ;-)
Besos.

Mr. Rific dijo...

CBC: Ciertas comedias románticas de Hollywood tb han hecho su daño, no creas... y aquellos que no nos adaptamos a ciertos cánones lo tenemos crudo.
En esos casos tanto ellas como nosotros no podremos jamás evitar sentirnos estafados, de alguna manera.
PD1: Yo la única gallega con la que me "decepcioné" del resultado fue con esta, las otras que he conocido sin problema.
PD2: Fijate en ellos en el vídeo y verás lo que es el rock en estado puro :)
PD3: Gracias por estar pendiente, aquí nunca se sabe cuando un tema va a suscitar mayor o menos interés así que igual en futuras entradas tu "suscripción" da menos guerra ;)

Mr. Rific dijo...

PANTERABLANCA: ¡Siempre es un placer ver por aquí a una de las primeras comentaristas en los inicios del blogafantas! :D
Brindo por la ocasión y confío en que encuentres el patio más o menos igual que lo dejaste. Welcome back!

Kaoki dijo...

Lo que me ha parecido más gracioso (se nota que no me paso a mi, eh?) ha sido ese "dijo no igual que podía haber dicho si". Vamos, que a la galleguiña esa lo mismo le daba follar que rezar un rosario (misterios gozosos, espero) contigo?

Es lo malo que tiene ese tipo de comunicación virtual, que una misma frase puede partir con una intención y ser recibida con otra totalmente diferente, porque somos cada uno, en su casa, el que le da el tono que queremos, y muchas veces no coincide, al menos hasta que es grande el grado de conocimiento sobre nuestro interlocutor.

Que le ponías, of course que yes, que tenía motivos para no follar, of course de nuevo, que era rara, rara, rara, pues también.... no sabes?

Jajaja... lo mismo estaba con la regla y se quedó con más ganas que tú de proceder a una buena y gozosa cópula, pero dado su exagerado nivel de comunicación (pongo ya en modo off mi ironía) se la perdió. Digo, por aquello de intentar justificar la situación, je....

(dicho sea con el debido respeto a las mujeres gallegas)

Muxu bat

Mr. Rific dijo...

KAOKI: Con lo de que "dijo no igual que podía haber dicho sí" me refiero a que la (in)expresión de su rostro antes de la respuesta era tan neutra que cualquier opción era de esperar...
Y sí, muchas veces el trailer virtual no hace justicia al verdadero film que luego nos encontramos en pantalla :D

Ah, y no hubo regla de por medio, simple inapetencia o huelga "a la japonesa" (pero con delicioso acento gallego) :P

Anónimo dijo...

o soy de la opinión que si el chico te gusta y no es de tu ciudad.
Via libre

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Yo, en esos casos, también soy partidario de la apertura de fronteras :)

Marla Singer dijo...

Solo te digo tres palabras: MATANZA DEL CERDO.

Un saludillooo~

Mr. Rific dijo...

MARLA SINGER: Acabaremos en peligro de extinción, los cerdos y/o yo...

Anónimo dijo...

Mr. Rific...

Es usted todo un partidazo: escucha buena música, se identifica como ratón de biblioteca y habla inglés con los erasmus. Esta es la verdadera moraleja que hay que sacar de esta historia.

Fdo. La chica a la que invitaron a ver la peli del Rey León

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Sin duda exagera usted, ninguna de esas tres circunstancias convierten a un hombre en un partidazo, aún así agradezco que haya chicas como usted que den importancia a tales cuestiones ;)

P.D: Gracias por la aclaración en la firma (sí me acuerdo de usted), sirve para diferenciarla del resto de anónimos que habitualmente dejan opiniones en este blog.

La Maripili dijo...

Me parece muy mal! si vas, vas, y sino...la puta al río. Jejeje
Sí es verdad que una cosa es lo que te imaginas en tus noches de soledad frente al ordenador, y tus sensaciones cuando vives la realidad pura y dura pero...dejar que le comieras la boca para luego echarse atrás, no me parece bien.

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Si solo fuera la boca... en fin, como bien dices "a otra cosa mariposa" (variante fina del refrán fluvial que has usado)
¡La publicidad engañosa en ese tipo de encuentros está a la orden del día! :D