miércoles, 24 de noviembre de 2010

Forzar la Máquina

Nunca me han entusiasmado los tiovivos, las norias, carruseles, ferias o similares; así que cuando en uno de los viajes escolares nos llevaron al Parque de Atracciones de Madrid, mi alegría fue... relativa.
No es que yo sea miedoso, pero lo más salvaje en que me había montado hasta la fecha era el tren de la bruja.

El caso es que durante la excursión conseguí arrimarme a la niña que por entonces me gustaba, resultando (la muy bicho) ser una criatura de lo más temerario.
Por no separarme de ella acabé montándome en el Cóndor, el Enterprise, La Nube, y demás cacharritos (no recuerdo sus alegóricos nombres) todos ellos consagrados a ponerme en órbita... y las vísceras del revés.

En un momento de despiste en el que fui en busca de dos granizados, a mi vuelta la descubrí hablando con Álvaro, uno de los (para ellas siempre seductores) repetidores...
"¡vamos a la montaña rusa Rific!", me dijo ella, yo protesté: "Yo ahí no me monto ni loco, eso ya es demasiado para mi..."


Jamás olvidaré su reacción: después de sorber ruidosamente los restos del granizado levantó la vista y con un gesto hasta la fecha desconocido para mí, dijo: "pues si tú no vienes me subo con Álvaro".
Me acojoné, ¿qué podía hacer? Tenía trece años...
"No no, claro que subo contigo", dije, extrañamente ansioso... y volví a ver en su sonrisa victoriosa aquello tan nuevo para mi: el gesto de una auténtica zorra.

El mal rato que pasé en aquella montaña rusa fue indescriptible. En cuanto puse el pie en el suelo tras finalizar el paseo, creo que me "desenamoré".

Desde entonces he ido a alguna que otra feria, pero a parques de atracciones... jamás.


27 comentarios:

Raúl dijo...

Coño, a mi me pasó algo muy parecido, por no decir exactamente el mismo. Quitando a Álvaro de la ecuación, en mi caso simplemente se enfadó y empezó a insultarme a gritos. Otra diferencia: no era la montaña rusa ni un parque de atracciones, eran las barracas de la feria, menos vertiginosas, pero yo me acojono con el tren de la bruja, tengo vértigo y odio las putas atracciones. Y tenía algunos años más, y ella también, claro.

PD: Qué rabia me ha dado leer tu entrada, maldita zorra ¡¡gñrbkjjbgbtrtrby!! (me refiero a la tuya, con perdón. A la mía también)

Vir dijo...

Odiooo las atracciones de la feria, me parecen una chorrada y una pérdida de tiempo y de dinero, lo más que he montado fue en la montaña rusa de Eurodisney y porque estaba camuflada como si fueran las montañas que recorría Indiana Jones, si encima veo todos los hierros ni loca, de verdad que no sé dónde está la diversión, a lo mejor la gente hiperactiva suelta adrenalina ?¿ un besote :**

Raúl dijo...

Yo entiendo a los amantes de las atracciones, entiendo dónde está la diversión, puedo empatizar con ello, mi problema es que soy un cagueta, el acojone a la aceleración, el vértigo, sentir que no controlas la situación, que te llevan. De peque me pasaba hasta con algunos toboganes, los altos ¡! Pero a la vez me gustaría no tener ese fuerte acojone porque intuyo lo divertido que es todo eso. Cawen... Pero bueno, ya nos hemos salido del tema del post. Una zorra... ¡gñwqulbtgbi! Antes no pude escuchar la canción, debí llegar justo cuando publicaste sólo el texto, ahora la escucho.

Mr. Rific dijo...

RAÚL 1: Jeje, ¡qué pesadilla la tuya también! Sólo faltaba el payaso de "IT" pululando por las barracas para convertir aquella feria en un infierno...

VIR: Yo no creo que las atracciones sean una bobada, tan sólo que a mi no me gustan ni divierten; de hecho contemplando alguna de ellas pienso que ya me gustaría tener los coj**** de subirme y pasarlo bien en ellas...

RAÚL 2: Eso es, eso de sentirse como un calcetín dentro de una lavadora hay gente que lo adora pero a mi me descompone.
Años después salí también con otra que se tiró en un paracaídas y lo grabó en video, etc... otra golfilla por cierto. ¡Qué mala racha aquella!

P.D: Como curiosidad del video que ilustra la entrada, recomendaros cierta coreografía electrizante, en su segundo minuto ;)

neko dijo...

jajajaja bueno, pues creo que aqui tenéis presente a una de esas zorrillas!!! recuerdo un día que chinché a una amiga para montar en el saltamontes y en mitad de la atracción se puso a gritarme que era una hija de puta, que me odiaba y miles de lindezas mas hasta que pararon la atracción. A mi favor decir que nunca he hecho lo mismo con un tio... bueno mi primico pequeño cuenta? aunque al final al chaval le encantó!

Desde luego si no os gustan las atracciones os ahorrais mas pasta y tiempo del que creéis. Yo por ahora no he encontrado nada que me haya dado suficiente miedo como para no subir.

elenaazcarate dijo...

Si es que somos malas desde pequeñitas, jeje. Si la hubieras vomitado encima, que tampoco hubiera sido de extrañar, seguro que seguiría acordándose de ti.

Nuda Veritas dijo...

Me pasó lo mismo que a Vir. Acabé metida en la puta Space Mountain, es en la única "atracción" que he montado, y espero que sea así por los siglos de los siglos. Tengo que decir que estando dentro sí q me di cuenta de donde me estaba metiendo, pero descubrí una cosa muy importante...que tengo más orgullo que miedo.

Eso sí, nada más bajar me senté en el suelo ya que las piernas no me sujetaban.

Ahora si me veo en algún sarao de esos soy la que se queda abajo con las mochilas.

Una pregun: qué haces invitando a granizados....? Viva la Fanta!

Mr. Rific dijo...

NEKO: ¡Y eso que el Saltamontes no tiene pinta de ser una atracción especialmente salvaje!
Nos chinchan y acabamos picando... yo recuerdo que pensé que no aquello no duraba tanto como para sufrir en exceso, pero una vez subido descubrí que no sólo se detenía mi ritmo cardíaco, también lo hacía el tiempo.

ELENAZCARATE: Recuerdo que un niño de mi clase sí vomitó, quizás otro pequeño incauto enamorado...

NUDA: Ains, otra víctima más de la ilusión óptica de ciertas diversiones mal entendidas...
Y sobre lo del granizado pues oye, que yo aún estaba muy verde... empezando como quien dice :D

Susan Vance dijo...

Entre babas, si consigo encontrarte te digo: ¡Bah!
Yo nunca usé para ligar un parque de atracciones, ni lo han usado conmigo... creo (hasta el momento no me suelo dar cuenta de esas cosas), pero aun así me parece mal que llames zorra a una chiquilla, jajaja ¿Puedo llamarte gallina yo? Por eso de quedar entre animales =P.
Y ahora, pongámonos en la piel de chavalita, ¿Y si le gustabas realmente y a ella también le daba miedo y quería pasarlo contigo? Tú ya le habías dicho que no, así que ella recurrió a lo único que le quedaba, que reclamaras ser el Alfa de la manada y estuvieras con ella.
Su sonrisa pudo ser porque así estaría contigo mas tiempo y no por ser una zorra. ¿No te parece?

Por cierto, a las chicas que leen este blog, creo que antes de despellejar a todas las tías con las que sale (o lo intenta) Rific, deberíais ser mas solidarias con el género femenino. Es normal que el opine así, puesto que tiene una razón anterior para con el género femenino, pero ¿Y nosotras? ¿No podemos entender la razón por la cual otras chicas hacen las cosas? Nah, es mejor criticar.

En fin, un abrazo Sr. Rific.

Raúl dijo...

No es meterme donde... qué narices, sí es por meterme, pero el sr. Rific es un bloguero bastante respetuoso con el género femenino, de hecho este blog es un altar del género femenino. La historia que ha contado es suya y nada más que suya, él sabrá mejor que nadie cómo era esa chavala. 'Zorra' es una palabra nada más, al igual que 'cabrón' es otra. Hay cabrones y cabronas, o mejor dicho gente que se comporta como tal, siempre o a veces. Y a veces hay que llamar a las cosas por su nombre. El comportamiento de esa chavala es de zorra zorra zorra. Rific la ha llamado así poniéndose en su propio pellejo cuando era pequeño, no ha llamado zorra a una niña siendo él un adulto, sino que ha recordado esa historia y la ha contado desde la edad que tenía. Por otro lado, no veo mal en que la llamase desde la edad que... (¿qué coño estoy diciendo?) ya me he liado XD

Sin más, eliminemos la palabra 'zorra' si no gusta. Entonces esa niña era una víbora, una serpiente, porque manipuló a sabiendas de su poder, egoístamente, y no se paró a pensar en el otro. Yo he conocido a alguien así o peor, hay gente para todo en este mundo, tíos, tías... qué más da. No caigamos en el feminismo del malo.

jordim dijo...

Las atracciones están sobrevaloradas..

Mr. Rific dijo...

SUSAN VANCE: Gracias por ponerse la toga y ejercer de abogada defensora (¿del diablo?) de la prota de esta entrada...
(sabía que tarde o temprano este día llegaría, snif)
Con la venia del tribunal me gustaría alegar que si bien aquella niña también quiso estar conmigo todo aquel día, en ningún momento consideró la posibilidad de dejar de torturarme con atracciones no aptas para niños cardíacos... violencia de género infantil fue aquello, un claro caso de discriminación a la inversa.
No siento rubor al declararme aquí, públicamente, "miedica" ante ciertos cacharritos de feria... pero no retiraré el calificativo de zorrángana para referirme a aquella que (usando malas artes) trató de corromper mi puro corazón, para finalmente tener que conformarse con destrozar mi estómago.

Una lástima que no hayan usado un parque de estos o feria para seducirla. Si usted diera con la cura para el trauma que me domina, me ofrecería a echar una partida con usted a los camellos :D

(Ganaría para usted un leopardo bien grande de peluche y lo llamaría "Baby")

RAÚL: ¡Muchas gracias por el alegato!
Aquellos que hemos padecido el MFF ("maltrato feriante femenino") debemos permanecer unidos, jeje

JORDIM: Es posible... yo creo que en el futuro me voy a limitar a la ingesta masiva de algodón de azúcar :)

Viva dijo...

JAJAJA, al igual que comenté en la otra entrada, repito y creo que vaya cosas hacemos por "amor" (o quién sabe qué).
Y no, el camino de Oz se hace cuando menos se espera ;)

panterablanca dijo...

Jajajajajaja!!!, ya veo que te gusta vivir peligrosamente, eh?? ;-P
Besos felinos.

Mr. Rific dijo...

VIVA: Zapatos rojos sobre un fondo de baldosas amarillas... ¡queda de lo más cañí! :P

PANTERA: No te creas, es algo que hice con 13 años y desde entonces permanezco retirado de las atracciones extremas... actualmente, probar la ensaladilla rusa de ciertos bares es la única actividad de riesgo que practico :D

Susan Vance dijo...

Rific tengo que decirte que si diera con la cura no se hasta que punto la haría pública... porque sonaba mas a cita que a terapia y creo que acabaría despellejada. Además llamar Baby a un leopardo... siempre tendría en mente a la niña fea de Dirty Dancing. En cuanto a lo del "maltrato" si a ella le gustaba quería estar contigo, es fácil :D.

A Raúl, decirle que como yo demostré se puede interpretar de otra forma, todo sea que prefiramos justificar el miedo interno en vez de afrontar las cosas, ya sean atracciones ya sean acciones. Que tu apoyes la descalificación es cosa tuya, puesto que esto va de opinar, pero permiteme que te diga que PARA MI no es ninguna zorra, ni calificativos varios que se ha llevado por tu parte. Recordemos que aunque Rific lo escriba recordando sus 15, no son los nuestros y puesto que "somos adultos" deberíamos comentarlo como tal. No sé hasta que punto es sano que tengas ese "rencor" acumulado, como para decir de una chavala de 15 años que ni conoces que manipula a sabiendas de su poder, lo siento pero me entra la risa y me imagino a un X-men.
Tanto las mujeres como los hombres tenemos tecnicas persuasivas, pero de ahí a ser unas zorras, por querer pasar tiempo con alguien que nos gusta... va un trecho.
Y no, no es feminismo del malo ni del bueno, pero bueno ya me explicaras donde está quien juzga que tipo de feminismo es.

Mr. Rific dijo...

SUSAN VANCE: Vaya, no lo había visto así, pero a lo mejor tienes razón... durante toda aquella jornada debí haber insistido más que aquellas cuarenta veces (que pude contar, a ojo) en que me daban miedo las atracciones "peligrosas", quizás me expresé de manera deficiente pues no me entendió...
...y aquella sonrisa retorcida cada vez que se salía con la suya (a pesar de saber el esfuerzo tremendo que yo hacía) puede que simplemente fuera un tick facial producto de la sobredósis de granizados...
...y obviamente que prefiriera estar conmigo (¿porque jamás le dije "no"?) viene a demostrar lo poco de que disponía a la hora de elegir entre las filas proto-masculinas de aquel 8ºB de la extinta Educación General Básica... pobrecita, qué mal debió pasarlo a mi lado.

Por todo ello me rasgo las vestiduras, alzo el puño al cielo sobre un fondo crepuscular, y a Dios pongo por testigo que jamás llamaré "baby" a nuestro leopardo... "Rific Junior" me parece mucho más apropiado :D

Susan Vance dijo...

Hoy soñé contigo como Mr. Rific, jaja es curioso. Luego te cuento.
Buenos días.

Mr. Rific dijo...

SUSAN VANCE: Espero (sinceramente) que este blog no produzca pesadillas :D
¡Feliz sábado!

Dani dijo...

Que capacidad tienen a veces para subirnos a la montaña rusa, ¿verdad? Sustituye montaña rusa por ir de compras, caprichos varios, etc y tendrás a todo un subgrupo de féminas ligeramente zorrunas xD

Dani dijo...

Si, mi comentario es super-tópico xd

Mr. Rific dijo...

DANI: Una montaña rusa no es el sitio más extraño en el que he acabado tras sufrir la seductora influencia/manipulación de una chica... aunque claro, siempre pude haber dicho que no, en fin, habrá que conformarme con el (tardío) arrepentimiento

neko dijo...

Generando debate y todo!!
Llama malota a la zorra y todo arreglado :P

Yo creo que las tías somos malas por naturaleza, físicamente no tenemos el poder, pero si poseemos el psicológico, las cosas tienen que estar compensadas

Mr. Rific dijo...

NEKO: La psicología muchas veces es más potente que la fuerza bruta... pero el caso es que en disputas hombre/mujer rara vez se compite en igualdad de condiciones
La cosa va por barrios.

neko dijo...

La brutalidad psicológica puede abrir brechas mucho mas profundas que las físicas la mayoría de veces.
En un sistema de autoprotección. Por lo general somos físicamente mas débiles y una sociedad tan machista no ha ayudado a que exista un equilibrio saludable, por lo que hay que saber utilizar las armas que se tienen al alcance de tu mano. Y no defiendo ese tipo de agresión, pero comprendo su origen.

Princesa Negra dijo...

Que estreno ¿era tu primer ligue, no? , es de esperar que hayas aprendido que nadie se merece hacer lo que no te gusta y si es montar en según qué atracciones menos.

Hay que reconocer que tuviste suerte, imagina que fuera hoy en día te llevaran a Port Aventura y te retaran a subir en el Dragón Kan.

Mr. Rific dijo...

NEKO: Mmm, machismo aparte... ¡qué mala baba tenía la niña aquella! Sabía de sobra que aquello me superaba y me apretó hasta el límite.
No sé si sería su primer éxito en ese terreno, desde luego fue mi primer fracaso.

PRINCESA NEGRA: Creo que no fue mi primer ligue, pero sí la primera que me "gustó" de veras, la primera de la lista...
Y sí, aquella montañita rusa que entonces parecía una burrada ahora se habrá quedado de lo más ridícula y obsoleta... de hecho incluso viéndola ahora a lo mejor me atrevería a subir!!! :P