jueves, 26 de febrero de 2015

"ALICIAS" (Vs El Hombre Invisible)

Hace ya casi cuatro años que conozco a Alicia, pero solo hemos estado juntos tres veces contadas. El verano pasado estuvimos hablando bastante acerca de la posibilidad de quedar, cuando alguno de los dos dispusiese de un lugar donde hacerlo, etc... pero la estación terminó sin que lo llevásemos a cabo.

Nada raro, no es el primer plan de ese tipo que se viene abajo, sin embargo lo que sí me sorprendió fue su repentina "desaparición" (y consiguiente silencio) poco antes de Navidades: mis mensajes y llamadas no recibían respuesta y (creo) pasé a estar bloqueado en los clásicos soportes de mensajería instantánea.

Nada raro tampoco, no es la primera chica que me hace algo así sin un motivo aparente.
No puedo decir que el caso particular de Alicia me tenga especialmente contrariado pero siempre queda ese poso de curiosidad, esas ganas de saber el motivo concreto para (quizás) poder seguir insistiendo (o no) más adelante sin resultar demasiado coñazo.

El caso es que el viernes pasado a eso de las 18:50 caminaba yo por las calles de mi gélida ciudad, embozado con una braga térmica negra y tocado con un gorro de lana a juego; empezó a llover y abrí el paraguas... fue entonces cuando vi delante de mi a una niña pequeña que me resultaba familiar: ¡la hija de Alicia!
En cuanto me dejó atrás detuve mi marcha y me giré: a su lado iba Alicia haciendo gestos a la cría, aparentemente regañándola...


Imposible que me reconociera con el rostro camuflado y escudado bajo el paraguas.
Pensé en llamarla en voz alta, en alcanzarla y saludarla; quizás me contase que ahora sale con alguien, que se ha cambiado de móvil, que no quiere volver a verme mientras viva porque soy tal o cual cosa... pero observé a la niña a su lado y decidí no hacer nada.

Ya me contestará algún día si quiere, de momento me conformo con saber que sigue viva, volveré a la carga en cuanto comience la primavera...

-    -    -    -    -    -    -    -

Esa misma noche de viernes he quedado para ir a cenar con una chica a un restaurante nuevo americano que han abierto en mi ciudad.
Entramos a las 21:45, el encargado nos conduce al fondo de la sala (estilo Pulp Fiction) y al final del pasillo nos da a elegir entre el rincón de la izquierda o el de la derecha... a primera vista me decanto por el de la izquierda, ya voy a señalárselo al camarero cuando de repente descubro que en la mesa de al lado está Alicia con una amiga.
No la Alicia que me crucé tres horas antes en la calle... ¡otra!

"Alicia Número Dos" es otra chica que conozco desde hace un par de años pero que apenas nos hemos visto cuatro veces contadas... para mi "suerte" la última vez fue el domingo pasado que quedamos a tomar un café y al final de la velada nos estuvimos enrollando en un portal cercano a su casa.

Juraría que Alicia levanta la cabeza y deja de mirar a su amiga, apostaría que me ha visto de lleno mientras digo al camarero (atropelladamente) que no, que mejor la otra esquina... casi siento su mirada clavarse en mi espalda cuando nos dan una mesa que queda bastante a la vista de la suya.

Por un momento considero la posibilidad de levantarme y saludar, a veces dar el primer paso es la mejor manera de evitar conflictos... al final la pasividad triunfa, me siento y aguanto el tipo cruzando los dedos para que nada desagradable suceda.

Durante la cena no consigo relajarme pero mantengo la compostura y llevo la conversación hacia terrenos superficiales que no requieran demasiada concentración, pues la vista (y la cabeza) se me va de vez en cuando (todo lo discretamente que soy capaz) hacia la mesa de Alicia.


La veo hablar con su amiga, gesticula con las manos pero lo hace de un modo amistoso... no creo que esté diciendo "mira al hijolagranputa, se lía conmigo y apenas cinco días después sale con otra, ¿crees que si doy a la camarera veinte euros me dejará escupir en su plato?".

¿Será posible que no me haya visto? No puedo estar más expuesto, Alicia no tiene más que apartar la vista del plato o de su amiga y allí me encontrará.

Terminamos los entrantes en calma, sin interrupciones, me rellenan el vaso con más refresco, nada más llegar el plato principal giro de nuevo la cabeza y descubro (con gran alivio) que Alicia y su amiga se han ido.
La hamburguesa me sabe a gloria.

-    -    -    -    -    -    -    -

Dos días después escribo a ambas Alicias. La primera sigue sin contestar... con la segunda mantengo una amena conversación que me deja claro que no me ha cazado en el restaurante, de hecho me propone quedar el próximo domingo para pasar toda la tarde juntos, que el otro día aquel café "le supo a poco".

Bendita miopía... ¿o se trata de algo más?
La mayor parte de mi vida he sido una especie de ente invisible para las chicas (jamás nadie me ha regalado nada en ese terreno) y siempre he considerado dicha circunstancia como una franca desventaja a la hora de ligar. Dicho esto, sin embargo... debo reconocer que a veces tiene su lado bueno.


21 comentarios:

Telma dijo...

Yo creo que sí te vio...

Mr. Rific dijo...

TELMA: No te creas que no lo he pensado, la próxima vez que la vea (por si acaso) adoptaré las debidas precauciones...

Coccinellidae. dijo...

No has pensado que quizá no le importe que salgas con otras porque ella también sale con otros?
Lo digo porque me ha pasado y jamás se me ocurrió enfadarme o montar un pollo, ni me lo montaron a mi.
Quizá sea una chica normal, por una vez...oye mira a ver, lo mismo merece la pena XD.

Mr. Rific dijo...

COCCINELLIDAE.: Me gustaría pensar que es así como dices, sería algo estupendo para variar... pero en este par de años que la conozco ya me he cruzado otras veces con ella por la calle (incluso de frente) y la chica va bastante empanada.
Ya sé que eso no prueba nada pero su despiste es notorio, así que casi me inclino por la teoría del NO :)

P.D: No merece demasiado la pena, pero de eso ya hablaré en una futura entrada.

Me, Myself and I dijo...

Yo es que disfruto tus historias!! Te pasa cada cosa...Ay Rific!! :*

CleveLand dijo...

No sé si lo normal hoy en día en lo que a las relaciones se refiere es no ver o directamente no mirar, en cualquier caso ser invisible es una cualidad que no se aprecia a simple vista...

Mr. Rific dijo...

ME, MYSELF AND I: y es tan solo la punta del iceberg... ;)

CLEVELAND: Al paso que van la mayoría de relaciones lo más importante será el no querer ver, ni saber... Por lo que pueda suceder. Y el no ser visto alcanzará la condición de arte :)

Adriano dijo...

La sensación de "hombre invisible" con el sexo contrario es cruel y por desgracia natural para mucha gente.

Yo tengo muchas canciones y teorías de conspiración al respecto.. jajajaja

Mr. Rific dijo...

ADRIANO: Eso sí, cuando se fijan en nosotros que.se.echen a.temblar... XD

Anónimo dijo...

Eres mi ídolo,perdona si te molesta que te idolatre bastante,me encantan tus posts y la canción que acompaña a este es preciosa!Yo sí quiero verte.
Sonia

Mr. Rific dijo...

SONIA: Eso de que le idolatren a uno un sábado por la mañana jamás puede molestar XD
Si la estadística no miente, si te cruzases conmigo (seguramente) ni te enterarías, pero las estadísticas están para romperse así que... ¿quién sabe? :)

Anónimo dijo...

Claro porque supongo que por la calle no irás disfrazado de Peter Pan.O si,¿quién sabe?:D
Sonia

Mr. Rific dijo...

SONIA: No, hoy el uniforme verde o he dejado colgado en casa, aunque quizás lo saque a pasear ahora dentro de un rato. Así que si sales presta atención por si acaso... mientras tanto estaré atento a posibles señales ;)

Pio dijo...

No tienes suerte con las Alicias. Yo también soy de las que piensa que si te debió ver, pero como todo a veces estás tan en las nubes que aunque cruzandote con alguien de frente ni te das cuenta.

Herr Rific, está usted de tentado de suerte, contengase que la primavera no ha llegado aún XD

Mr. Rific dijo...

PIO: Las nubes es un hábitat natural en la segunda Alicia, insisto en que no me extrañaría nada que no me hubiese visto...
Cierto que eso de tentar a la suerte es algo más propio de la primavera, pero el invierno es el escenario perfecto para ensayos generales con (o sin) vestuario :)

Jabba Hutt dijo...

Parece claro por lo que dices que no te vió o en todo caso no te quiso ver, pero sólo estabas cenando y no dándote un lote con otra. No me parece una situación difícil de la que salir. A no ser que por algo que no cuentas tengas mala conciencia. Y normalmente para la mayoría de las mujeres casi todos los hombres no es que seamos invisibles, es que simplemente somos ignorados.

Mr. Rific dijo...

JABBA HUTT: Cuando decidí no intervenir y cruzar los dedos para que nada incómodo sucediese me apoyé en ese detalle: estaba "simplemente" cenando y no liándome con otra.
Aún así pasé a estar a merced del grado de puñeterismo de Alicia o de sus ganas de guerra... combate nulo por suerte.

Por cierto, bienvenido al blog, te ruego que aceptes la tradicional Fanta de recibimiento, cortesía de la casa.

MOANA dijo...

Alicia número 1: Pasa totalmente de ti y lo peor es que ni se molesta en contestarte. Podría tener el detalle... por lo menos para que puedas finiquitar el tema.

Alicia número 2: No tengo nada claro que no te haya visto. De todos modos imagino que no le hiciste ningún tipo de promesa y a estas alturas de la película, supongo que a no ser que sea de mentalidad decimonónica, podrá entender perfectamente que hagas tu vida con otra gente. Si no es así, mejor huye mientras puedas.

Mr. Rific dijo...

MOANA: "Alicia número 1" ya estuvo desparecida en combate una vez casi un año pero en aquella ocasión sí tuvo el detalle de decirme que se había echado un noviete... luego reapareció. Como bien dices ahora el semáforo está en rojo, sin más.
Lo que has dicho de mentalidad decimonónica se aplica bastante bien a la otra Alicia, es una chica anticuada en el peor sentido de la palabra... si todo va bien hablaré de ello en una próxima entrada. Aún así lo más sensato es tu consejo de la huída, pero este blog no se nutre de fugas y la maldita curiosidad siempre acecha al gato... :)

MOANA dijo...

Ayyyy curiosillo... luego te pasa lo que te pasa, para entretenimiento de quienes te seguimos (jajaja... no hay mal que por bien no venga) no obstante no te rindes y por ti que no quede por intentarlo. Eso también me gusta.

Mr. Rific dijo...

MOANA: "Retroceder nunca, rendirse jamás", ya lo decía Van Damme en aquella delirante peli ochentera.
Mi curiosidad es grande y abarca tanto a las conocidas como a las desconocidas ;)