martes, 13 de diciembre de 2011

"Mis Lapsus Habituales"

(EJEMPLO ANTECEDENTE)

Hace unos pocos años fui al aeropuerto de Madrid a buscar a alguien, me crucé la ciudad en metro (de punta a punta) hasta llegar a Barajas.
Una vez alcanzado mi destino metí el billete en el torno para acceder a la terminal pero... la máquina no me lo aceptaba.
Fue entonces cuando un viajero me explicó que el billete sencillo no servía y que para poder superar la última barrera había que pagar un ticket suplemento.

Me irrité un poco ya que no tenía ni idea de aquello (no tenía suelto) y nadie me había advertido de dicha circunstancia... gruñí al sacar el nuevo billete y entré en el primer pasillo del aeropuerto exclamando "¡ya lo podrían haber señalizado antes de llegar a la salida!"

Media hora después volvíamos al lugar del crimen... por el camino puse a mi acompañante al tanto de la existencia del malvado suplemento y denuncié con vehemencia la falta de información sobre el mismo a lo largo del trayecto.


Pagamos, entramos en la estación y bajando las primeras escaleras mecánicas vimos que en cada peldaño y en los laterales había cartelitos que anunciaban la necesidad del pago del suplemento.
Y en los andenes, cada pocos metros, lo mismo... también colgados del techo, incluso en las paredes... ¡estaba todo lleno de avisos!.

Mi acompañante se rió todo lo que quiso y finalmente entendió lo despistado que a veces puedo llegar a ser.
"Ya vale tanto cachondeo.. ¡hace media hora todo esto no estaba!" -bromeé, cruzándome de brazos- "seguro que lo han puesto mientras aterrizabas..."

- - - - - - - - - -

(DEMOSTRACIÓN PRÁCTICA)

Tiempo después, durante cierta gélida noche de invierno, acabé enrollándome con una estudiante de la universidad en un bar al lado del campus.
A pesar de las temperaturas bajo cero, cruzamos el parque de la facultad y empezamos a meternos mano junto a unos arbustos casi cristalizados... soplaba un viento cortante y sugerí ponernos al abrigo de una de las esquinas a la entrada de la uni.
La mitad de esa esquina estaba iluminada por un foco así que nos colocamos en la parte oscura, que por suerte era la zona más resguardada...

Nos abrimos los abrigos y empezamos a frotarnos: una especie de nube se formó a nuestro alrededor fruto de los calores del momento y la mezcla de alientos humeantes... la situación se caldeó tanto que ni con sendos pantalones bajados parecían molestarnos las inclemencias meteorológicas.

Ella se arrodilló y a los pocos segundos de iniciar cierta deliciosa práctica oral observé (¡mala suerte!) a un paisano aparecer de entre la niebla con unas bolsas grandes en las manos, acercándose con paso lento (pero firme) directo al rincón de nuestra improvisada sauna.

Anuncié la inminente llegada del intruso así que ella se incorporó, nos subimos los pantalones, nos abrochamos el resto de prendas a toda prisa... y regresamos a la zona iluminada cruzándonos con el fulano, quien nos obsequió con una mirada de lo más perturbadora.


Los minutos siguientes los pasamos rodeando el edificio (cualquiera que nos viera podría tranquilamente confundirnos con ladrones) en busca de algún rincón discreto y propicio para continuar con la faena... pero a pesar de lo inmenso del lugar ningún sitio nos ofreció las suficientes garantías.

Acabamos bajando hasta el final del parque y detrás de una caseta de aspecto abandonado seguimos montándonoslo en el punto exacto donde lo habíamos dejado... ...por desgracia el nuevo escondite tampoco nos duraría demasiado.

Diez minutos después asomó a lo lejos un matrimonio de mediana edad, de esos que van en chándal paseando al perro a las horas más extrañas.
Nuevamente tocó vestirse a la carrera y salir por patas antes de que el descarado chucho se acercase a olisquearnos las gónadas...

La segunda interrupción en tan breve espacio de tiempo nos hizo ver que aquel lugar no era tan discreto como en un principio habíamos pensado, aparte de forzarnos a recapacitar sobre la locura que suponía relacionarse al aire libre (de las copas de los árboles pendían estalactitas) con semejante temperatura....
Finalmente cada uno marchó a su casa.

- - - - - - - - - -

Unos días después de la escaramuza en el parque, volví a cruzarlo caminando... aunque esta vez lo hice sólo y a plena luz del día.

No pude evitar sentir la necesidad/curiosidad de acercarme a la primera de las esquinas en las que fuimos interrumpidos... una vez allí observé el entorno y comprobé que no estábamos tan camuflados como pensaba, pero lo que más me impactó no fue descubrir la multitud de ángulos desde los que nos podría haber observado cualquier paseante, no... lo que llegó a ruborizarme fue descubrir un enorme cartel encima de esa pared que rezaba: "zona videovigilada".

Proseguí mi camino por el campus y siguiendo los pasos de la famosa noche vi (por lo menos) otros cuatro letreros con idéntico mensaje: cámaras operativas durante las veinticuatro horas del día...


Pero la cosa no quedó ahí: alcancé la caseta donde tuvo lugar el último magreo y cerca de la pared donde estuvimos lucía una vieja señal de "Peligro Alta Tensión".

¿Lo habrían puesto también todo nuevo, en la media hora anterior? Espero que sí...


24 comentarios:

La Maripili dijo...

jajajajaajja me has traído muchísimos recuerdos, Riffic....eso sí, yo tenía unos 20 años. Nooooo no pretendía llamarte inmaduro, inconsciente o loco. Por cierto, yo te ví cruzar los tornos del metro del aeropuerto y corriendo dí el aviso para que pusieran la cartelería....jijiji

fiona dijo...

Lo raro no es que no vieras los carteles de las cámaras de vigilancia, de la alta tensión o lo malo de vuestro escondite...lo raro es que vieras acercarse a esas personas! jajaj

Me has recordado una situación algo vergonzosa (vergonzosa ahora que la recuerdo, en su momento no tenía vergüenza ninguna), y ya te digo, yo no vi a nadie, que me vieran a mí ya...jajaja, porque encima nosotros no nos escondimos mucho, debajo de un arbolico, en el césped que se está cómodo...jajaaj, y todo hasta que se me ocurrió decir, coño, pero si yo tengo un piso! Nunca es tarde! ;)

Voy a escribir un post ahora que me he acordado!

1besico!

Mr. Rific dijo...

LA MARIPILI: ¡Así que fuiste tú! Entonces estoy tranquilo, ¿mi sketch del aeropuerto será emitido en la gala de "Inocente Inocente" de este próximo día 28? :P

FIONA: Pues te digo una cosa, aunque se tenga piso y esté a la vuelta de la esquina, muchas veces apetece rematar en el acto sea como sea... ¡no hay vergüenza, dolor, ni hipotermias! :)

Bubo dijo...

Para eso tengo suerte. Yo casi siempre he dispuesto de piso o lugar de encuentro y cuando no, es porque me ha pillado en algún pueblo de esos que te sales tres metros y ya estás en el campo. Frío, pero sin cámaras.

Arwen dijo...

Riffic creo que deberias `plantearte cogerte una chocilla de picadero

Laura dijo...

Jajajaja. Qué bueno, Rific! Para que luego mis amigas se rían de mí porque siempre me voy fijando en todos los carteles...

Mr. Rific dijo...

BUBO: Pues en mi caso lo de disponer de lugares confortables ha sido casi siempre la excepción, aún así no me quejo. Mi lado aventurero incluso lo agradece... :)
(y el frío insisto que en esos momentos ni se siente)

ARWEN: Con mi suerte la chocilla estará encantada... o también estará bajo la influencia de algún cartel de "peligro" :P

LAURA: Entonces si saliéramos algún día, contigo de "lazarillo" no tendríamos excusa para meter la pata como se describe en la entrada... ¿o acaso tras unas cuantas cervezas eres menos observadora? :D

Eliza Day dijo...

La historia de aquella noche no es una putada, es una DOBLE PUTADA para ambos... vaya tela, con lo que mola al aire libre xD
En fin, que por mucha videovigilancia, por la noche todos los gatos son pardos y que te quiten lo bailao!
No me quita el sueño que el guardia de seguridad de un parking de bicis holandés tenga en sus manos un video comprometedor... si total, para lo que se verá... LOL

Laura dijo...

Jajaja, es posible que si fuera parte implicada no me fijara tanto...

Mr. Rific dijo...

ELIZA DAY: A mi no me escandaliza que pueda existir algún vídeo robado de esos... lo que me asusta es que en esta era de internet, cayendo en malas manos, pudiera acabar rulando por el ciberespacio!!!
¿Intercambiamos las cintas? :P

LAURA: ¡Justo ahí quería yo ir a parar!
Aún así siempre se agradece que a uno lo asistan en plena ceguera, de la clase que sea... :)

ivan dijo...

Un hombre paseando un chucho me observó una vez magrearme en un campo de fútbol con la que era mi pareja.

La chica me cubría con su cuerpo mientras me masturbaba y en el momento de la riada se apartó dejándome al descubierto. Espero que aquel mirón disfrutara de la dedicatoria.

Gracias por los recuerdos.

Mr. Rific dijo...

IVAN: Por lo que comentas te pillaron en fragante "fuera de juego"... pero parafraseando al presidente del barça el pasado sábado noche: "diste un buen baño" ;)

apple dijo...

Anda ya, si te pone que te miren. Confiesa jeje

Olivier dijo...

Hostia... mas k un post sobre tus despistes parece uno sobre tu buena suerte... No kiero imaginar los titulares de los periodicos si os hubieran encontrado electrocutados en plena faena...
;-)

Dani dijo...

Lo mejor, la narración. "¿Qué tendrán que ver los carteles sobre el suplemento con el -casi- porno callejero?", me preguntaba. Y luego vas y le metes ese giro final, jarl.

Mr. Rific dijo...

APPLE: Una cosa es que no me importe demasiado en caso de ser cazado in-fraganti... y otra que la situación "me ponga"... sin duda (sobre todo con ese frío) exageras :)

OLIVIER: Supongo que habríamos acabado siendo protagonistas de alguna campaña de Benetton... :P

DANI: Gracias por tu amable comentario y por haber tenido la paciencia de llegar hasta el final para salir de dudas :D

Alma dijo...

A mi tambien me ha pasado: lo de los carteles, lo del vecino que casi me pilla y lo de la videovigilancia.....que verguenzas he pasado ahora que me acuerdo...y lo que las he disfrutado!...uffff!!! que recuerdos mas cachondos y mas vergonzantes a la vez!!! jajaja

Mr. Rific dijo...

ALMA: Por suerte programas de TV como aquellos de "Vídeos de Primera" ya pasaron de moda, que si no seríamos carne de cañón!!!
¡Qué curioso que hayamos compartido experiencia... por separado, que conste!
Si uniéramos fuerzas, me temo que cuatro ojos no verían más que dos... ;)

Alma dijo...

Es imposible con lo despistados que somos que usted y yo unamos experiencias no le parece???? seguramente le tendría en pelotas en el parque delante mia y no le veo!!!...esas cosas me pasan a veces sabe???

Mr. Rific dijo...

ALMA: Hablando de tener gente en bolas delante y no enterarse... hace años estaba yo bebiendo una noche en la playa con unos amigos y me acerqué a una esquina solitaria para orinar.
Pues bien, acabé pisando (literalmente) a una chica que estaba montando a su pareja.
Ellos pensaron (mi aliento a whisky influyó en la teoría) que lo había hecho a propósito pero la verdad es que no me percaté de su presencia...
Por suerte al chico le dio vergüenza incorporarse y eso me salvó de recibir una buena hostia.

Aún así creo que mi despiste no llegaría a tanto en caso de verla a usted desnuda en ese hipotético parque... ¡digo yo! :P

Alma dijo...

Yo tampoco lo creo...los que me han visto desnuda hasta ahora se han dado cuenta...y yo me he dado cuenta de que se han dado cuenta!:D

Mr. Rific dijo...

ALMA: ¿Es ahí entonces cuando las mercancías se vuelven peligrosas? No me cabe la menor duda... :D

Princesa Negra dijo...

Jajajaja!!!!!!! a esas situaciones yo las llamos mis batallas contra el mundo....... parece que seamos de la misma familia.......

Mr. Rific dijo...

PRINCESA NEGRA: Pues a ver cómo lo hacemos, tenemos que espabilar porque me temo que en esta batalla el Mundo va ganando!!!
¿Nos hacemos las pruebas del ADN? :D