jueves, 29 de enero de 2015

"TOCATA... Y FUGA"

Hace casi dos años que no nos vemos y apenas nos escribimos, tan solo mensajes de cortesía en fechas señaladas (cumpleaños, navidades) o breves conversaciones acerca del par de aficiones que compartimos, cuando éstas se convierten en noticia.

Todo empezó seis años atrás y tenemos una relación peculiar. Nos conocimos de fiesta en una ciudad neutral, esa misma noche acabamos follando y desde entonces solo nos hemos visto otras cinco ocasiones: un par de veces que vino a mi ciudad y quedamos, otra que coincidimos de nuevo (sin haberlo planeado) en otra ciudad extraña por un concierto... y otra que fuimos juntos (a propósito) a ver a un grupo de moda en su multitudinaria actuación de aquel verano en la capital de Galicia.

Mi recuerdo del concierto es maravilloso, el de su compañía a lo largo de aquel par de días... no tanto. 
Nunca habíamos pasado juntos más de unas pocas horas y cuando el finde terminó me arrepentí de no haber quedado "exclusivamente" para el concierto: los tiempos muertos con ella (las esperas, las comidas, los trayectos) se me hicieron eternos y por momentos incómodos.
El sexo tampoco fue nada especial, un puro trámite.

Cuando nos despedimos respiré aliviado y sin ganas de repetir, pero el paso del tiempo es traicionero y te hace olvidar ciertas cosas, a mí al menos me suele pasar.

-    -    -    -    -

He pillado entrada a última hora para ver a uno de mis grupos favoritos en Madrid, también es uno de los suyos así que le escribo un mensaje de cortesía anunciándole mi gran suerte... ella me contesta que también tiene entrada para ese mismo concierto, que aún no ha preparado nada del viaje a la capi pero ya que también voy, le gustaría quedar conmigo.

La memoria es traicionera sí, pero no tanto. No recuerdo los detalles pero sí sé que no puedo estar más de X horas a su lado sin desesperarme... ella me propone ir al concierto y pasar la noche juntos. Hago mis cálculos acerca de la hora de llegada a Madrid, la cola del concierto, el show... y salir pitando pronto por la mañana (cosa que ella también quiere hacer).


Creo que puedo soportarlo. Total, tenía pensado ir solo... ahora compartiría gastos de habitación, me iría de cañas después del concierto y tendría un poco de sexo. Sí, ciertamente soportable.

-    -    -    -    -

Llego a Madrid a media tarde, apurando... comienza a diluviar, hemos quedado en el hostal para dejar mi mochila antes de ir al Palacio de los Deportes. Ella lleva varias horas en la ciudad, ha quedado para comer con una amiga pero me esperará en la recepción.
Nada más vernos el flashback es brutal.

Dejo la mochila sobre la cama y conversamos un poco... no recordaba lo cansina que podía llegar a ser. No tardo en llegar a la conclusión de que todo ésto es una mala idea, no me apetece acercarme a ella, besarla, hacerle nada.

La habitación tiene dos camas y ella se apresura a decir que tiene un problema lumbar y prefiere que cada uno durmamos en una (¡bien!), fuera sigue diluviando y propone que nos quedemos allí un ratito descansando antes del concierto, me tumbo en una de las camas y ella la invade, acostándose a mi lado... "tengo una mala noticia -susurra con gesto de pena- aún estoy con restos de la regla así que no podremos hacerlo"

¡No puedo creer mi buena mala suerte! Finjo fastidio, me muestro comprensivo, ella por lo visto lo encuentra encantador y me besa... cinco minutos después me hace una mamada.

-    -    -    -    -

Entramos en el Palacio de los Deportes y sí, vemos el concierto juntos pero apenas hablamos. Acaba más pronto de lo esperado y descubro con rabia que me habría dado tiempo a pillar el último bus de vuelta a mi tierra. 

Salimos y nos vamos de bares, procuro alargar todo lo posible el momento del regreso al hostal, ella pide cañas y yo jarras... sigo en una nube tras el concierto, ni siquiera las tonterías que me cuenta podrán bajarme de ella, la cerveza es el mejor catalizador; regresamos a la habitación a las cuatro y media, sin tocarla un pelo me meto en mi cama y pierdo el sentido tarareando uno de los bises.

-    -    -    -    -    -

Noto un peso a mi lado, los rayos de luz procedentes de la ventana hacen el resto: ella está echada a mi lado y me susurra al oído "¡Buenos días! Espero que no tengas demasiada resaca, vengo del cuarto de baño y he comprobado que no mancho... ¡podemos hacerlo antes de irnos!"

"Sí, me encuentro bastante bien -miento- cuándo, es decir... te refieres a... ¿ahora?"


Abro un ojo y compruebo que está desnuda, aparta mis sábanas y me quita las únicas dos prendas que llevo puestas... empieza a tocarme la entrepierna mientras busco el reloj, no disponemos de demasiado tiempo para tonterías... me giro y entro en ella como buenamente puedo, mi cabeza a punto de estallar, mi lengua de trapo, me concentro en la salida del cantante al escenario la noche anterior, ¿cómo habría lidiado él con esta situación? "Cállate y folla", habría dicho. Aprieto los dientes y obedezco a mis fantasmas.

Termino relativamente rápido pero a ella no le importa. Nos duchamos por separado, yo primero.
Cuando ella sale de la suya envuelta en la toalla me pilla completamente vestido y con la mochila lista.
"¿Te da tiempo a venir un rato conmigo al rastro o desyunar?", pregunta.
"Ya sabes que tengo un poco de prisa, mi autobús sale en apenas una hora, voy a pillar el metro ya si no te importa...", contesto.

Nuestra relación es demasiado racional, conveniente y funcional. No le parece mal que me vaya. Se abre la toalla y se acerca, rodeándome con ella me da un largo beso, tan húmedo como el contacto de su cuerpo.

Cierro la puerta de la habitación y voy a la parada de metro más cercana, el modo aleatorio de mi MP4 reproduce "Canned Heat" de Jamiroquai y mientras subo al vagón no puedo imaginar una canción más apropiada para rematar mi tocata y fuga madrileña. Me entran unas ganas locas de bailar...


21 comentarios:

PENSADORA dijo...

¡¡Uuuufff!!! que situaciones! nos las echo nada de menos. He estado más de una vez tanto en un lado como en otro y... ¡arg!.

Cuando cuentas alguna de estas, me alegro un montón de haberme casado jejeje

Salud!

Sistersoul dijo...

te has superado!!!:-)

Mr. Rific dijo...

PENSADORA: suerte con la calma matrimonial, a veces no se puede evitar sentir nostalgia hasta de ciertos episodios de soltería, por muy discutibles que sean :)

SISTERSOUL: los records están para superarse, pero este no es el caso ;)

Pio dijo...

Vaya tela! jajajaj es que ya se sabe que mejor en habitaciones separadas o borrar ciertos números XD

Mr. Rific dijo...

PIO: En el caso de esta entrada se cumple aquello de que lo bueno si breve dos veces bueno... Pero no hay que elevarlo a la categoría de axioma: sin ganas a veces sale medio bien así que con ellas... :)

Telma dijo...

Jajaja estoy de acuerdo con que hay que borrar ciertos números... Es algo que asumí después de un par de episodios parecidos.

Mr. Rific dijo...

TELMA: Por supuesto que ciertos contactos deben desaparecer, pero no sería la primera vez que alguno queda ahí en el limbo y cuando menos te lo esperas depara alguna "grata" sorpresa :)
Cuestión de suerte!!!

MOANA dijo...

Ayyyyysss, debo confesar y confieso que yo también caí en la tentación de quedar con alguien que ni fu ni fa, para no tener que ir sola a ciertos eventos (fiestas, conciertos e incluso al cine). Ya no lo hago, pero entonces sí que hubo historias de esas.

Mr. Rific dijo...

MOANA: Yo después de la situación narrada en esta entrada me planteé seriamente repetir cosas así. De hecho en los meses siguientes regresé dos veces a Madrid para sendos conciertos y fui solo.
Dicho esto, sé que tarde o temprano me meteré en algún lio similar, tan solo espero tener mejor puntería ;)

Xana dijo...

Salvando las distancias! te entiendo perfectamente. esa sensación de ... que narices hago aquí,... me gustaría desaparecer y por otro lado la contradicción de volver a caer de vez en cuando en situaciones asi.
y lo de la química, porque hay personas con las que cuando llevas un rato quieres huir. a pesar de compartir gustos y demás. casos y cosas... besos

Mr. Rific dijo...

XANA: Pura contradicción, cierto, pero la mayoría de las personas llevamos esa dualidad a cuestas.
¿Ponerle freno o tirarse de cabeza? That is the question...

De todos modos desdramaticemos, puestos a meter la pata mejor hacerlo con un revolcón por medio que equivocándote haciendo la compra en el supermercado o aparcando en zona prohibida :)

Anónimo dijo...

Tú que sabes de estas cosas,a ver si puedes aconsejarme:este verano conocí a uno,creo que había química entre nosotros puesto que volvimos a quedar un par de veces más.Va a ser pronto su cumple,tú si fueses yo le llamarías o qué.Muchas gracias.

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Pues si el chico te interesa, entre "no hacer" y "hacer" siempre hay que optar por la segunda opción.
Ser sutil o ir más a saco ya depende de tu criterio. Si sale mal tranquila, hay más peces en el mar.
¡Suerte! :)

Anónimo dijo...

Muchas gracias "maestro":D
Sonia.

Mr. Rific dijo...

SONIA: Ya me contarás si sale bien la maniobra ;)

Anónimo dijo...

Cada vez que te leo te entiendo menos. Si no te apetece estar con la chica para qué cojones quedas con ella? Qué te obliga si no mantienes ni has mantenido ninguna relación? Si querías evitar el contacto sexual por qué no se lo dijiste y punto? Te quejas de que te haga caso, de que te acompañe, hasta casi de que te la chupe... pero tú de qué vas?

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO :No creo haberme quejado, más bien he reconocido un error al quedar con alguien habiendo calculado mal mi reacción.
Procuraré ponerle remedio en futuros encuentros. Y para que no haya dudas, la mamada estuvo bien.

Anónimo dijo...

Me alegro de lo de la mamada, espero que fuera con final feliz. Pero es que ya van 30 o 40 tias que describes en tu blog como discapacitadas emocionales presas de un furor uterino hacia ti y viceversa. Te repites. Necesitamos alicientes y que no te estanques, evoluciona.

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: No fue con final feliz, pero casi me da miedo reconocerlo porque podrías adjudicarnos tanto a mi como a la protagonista de la entrada algún otro tipo de tara o discapacidad emocional.

Tras casi cinco años de blog es inevitable repetirse, espero que la próxima entrada me devuelva a la vanguardia que jamás debí abandonar... :)

Miss Marple dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

Y respecto a la entrada... "Never again is what you swore the time before..." deberías haber hecho caso a la canción con la que cierras :P

Besos nocturnos, musicales y giratorios.

Mr. Rific dijo...

MISS MARPLE: Ciertas promesas (sobre todo si implican algo sexual) nacen para ser incumplidas... Como dijo James Bond: never say never again :)