lunes, 16 de julio de 2012

ENDORFINA PURA ("El Perfume II")

Miro el reloj desde la cama, son casi las cinco de la tarde así que debo ponerme en marcha, mi tren no tardará demasiado en salir.

Los siguientes minutos bajo la ducha son reparadores, llevo casi veinticuatro horas sin salir de casa de Raquel... en un principio el plan consistía en ir a verla a su ciudad, salir, tomar algo... sí, estaba implícito que follaríamos pero lo que finalmente acabaría encontrándome fue un secuestro en toda regla: de la estación a su casa, un día entero alternando cama y sofá... turismo de interior.

Salgo de la ducha y ella protesta ante mi inminente marcha, comienzo a vestirme pero en cuanto me abrocho el vaquero Raquel se incorpora y me lo vuelve a abrir... tira de mí hasta que caigo de nuevo a la cama, me quita las pocas prendas que he logrado ponerme y volvemos a hacerlo.


Es un día caluroso, el ambiente en ese cuarto esta sobrecargado y ella se comporta como si fuera el último polvo de su vida... acabamos tan empapados en sudor que al dejarme caer a su lado siento como si me deslizara por un húmedo tobogán.

Vuelvo a mirar el reloj, ahora sí que se me hace verdaderamente tarde... o me doy vida o pierdo el tren.

Tal cual, húmedo y pegajoso, salgo de la cama y me visto a toda prisa. Raquel parece complacida con el último asalto así que ahora no entorpece mi marcha...
...no es mi ciudad, calculo mal las distancias, por si fuera poco trote acabo con la lengua fuera tras correr el último tramo de la avenida que desemboca en la estación.

Jadeando y con la camiseta empapada me siento en una solitaria butaca del tren, me pongo los cascos para escuchar música, cierro los ojos... y también cruzo los dedos para que ningún infeliz se siente a mi lado, huelo realmente mal.

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Diez minutos antes del final de mi breve trayecto me llama por teléfono mi amigo Saúl, que anda por ahí con su novia... le digo que estoy en un tren a punto de llegar a la ciudad y él insiste en que en cuanto baje me dirija a cierto bar pegado a la estación, que ellos van de camino.

No me apetece demasiado pero Saúl no acepta un "no" por respuesta, la verdad es que me incomoda ir sin pasar antes por casa, cambiarme de ropa y darme una ducha... sigo notando una extraña aureola a mi alrededor, un intenso y apestoso aroma fruto de la mezcla de mi sudor con el de Raquel, la camiseta reseca pegada al cuerpo oliendo aún a mi última media hora en aquella tórrida habitación.


Finalmente decido ir al bar, entrar saludando a la carrera, encerrarme en el WC, tratar de asearme mínimamente antes de regresar a la barra, tomarme una rápida y después marchar a casa para dormir entre catorce y dieciséis horas seguidas...

-    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -    -

Llego al pub, Saúl y su novia están en una esquina y pongo en marcha el plan: desde la puerta saludo con la mano y hago un gesto como que me urge ir al servicio... entro veloz, cierro bien la puerta pero tengo la mala suerte de que el grifo del lavabo no funciona...

Me reúno con mis amigos pero mantengo una distancia prudencial, pido una pinta y la tomo rápido hablando con ellos sin acercarme demasiado, les cuento que estoy reventado y les abandonaré en breve, que no veo la hora de meterme en la cama, etc...
No protestan demasiado, han quedado allí mismo con otra pareja así que tendrán compañía el resto de la noche. De hecho llegan apenas cinco minutos después... les conozco de alguna vez anterior, ella es amiga íntima de la novia de Saúl y él es su novio, un extraño muchacho poco hablador y excesivamente repeinado.

Los recién llegados se acercan sonrientes, él extiende la mano y se la estrecho, ella se me acerca y nos damos dos besos... según se aparta de mi cara se detiene sin soltarme y me mira boquiabierta, directamente a los ojos: "Oye Rific -me dice con gesto travieso- ¡pero qué bien hueles!"

Trago saliva pensando que se está cachondeando de mí porque huelo a choto... pero no, se acerca y me abraza apretándose con fuerza, hundiendo la nariz en el cuello de mi camiseta y aspirando con fuerza... "mmm, ¡me encanta!", exclama, antes de volver al lado de su novio.

"Quizás sea mala idea echar luego la camiseta a la lavadora -pienso, mientras apuro la cerveza- mañana me la vuelvo a poner de fiesta por si acaso conserva los superpoderes..."


30 comentarios:

Te susurraré... dijo...

O tú exageras o ella tenía un sentido del olfato penoso. Jaja.
O a lo mejor a algunas les pone el olor a choto, lo cual explicaría porque mucha de la gente que va en metro suele no ducharse para tufar bien el vagón...ahora lo voy entendiendo todo.

Besos

Mr. Rific dijo...

TE SUSURRARÉ: A mi no me gustaba aquella mezcla de olores tan fuertes, pero era puro sudor sexual y quizás ahí estuviera el reclamo...
Lo de los olores en el metro es otra historia, sobre todo en verano doy gracias por vivir en un sitio que no tiene ese medio de transporte, ciertos vagones deberían ofrecer mascarillas a la entrada ;)

Celia dijo...

seria las hormonas... digo yo...

oye por cierto se cumplió la extraña relación entre los triunfos de la selección española y tu vida amorosa?

Mr. Rific dijo...

CELIA: Pues sería un perfume bastante cotizado para según qué condiciones y circunstancias :)
Y sí, en la madrugada del sábado al domingo de la final hice los deberes. Si en la Federación supieran todo esto como mínimo me habrían subido a la carroza esa donde se pasearon por Madrid y me habrían dado un cubatilla de esos que tomaba Alonso...

Torpe Mán dijo...

¿No sería el olor a platos combinados del bar?

Eliza Day dijo...

Un hombre recién follao, es un hombre recién follao... xD vuestras hormonas son más fuertes para nosotras, es lo que hay jajajaja

Mr. Rific dijo...

TORPE MÁN: Era un bar de copas, no daban de comer... pero a lo mejor tienes razón y su éxtasis fue provocado por la mezcla de madera, licores, ambientador y cacahuetes :D

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: Pues la amiga se metió un buen chute, aspiró con ganas... se ve que tienes razón y el algodón no engaña!!! :)

Anónimo dijo...

Hola,
es la primera vez en mi vida que hago un comentario en un blog. Pero llevo tiempo leyendo el tuyo y ya no aguanto sin decirte que me lo paso bomba leyéndote.
No sé si tienes una imaginación fantástica o todo lo que cuentas es real. Ni lo sé ni me importa.
Lo que importa es que me encanta leerte, y que me encanta tu forma de contar las cosas y tu perspectiva masculina de todos estos asuntos de los que hablas.
Un saludo

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: Pues muchas gracias, es todo un honor que te animes a debutar comentando blogs con el mío. :D
Comprendo que a veces existan dudas sobre la veracidad de ciertas historias (por lo delirantes que pueden llegar a ser) pero son 100% reales.
Confío en no decepcionarte demasiado con las próximas aventuras y te ruego aceptes la tradicional Fanta de bienvenida, aunque ya lleves tiempo por aquí ;)

Princesa dijo...

Tiquismikis....a mí me encanta como oléis después de follar...

Mr. Rific dijo...

PRINCESA: A mi olor de aquel día se le añadieron unas gotitas del aroma de la otra, ¡quizás convirtiera la mezcla en explosiva!
Tomo nota de lo que dices, la próxima vez que salga de una cama quizás vaya directamente de fiesta por si hay muchas más como tú ;)

Princesa dijo...

Quería decir después de follar...conmigo.

Bubo dijo...

Lo de las hormonas y los olores es algo que no entiendo muy bien. A mi me ponen bruto las tías que usan el Herbal Essences.

Mr. Rific dijo...

PRINCESA: Si es una invitación subliminal para comprobarlo no me lo digas dos veces que el verano se presta a experimentar ;)
Aún así no te creas, hay veces que los olores corporales (post-coitales incluidos) son traicioneros... y suelen suponer un punto de no retorno.

BUBO: Eso que comentas ya casi forma parte del apartado "perversiones" :D
Yo tampoco entiendo de elementos químicos sexuales, pero créeme que haberlos haylos...

Eva dijo...

Así que hasta cuando hueles a chotuno moruno te las llevas de calle... Lo mismo es un caso Fringe, ya te imagino siendo investigado por el Dr. Bishop xD

Siempre puedes probar a hacer un perfume y venderlo. El nuevo olor de Axe, jaja.

Mr. Rific dijo...

EVA: Me he reido imaginando la creación de una División Fringe Sexual, pero de ser así prefiero que me investigue la agente Dunham (cualquiera de las dos), que Bishop es capaz de hacerse un batido (o unos regalices) con el jugo de mi camiseta...
Y no me llevé a nadie de calle, la amiga simplemente fue intoxicada, enajenación mental transitoria :D

Laura dijo...

¡¡¡#*@%>^!!! ¡Que voy por la primera temporada! Esto me pasa por leer los comentarios...
Menos mal que, aún en caso de que seas el resultado de un experimento genético en materia sexual, no eres mortal como suele suceder en los capítulos que he visto hasta ahora... ¿o produces pequeños infartos por ahí? :P
Besos de viernes...

Mr. Rific dijo...

LAURA: Tranquila que no hemos dicho nada que te reviente la parte más interesante de la serie.
Lo del experimento debería preguntarle a mi madre, quizás mi infancia ochentera fuera más movida de lo que recuerdo y me programaran para una vida adulta de lo más paranormal :P

Eva dijo...

Así como que de repente me he acordado de una serie de documentales de la BBC. Juraría que iba sobre los órganos de los sentidos y ese día tocaba el olfato.

Pues el olfato nos sirve para detectar la genética, aparentemente. Si una persona comparte genes parecidos a los tuyos, te repelerá porque para la supervivencia de la especie tendemos a buscar genes diferentes (vigor híbrido).

Vale, pues hacían un experimento. Seis chicas dormían con una camiseta una noche, las sellaban en botes individuales y un hombre tenía que olerlas y ordenarlas de mejor a peor olor. El que más le gustó resultó ser de la chica que tenía unos genes más diferentes.

Está claro, tu pool genético debía ser super distinto al de ella, y por eso, a pesar del eu de sobac ella pensaba que tenías un olor "divino", jajaja.

Eva dijo...

*eau de sobac, intenta una hacerse la graciosa y el teclado le juega una mala pasada, ains.

Mr. Rific dijo...

EVA 01: ¡Interesante experimento! Ya si hubieran mezclado los sudores de un par de sujetos objeto de estudio en la misma camiseta... saldríamos del todo de dudas!!!
Quizás lo que pasó cuando me abrazó aquella chica y le gustó tanto lo que olió... fuera una especie de "trío químico virtual".
Ellas y yo híbridos del todo :D

EVA 02: De Cacharel... ¿no? ;)

Alma dijo...

Pues yo prefiero pensar que era tu olor, que eres así de sexi y me voy a la cama mas contenta yo que unas pascuas que son las 2:37 AM. Por que soltar ahora un rollo de si endorfinas, o si tu tienes una buena suerte que te mueres como que no...por cierto...esta va para ti http://www.youtube.com/watch?v=qoR_i7XAh9k...los nuevos amigos te abren la mente a nuevas canciones. Besossss

Mr. Rific dijo...

ALMA: Gracias por la presunción de "inocencia", pero me temo que al no ser lo sexy que especulas el factor químico es más importante de lo que parece ;)
Lo de la suerte ya no lo discuto, ese factor quizás sea el predominante.
Gracias por la canción, toda una sorpresa que sea una de The Gathering, dentro de poco sacan nuevo disco según tengo entendido :)

Princesa Negra dijo...

Feromonas humanas, no todo el mundo es capaz de notarlas, pero las empresas de perfumes van detrás de "ese olor"..... es el olor de la atracción sexual.....

Mr. Rific dijo...

PRINCESA NEGRA: Quizás la fórmula ya exista y esté encerrada en una caja fuerte junto a la de la cocacola... :P

neko dijo...

jajajajaja y tu preocupado!! :D
el otro día un amigo se pegó buena parte del sábado noche dándome la chapa sobre el tema de las feromonas... siempre recuerdo la escena final de el perfume, genial.

Mr. Rific dijo...

NEKO: Se ve que algo de razón, antropofagia aparte, tiene dicha historia.
Tu amigo aparte de contarte la teoría olorosa, ¿acertó en inculcarte (vía nasal) la práctica? :P

La Maripili dijo...

Todo el finde follando y tú sufres y te querías ir???? pobrecito, cómo sufres!

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: Mi reino no es de este mundo Maripili... mi paz os dejo, mi paz os doy :)

(P.D: Gracias por la panzada a leer que te has pegado esta tarde en este humilde rincón, ¡marchando una Fanta extra!)