jueves, 6 de febrero de 2014

-El "Efecto Luis Aragonés"-

Uno de mis compañeros de la facultad me invitó a la fiesta de inauguración del nuevo piso que había alquilado con dos colegas de la residencia, pensé que iría más gente de clase pero al final solo aparecí yo... no conocía a nadie así que me acerqué discretamente a la mesa principal, piqué unos pocos aperitivos en silencio y me serví una copa.

Una chica se aproximó, me pidió que le acercase la botella de ron, comenzamos a hablar y surgió cierta extraña complicidad durante el breve diálogo.
Era alta y tenía un pelo rubio rizado larguísimo. La cosa parecía ir bien pero... ¿cómo de bien?

La respuesta no tardaría en llegar. Se abrió la puerta principal de la casa y entró otro chico para mi desconocido, llamó a Sonia a viva voz (así fue como me enteré de su nombre), ella se giró, se besaron en la boca... y se fue con él al otro extremo de la fiesta, sin más.

Miré el reloj, tenía la sensación de que nuestra charla había sido larga e intensa pero apenas había durado tres minutos.

El resto de la fiesta Sonia no se separó de su chico y no volvimos a hablar. Un par de veces la sorprendí mirándome y cuando se marcharon de la casa (antes de tiempo) me saludó con la mano desde la puerta.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Seis o siete meses después fui con unos amigos a Madrid a ver un partido de fútbol en el estadio Vicente Calderón.
Las entradas que conseguimos no eran especialmente buenas, eran de un lateral a la altura misma del césped, detrás justo de los banquillos.
De hecho estábamos detrás del banquillo local, ocupado por Luis Aragonés.


Las siguientes dos horas mi móvil no paró de vibrar... el partido estaba siendo televisado y por lo visto cada vez que las cámaras enfocaban a Luis (bastante a menudo al parecer) también me sacaban a mi compartiendo plano con el Sabio de Hortaleza.

Recibí un montón de mensajes y llamadas de amigos de todas partes, incluso (para mi sorpresa) de gente nada futbolera... "por suerte no he venido a Madrid de incógnito", pensé.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

A la vuelta del famoso finde quedé un día con el compañero de la universidad y tomando un café me contó algo curioso.
Me preguntó si me acordaba de una chica alta-rubia-con rizos que estuvo en la fiesta de inauguración del piso meses atrás... fingí una ligera amnesia pero acabé confesando que sí sabía de quien me hablaba...

Pues bien, mi amigo estuvo viendo el famoso partido con sus compañeros de piso y un par de horas después aparecieron por allí Sonia y el novio... sin que le dijeran nada la chica sacó el tema de si me habían visto por televisión: "¿el que salía al lado de Luis Aragonés era vuestro amigo no? Qué fuerte cuando lo he visto, no me lo podía creer..."

"Bueno -comenté, restando importancia- sin duda son mis quince minutos de fama, ¡hasta mi madre me vio!"
Pero mi amigo insistió en que Sonia no se limitó a soltarlo de pasada, se la veía emocionada y habló bastante del tema el resto de la tarde, de hecho estuvo haciéndole preguntas acerca de mi...

"¿Con el novio delante?", pregunté, extrañado.
" -contestó mi amigo- el novio es un amigo de Jose, mi compañero de piso adicto a la playstation, son los dos unos empanados de cuidado..."
"¿Y para cuándo montais otra fiesta?", pregunté, con cierta picardía...

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

La siguiente celebración en el piso tuvo lugar un mes después, una noche de sábado. Antes de ir me aseguré de que Sonia estuviera... cuando llegué se encontraba sola en un sofá ojeando una revista, habían pasado muchos meses desde nuestro anterior breve encuentro pero ella se alegró al verme.

No me anduve con rodeos, a los dos minutos de charla pregunté si tenía planes para el día siguiente, de no ser así la invitaba a un café a media tarde...

Su cara fue un poema, buscó a su chico con la mirada, tartamudeó un poco, se puso verdaderamente nerviosa... pero aceptó mi propuesta suplicándome que no me fuera de la lengua con nadie.



Aquel domingo por la tarde la llevé a un bar semi-oscuro, me confesó que su relación con el chico ese no la emocionaba especialmente... nos besamos, se ruborizó, seguimos besándonos... la semana siguiente nos estuvimos mensajeando, el viernes por la noche quedamos en un barrio perdido lejos de posibles conocidos... nos besamos más, fuimos a un parque y nos metimos mano a lo bestia...

Dos semanas después nos vimos por última vez, me dijo que no se atrevía a dejar a su novio, la chica era bastante conformista y desapasionada en general... decidí no insistir, de ahí no se podía sacar nada más.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

El pasado sábado cuando me enteré del fallecimiento de Luis Aragonés escuché a muchos comentaristas describir su importancia en la última época del fútbol español, tan exitosa.

Sin embargo yo lo primero que recordé fue su influencia en mi historia con Sonia... así que gracias Luis, por el empujoncito táctico.


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno! Seguro que ella también se acordó de ti cuando supo la noticia :)

Ana.

Mr. Rific dijo...

ANA: ¿Sabes? El otro día recordé la anécdota del partido a los amigos que me acompañaron al estadio aquel día... ¡y un par de ellos ni se acordaban!
Menos mal que otros dos sí :)
No me extrañaría que la prota de esta entrada se incluyese en el grupo desmemoriado...

La Maripili dijo...

Ay Rific! que me tocas a mi atleti y me deshago!!!! el "zapatones" molaba un montón!
Sabes? me da un poco de envidia la pava esta porque yo también quiero un hombre decidido que me invite a un café y luego va, y te deja escapar ¿¿???!!!! Dios da pañuelo a quien no tiene mocos...

Sistersoul dijo...

eres una verdadera caja de sorpresas...igual tanta fama repentina por tu parte, le perturbó sus conformistas planes de vida, no todo el mundo lo sabe encajar del mismo modo :)

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Confieso que fui al Calderón pero para ver al equipo rival... fue un buen empate con goles así que ese día me temo que os fastidiamos la fiesta un poco.

Y bueno, no me dejó escapar precisamente, las causas de la muerte fueron "naturales" ;)

Mr. Rific dijo...

SISTERSOUL: ¡Claro! Mi súbita, breve (y merecida) fama hipnotizó a aquella pobre criatura, tan desvalida... sí, tienes razón: el encantamiento no duró demasiado, la estrategia atacante de Luis solo aguantó el primer tiempo del partido :)

Blanca MI dijo...

Rific el terror de las niñas buenas!
Cuánta vida tienes!
Muy divertida la entrada.
Roba novias, o mejor deicho, perturba novias.
Blancha

Mr. Rific dijo...

BLANCA MI: Mucho mejor perturbar que robar, dónde va a parar!!!
Permítame ofrecerle una inquietante Fanta, que para eso es sábado y el "Pasaje del Terror" lo tenemos abierto al público ;)

ivan dijo...

"Y ganar y ganar y ganar y volver a ganar... Eso es el fútbol señores"

Eres el Luís Aragonés de la interacción hombre-mujer.

La foto de la Kidman soberbia, aunque sea solo porque sale ella

Un abrazo

Mr. Rific dijo...

IVAN: "Ese no es mi tema y tal...", otra gran frase de Luis :)
En la escena de la película de la foto Kidman está casada y a pesar de todo el tipo intenta abordarla en la fiesta... para marcar hay que chutar, siempre.
¡Buen finde!

MOANA dijo...

Lo peor es que el caso de esa chica es mucho mas común de lo que se piensa. Conozco muchos como el suyo en el que el miedo a los cambios paralizan cualquier intento de búsqueda de la felicidad y a pesar de no estar bien con la pareja, se sigue con ella por pura inercia. No digo que tu fueses el verdadero amor de su vida, pero lo que está claro es que el chico con el que está no lo es y la vida te da oportunidades, pero si las dejas pasar una y otra vez, éstas se agotan.


Mr. Rific dijo...

MOANA: Como bien dices yo no era el chico de su vida pero al venirse conmigo quedó claro que su relación no era lo que ella realmente quería... dicho esto me pregunto otra cosa: ¿muchas más chicas se habrían fascinado al ver a alguien por la tele junto a un tipo como Luis Aragonés?
El puntito freak es indudable ;)

MOANA dijo...

Segurooooo. Chicas y chicos, no te quepa la menor duda. Salir en la tele es lo mas para muchos y sino acuérdate de las chorradas que hacen algunos cuando ven una cámara de televisión que les enfoca. Somos así de pardillos chico

Mr. Rific dijo...

MOANA: La verdad es que sí, a pesar de que ahora todo dios está pendiente de la pantallita del móvil eso de salir en TV sigue ejerciendo cierta extraña fascinación... aunque por aquel entonces Luis aún no entrenase a España y su fama (sobre todo entre cierto sector femenino de la población) fuera relativa :)

Para comprobarlo quizás necesite tener otros 15 minutos de "fama" similar y después ver si aportan nuevos argumentos/víctimas para el blog...

Eriwen dijo...

De seres que están en relaciones poco satisfactorias está el mundo lleno, he dicho.

Mr. Rific dijo...

ERIWEN: Lo peor de eso es el conformismo, solo se vive una vez y hay que invertir el tiempo en cosas y personas provechosas :)