jueves, 3 de febrero de 2011

¡Que viene el Coco!

Es la primera vez que entro en este Mercadona que hace poco han inaugurado en el barrio donde trabajo... y a pesar de que en todos ellos suelen tener las mismas cosas, a veces la distribución de los productos (supongo que dependerá de la forma del local) cambia.
En fin, esta es la manera que tengo de justificar la triste circunstancia que ahora mismo me desespera: me he perdido en el supermercado.

Yo simplemente quería pillar una de esas pizzas congeladas de salmón y gambas para la cena, pero he acabado dando vueltas sin sentido en la zona de pan y leche, dirección quesos y embutidos... acabando finalmente rodeado de cosméticos en el callejón sin salida de la Sección de Perfumería.


Decido detenerme un instante para tomar aire, situarme y trazar mentalmente una ruta lógica hacia la sección de congelados... pero lejos de cerrar los ojos para concentrarme en tan trascendentes cálculos, acabo dirigiendo la vista hacia un estante lleno de frascos de algo en donde pone bien grande "Vientre Plano"... me acerco para investigar de qué se trata pero enseguida pierde interés para mí al descubrir que a su lado hay un montón de cajitas de condones.
Preservativos caros, pero también baratos, marca blanca de la casa...

Junto a estos últimos destaca un cartelito brillante presentando la oferta: la caja de doce sale por tres euros. Nuevamente me detengo a hacer cuentas...
"A ver –pienso- en la farmacia de por aquí donde más baratos los he encontrado me sale la cajita de veinticuatro de Control, a ocho euros con diez céntimos... si de esta marca nisupu la docena son tres euros... mmm, ¿serán de calidad? ¿me jugaría el pellejo si los compro?"

Finalmente mi conciencia gana al bolsillo y pongo fin al regateo, decido seguir pillando de los "buenos" en la Farmacia barata... me giro con intención de retomar la sinuosa ruta hacia los ultramarinos pero (antes siquiera de dar el primer paso) una empleada de la sección se planta delante de mí, cortándome el paso.

"Perdona un momentín ¿vale? –me dice, antes de dirigirse a su mostrador- te voy a dar a oler una cosa...
Obedezco. Me quedo inmóvil confiando en salir de la encerrona cuanto antes, sin poder evitar mirar intrigado el bote blanco sin etiqueta con que la "azafata" regresa...
"Parece mayonesa", comento, ella me da la razón riéndose con frialdad comercial...
"No es nada de eso –se defiende-, es champú... a ver qué te parece"

Acerco la nariz, pero antes de que llegue a la boca del recipiente comienzo a torcer el gesto... instante que ella aprovecha para revelar con entusiasmo: "¡es de coco!".
(No me gusta nada el coco)
Le hago saber que no me gusta nada el coco y ella reacciona veloz: "Espera, espera, tengo otro de vainilla..." –inicia otra carrerita hacia el mostrador, a mitad de camino reacciona, se detiene y vuelve la cabeza- "¿o acaso tampoco te gusta la vainilla?"

Admito que me gusta la vainilla. "¿No tendrás de stracciatella?", dejo caer... ella ignora mis palabras y se limita a quitar el tapón al champú de vainilla.
Considero la posibilidad de seguir mi camino rechazando la nueva "cata" pero finalmente decido olerlo, aunque sea para quitarme cualquier resto del desagradable aroma a coco.


"Este huele muy bien", reconozco... y ella aprovecha mi mínima muestra de "satisfacción" para retomar su guión soltándome la siguiente (y críptica) frase: "¿A que sí? A mí me huele a... ¡a vacaciones!"

Sinceramente, ante semejante slogan no sé qué contestar, me limito a asentir con la cabeza y fingir estar de acuerdo como aquella vez que un grupo radical de cinéfilos me rodeó a la salida de la Filmoteca después de ver "Teorema" de Pasolini...
Incomodada por mi silencio, ella procede a explicarse: "Claro, como en verano... -se lleva la mano al brazo y hace como si se lo acariciara- en verano te das..."

Pero no remata la frase, la deja ahí colgada mientras me mira asintiendo con la cabeza... pruebo suerte intentando traducir en palabras su atropellado silogismo: "Las cremas bronceadoras ¿no? Que también las hay aromáticas..."
"¡Eso, eso!", exclama aliviada.
Acto seguido, sin mediar más palabra, se gira y regresa a la esquina de la sección de perfumería junto al mostrador quedándose allí parada, mirando al frente.
Un final para la conversación tan abrupto y delirante como lo fue en su inicio...

Sin hacer oferta alguna, sin comentar las razones por las que daban a oler esos productos a los clientes, sin intentar vendérmelo de alguna manera... tan sólo recula permaneciendo ahí quieta y sonriente, como un maniquí.

Y a mí con la dichosa mezcla de sabores se me han quitado las ganas de pizza...


19 comentarios:

neko dijo...

Después de la conversación no esperarías que te viera como un potencial cliente??? te ha dejado por imposible!

Por cierto, no eres el único que se ha perdido alguna vez en un supermercado, tranquilo :D

Lunática (R.) dijo...

Ten cuidado con esas peligrosas dependientas, en cualquier momento se les cruza el cable y te sacan un ojo con el "Champú de coco"
Vaya pena lo de la pizza

Cheester dijo...

Justamente la misma pizza que suelo comprar yo... xD

Aunque prefiero hacerla casera y ponerle muchisimas gambas, palitos de cangrejo, etc...

A mi solo me intentaron vender una vez el perfume de pera nuevo para regalarselo a mi madre, amiga, etc... pero olia bastante fuerte y me tiro para atras y la tia hizo exactamente lo mismo que contigo; quedarse mirando el mostrador como un maniqui xD

Yo no me arriesgaria con los condones, mejor la marca de siempre antes que esas... Yo tengo 2 condones marca "Matrix Condoms" que me dieron en cruz roja y a saber que ocurriria si los uso... ¿iria a Matrix? jajaja.

Saludos crack.

Mr. Rific dijo...

NEKO: A punto estuve de agarrar una baguette en la sección de panadería e ir dejando miguitas para así no perderme... :D

LUNATICA (R.): ¿Dependienta? Yo creo que era una agente secreta que siguiendo órdenes del gobierno pretenden dirigir las mentes de la gente a través de una droga que dan a oler en supermercados y demás grandes superficies...
Si en los próximos días mi comportamiento definitivamente descarrila, ¡ya sé a quien culpar!

CHEESTER: ¿Esta rica esa pizza eh? Yo me declaro públicamente fan de los productos Hacendado, pero no acabo de atreverme a probar su gama de profilácticos...
Los "Matrix" esos tampoco inspiran mucha confianza, pero como tienes dos, una doble capa supongo que solucionaría tus dudas existenciales :D

Sonámbulo dijo...

¿Pizza de salmón y gambas? ¡Puag! No soporto ni el salmón ni las gambas. Suelo coger a veces pizzas congeladas y admito que no conocía esa, pero sería la última que compraría.

Y después de este delirante y absurdo comentario, decirte que la vainilla huele a vacaciones, si. Ni el napalm a gloria, que dicen en aquella película. ¿era a eso, no? XD

Mr. Rific dijo...

SONÁMBULO: Llevando el debate al terreno de las pizzas, mi favoritas (de supermercado) son la de atún de la marca Dr. Oetker... y la barbacoa Campofrío.
Muy buena la alusión a la mítica frase de Robert Duvall en "Apocalypse Now", en aquel contexto se entendía aquello de que el napalm oliera a victoria... sin embargo en el Mercadona (en plena cuesta de enero) se hace dificil imaginar unas vacaciones de vainilla... (espero no liarme cuando llegue el verano y acabar pidiendo en la heladería un cucurucho de champú)

Ana dijo...

Pues lo he leído dos veces, a ver si así captaba algo, pero no. O soy muy tonta o no leo bien. ¿qué intención tenía? darte a oler cosas? menos mal que no te ofreció un zapato o un alerón...
Y te entiendo perfectamente en lo de perderte, el otro día fui con mi padre a comprar un par de cosas cada uno, y al entrar nos separamos ( yo me fui donde las cremitas) estuve 15 minutos dando vueltas en el minúsculo mercadona buscándole como una loca, estuve a punto de acercarme a algún reponedor para decirle que me había perdido, menos mal que al final lo encontré.

Una sonrisa dulce.

Mr. Rific dijo...

ANA: Separarte de tu acompañante en ciertos supermercados es algo temerario, antes de hacerlo es recomendable convenir un punto de encuentro en caso de (la más que segura) pérdida... extraviarse uno sólo ya es más jodido, pero sucede :D

¿Y qué norma de mercadotecnia recomienda poner los productos de "vientre plano" al lado de los preservativos? ¿Mensaje subliminal?
Si es que a veces el mejor gimnasio es el que se monta uno mismo en casa...

Ana dijo...

Ummm ahora que lo dices en el que estuve yo, estaban junto a las cremas, era algo más subliminal y erótico, crema de manos, de pies, del cuerpo, aceites de masaje y condones muy preparaito vamos.

Umm entonces borro lo de apuntarme a un gimnasio? tendré que buscar monitor particular :P

Mr. Rific dijo...

ANA: ¿Ves? Ya imaginaba yo que había algo oculto, al lado de todo eso sólo falta un buen surtido de chocolatinas...
Todo esto confirma mi teoría de la agente secreta del gobierno, ese champú contenía algo extraño...

(las clases particulares rara vez fallan)

Ana dijo...

Jajajjajaja haremos un estudio socio-sexual de los mercadona, me ocupo de la zona de Madrid, te dejo el resto de España :)

(si el problema está en encontrar un buen monitor)

Xana dijo...

Lo de perderse enlos supermercados pda para un post,
y es rarito que no te intentara vender la verdad, raro, raro,
a mi siempre me pillan y si no me las quito de encima el primer segundo casi siempre me comen el tarro asi que siempre digo ya lo he comprado gracias,...
tampoco me gusta el coco,
volveras a ese mercadona?
puede ser interesante

Mr. Rific dijo...

ANA: Habrá que proponer a la familia Roig el estudio socio-sexual que comentas, a ver que les parece... eso sí, que sea (como todo lo que producen) sin gluten :D

XANA: Es curioso, pero la gente que conozco que no soporta el coco parece ser mayoría...
Sólo volveré a ese Mercadona cuando me reparen la brújula, el compás y el astrolabio, que los tengo en el taller ;)

Bi-Polar dijo...

jajjajaajajaa madre mía tiene que haber de todo en el mundo (me refiero a la azafata) en cuanto a lo de los preservativos, en mi mercadona están al lado de las tiritas y cosas de esas..si eso es mensaje subliminal...el sexo hace daño? pues al menos que sea la primera vez...
NO hay nada como las pizzas caseras¡¡ un besoo

Mr. Rific dijo...

BI-POLAR: A lo mejor los condones de la marca blanca del Mercadona no protegen lo suficiente y para posibles rozaduras conviene echar mano también de tiritas o pomadas... :D
¿Alguien ha usado esas gomas "hacendado"?

Dama del Castillo dijo...

¿Pizza de slamón y gambas? ¿Pero eso existe?

Sabía que en los supermercados cambian las cosas de sitio para que te lo tengas que recorrer entero buscando lo que quieres, pero a ver si en este caso lo hicieron contigo dentro XD

En cuanto a la azafata... tampoco es que tuviera el don de la palabra... Difícilmente hubiera podido intentar venderte nada, jeje.

Abrazos (con olor a vainilla... ¿como las vacaciones?)

Mr. Rific dijo...

DAMA DEL CASTILLO: Esa pizza de salmón y gambas de marca Hacendado aunque Sonámbulo la ponga a parir, a mi me encanta, personalmente la recomiendo :D

Que cambiasen el supermercado conmigo dentro es la mejor explicación que le veo a tanta desorientación... la embriaguez de coco era hasta la fecha la principal sospechosa...

Anónimo dijo...

Meh

Mr. Rific dijo...

ANÓNIMO: ¡glup! :)